Bitácora de viaje (II): Pucallpa, la puerta de entrada a la selva | Derechos Humanos | DW | 06.12.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Amazonía Uchunya

Bitácora de viaje (II): Pucallpa, la puerta de entrada a la selva

En el segundo capítulo de esta bitácora amazónica, los periodistas de DW llegan a la ciudad de Pucallpa, desde donde se internarán en la selva para convivir con una comunidad indígena.

Peru, Santa Clara de Uchunya: DW Journalisten in Ucayali (DW/L. García)

En Pucallpa pasamos junto a un instituto cuya entrada está cubierta por murales sobre los diferentes pueblos indígenas de la zona. Este es el dedicado a los shipibo-conibo. ¿Esa imagen es la que nos vamos a encontrar en Santa Clara de Uchunya?

Lea aquí el capítulo anterior de esta bitácora de viaje del equipo de DW en la Amazonía peruana.

Pucallpa es una ciudad ruidosa y caótica, exótica y llena de vida. Sin rastro del lujo colonial que todavía se percibe en algunos rincones de Iquitos, pero con un puerto fluvial que puede competir con el suyo como uno de los más grandes de la Amazonía. Tiene también un lago, el Yarinacocha, y diversos tesoros naturales que atraen al turismo nacional. Pero no tenemos tiempo ahora para detenernos en ellos.

Ver el video 00:50

Videoblog: Bienvenidos a Pucallpa

Aquí nos reunimos con Miguel Guimaraes, presidente de la Federación de Comunidades Nativas del Ucayali y Afluentes (FECONAU). Él nos pone en contacto con la comunidad de Santa Clara de Uchunya, con la que vamos a convivir una semana. Nos acomodaremos en la casa del jefe. Como tienen problemas de abastecimiento de agua potable, nos pide que llevemos la que calculemos que vamos a consumir, además de arroz, azúcar y combustible para nuestros desplazamientos. Él nos lleva en su motocarro a comprar todo y, de paso, vemos la ciudad desde estos inusuales vehículos. Volvemos al hotel llevándonos a la cama una vívida impresión de Pucallpa.

El corazón de las tinieblas

Tres de la mañana. Todavía noche cerrada, pero el desfasaje horario y la emoción por estar ya, después de tantas horas de viaje, a punto de internarnos en la selva no me dejan volver a dormir. Si hubiera sabido que en los próximos siete días no iba a volver a tumbarme en una cama con colchón, quizá me hubiera quedado ahí un rato más. Pero me levanto, agarro mi libro y voy a la pequeña, aunque acogedora, sala de reuniones del hotel.

Como que no pueda dormir no significa que esté totalmente despierto, desisto de la lectura que traje para el avión: 'El pensamiento salvaje', de Levi Strauss, un clásico de la Antropología. Sus innumerables ejemplos y su aplicación exhaustiva del método del estructuralismo francés exceden mi actual capacidad de concentración. Por suerte, la sala cuenta con una vitrina de cristal llena de libros. Entre algunos de autoayuda, de gestión empresarial y de geografía de la zona, encuentro una edición de 'El corazón de las tinieblas', de Joseph Conrad, con prólogo del escritor peruano Mario Vargas Llosa, premio Nobel de literatura, titulado 'Las raíces de lo humano', donde leo:

"...Con ser tan vertiginosamente horrendos los crímenes y torturas infligidos a los nativos, acaso el daño más profundo consistió en la destrucción de sus instituciones, de sus sistemas de relación, de sus usos y tradiciones, de su dignidad más elemental".

Peru: el periodista Enrique Anarte, de DW, en una parada del camino.

El camino se encuentra bloqueado por un camión de la municipalidad de Nueva Requena que está haciendo trabajos cerca. Así que aprovechamos la parada para estirar las piernas.

Amazonía Uchunya: un especial multimedia de DW

No puedo evitar pensar que quizá, aunque está hablando de las tropelías del rey Leopoldo II de Bélgica en el Congo durante el siglo XIX, el escritor nacionalizado español tuviera también en mente al escribir esas palabras a los pueblos indígenas de su Perú natal. Y que el tráfico de marfil es de los pocos problemas ambientales a los que ha escapado la Amazonía. "Conrad no hubiera podido escribir jamás esta historia sin los seis meses que pasó en el Congo devastado por la Compañía de Leopoldo II", continúa Vargas Llosa quien, de hecho, viajó por la Amazonía peruana para documentarse en varias de sus novelas, como 'La casa verde'.

"Pero, aunque esa experiencia fue la materia prima de esta novela que puede leerse, entre otras lecturas posibles, como un exorcismo contra el colonialismo y el imperialismo, 'El corazón de las tinieblas' trasciende la circunstancia histórica y social para convertirse en una exploración de las raíces de lo humano, esas catacumbas del ser donde anida una vocación de irracionalidad destructiva que el progreso y la civilización consiguen atenuar, pero nunca erradicar del todo".

Ver el video 02:17

Videoblog: La odisea de adentrarse en la selva

¿Es algo así lo que nos vamos a encontrar en la selva? Un poco es ya lo que hemos visto de Pucallpa. Por suerte, empieza a clarear y Enrique me cita en la cafetería del hotel, que acaba de abrir, para desayunar. La sensación de irrealidad que acompaña a esas horas de la mañana se disipa con la bruma. A las ocho nos recoge el 4x4 para llevarnos a Santa Clara de Uchunya.

Peru: el periodista Luis García Casas, de DW, camino a la Amazonía.

Está empezando el invierno y la época de lluvias. En un mes, Santa Clara de Uchunya será inaccesible por carretera y solo se podrá llegar allí en barca. Hemos tenido suerte.

Las últimas tres horas de camino

En línea recta hay unos 30 kilómetros entre Pucallpa y Santa Clara de Uchunya. Sin embargo, hay que conducir 27 km hasta Campoverde, donde se abandona la carretera y se entra en un camino de tierra. A 20 km de allí está Villa Nueva Requena, el último municipio antes de llegar a nuestro destino, donde paramos a tomar un café. Desde ahí, no son más de 10 km hasta Santa Clara de Uchunya, aunque el GPS ya no indica ni la distancia ni la ruta.

Nueva Requena está a mitad de camino. Atravesamos zonas inundadas y puentes de troncos a una velocidad que nos parece vertiginosa, aunque el indicador nunca sube de los 40 km/h. En total, casi tres horas para llegar. Hemos tenido suerte: está empezando la época de lluvias y en breve la zona será inaccesible por carretera. En bote se tarda una jornada entera de viaje remontando el río Aguaytía.

Lea aquí el siguiente capítulo de esta bitácora de viaje del equipo de DW en la amazonía peruana.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda