Bradley Manning: su condena y sus implicaciones | El Mundo | DW | 31.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Bradley Manning: su condena y sus implicaciones

El juicio contra Bradley Manning, el cabo primero del Ejército estadounidense que filtró 700.000 documentos confidenciales a WikiLeaks, culminó este 30 de julio con un fallo que polariza a la opinión pública mundial.

A la jueza Denise Lind le correspondió anunciar la condena con que concluyó este martes (30.7.2013) el juicio a Bradley Manning, el cabo primero del Ejército estadounidense que envió 700.000 archivos confidenciales a la plataforma de filtraciones WikiLeaks mientras estuvo estacionado en Irak, entre noviembre de 2009 y mayo de 2010. Entre los documentos que Bradley le hizo llegar a WikiLeaks está un video en el que se ve cómo civiles iraquíes murieron en un ataque aparentemente de militares estadounidenses desde un helicóptero.

Grabadas en Bagdad, esas imágenes dieron la vuelta al mundo y contribuyeron a poner en entredicho la legalidad de ciertas operaciones desarrolladas por Estados Unidos en el marco de la Guerra de Irak y de la lucha contra el terrorismo. Hasta el último momento del proceso judicial contra Manning, la Fiscalía militar lo acusó de apoyar al enemigo. Este cargo se castiga con la pena capital, aunque la Fiscalía había solicitado privación perpetua de libertad si se llegaba a comprobar que Manning había cometido ese crimen.

Este 30 de julio, tras dieciséis horas de deliberaciones, Manning fue declarado culpable de diecinueve cargos; “apoyo al enemigo” no fue uno de ellos. De ahí que su abogado defensor dijera con sentimientos encontrados: “Aunque ganamos una batalla, no pudimos todavía ganar la guerra”. Testigos señalan que Manning reaccionó con estoicismo a la lectura de la condena. Pero, en Washington, el veredicto polariza las opiniones. Los unos encuentran que el juicio fue imparcial y los otros dudan que en este caso se pueda hablar de justicia.

“¡Liberen a Bradley!”. En Estados Unidos ha habido numerosas manfiestaciones de apoyo al soldado estadounidense.

“¡Liberen a Bradley!”. En Estados Unidos ha habido numerosas manfiestaciones de apoyo al soldado estadounidense.

Un veredicto que polariza

“La cuestión no era comprobar que Manning había filtrado documentos secretos o no; eso ya estaba claro. La cuestión era determinar si la filtración de esos archivos equivalía a ‘apoyar al enemigo’ y saboteaba los esfuerzos de Estados Unidos en su lucha contra el terrorismo. Yo nunca creí que Manning hubiera incurrido en ‘apoyo al enemigo’. Es ridículo decir que Al Qaeda no sabía que estaba siendo perseguida por Estados Unidos. Por su puesto que lo sabía”, alega Lawrence Korb, quien fue asesor de la administración Reagan en materia de seguridad.

Para Mark Jacobsen del German Marshall Fund, un think tank independiente creado para fomentar la cooperación entre Estados Unidos y Europa, la acusación de “apoyo al enemigo” estaba bien fundamentada: “Yo habría aplaudido que a Manning se le hallara culpable de ese cargo. No obstante, este juicio supone una moraleja importante para todo aquel que ponga en riesgo a Estados Unidos y a sus aliados mediante la filtración de información confidencial”, explica Jacobsen. El periodista James Bamford, experto en el ámbito de la seguridad, disiente de Jacobsen.

Puede que Manning haya entregado una cantidad casi incontable de documentos a WikiLeaks, pero estos archivos no eran relevantes para la seguridad de Estados Unidos o sus aliados, argumenta el especialista, conocido por sus reportajes y libros sobre la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense. A su juicio, los documentos filtrados por Manning sólo tenían relevancia para la opinión pública. “Para mí, el archivo más importante demuestra que la administración Obama le mintió a la ciudadanía”, apunta Bamford, celebrando a Manning como un servidor público.

En algún momento, Edward Snowden (en la foto) dijo haber sido inspirado por la cooperación de Bradley Manning con WikiLeaks.

En algún momento, Edward Snowden (en la foto) dijo haber sido inspirado por la cooperación de Bradley Manning con WikiLeaks.

Para que no se repita…

“En sus misiones militares en Yemen, los estadounidenses emplearon bombas de racimo; armas cuyo uso ha sido condenado por 109 Estados debido a los efectos devastadores que tienen para la población civil. Y cuando uno se enteró de que habían matado a muchas mujeres y niños en un pequeño pueblo, Obama llegó al punto de negar que los estadounidenses hubieran tenido algo que ver con ese suceso”, cuenta Bamford. Por su parte, Jacobsen insiste en que Edward Snowden debería regresar a Estados Unidos y enfrentar los cargos en su contra.

“Si lo tuviera en frente, yo le diría a Snowden: ‘Vuelve a tu país. Defiende tu posición ante un sistema de justicia libre y justo, y deja que el tribunal decida”, dice Jacobsen para subrayar las virtudes que él ve en el aparato judicial estadounidense. Snowden es el experto informático y ex contratista de la NSA que reveló la existencia de los programas de vigilancia global PRISM (Estados Unidos) y Tempora (Gran Bretaña), así como el involucramiento de varios Estados occidentales en las prácticas de espionaje de Washington. En algún momento, Snowden dijo haber sido inspirado por la cooperación de Manning con WikiLeaks.

Autores: Gero Schließ / Evan Romero-Castillo
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad