Berlín exige más responsabilidad de empresas en cadenas de producción | El Mundo | DW | 20.02.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Berlín exige más responsabilidad de empresas en cadenas de producción

Las empresas alemanas deben asumir una mayor responsabilidad por su producción en plantas en el extranjero. Así lo pide el ministro federal de Desarrollo, Gerd Müller, quien está dispuesto a imponerlo por ley.

Hace seis años, la fábrica textil Rana Plaza se derrumbó debido a defectos de construcción.

Hace seis años, la fábrica textil Rana Plaza se derrumbó debido a defectos de construcción. Más de 1.100 personas murieron. Varias compañías de ropa occidentales producían allí su ropa.

La empresas no deben cerrar los ojos a lo que sucede en su cadena de producción. En esto están de acuerdo los políticos y las organizaciones no gubernamentales en Alemania. "Las empresas son, al menos en parte, responsables de las condiciones laborales, porque firman los contratos y establecen el marco en el que otras compañías pueden producir", dice Cornelia Heydenreich, de Germanwatch, directora de Responsabilidad Corporativa.

Muchas empresas producen hoy en mejores condiciones sociales y ecológicas. Pero en el caso de los proveedores -y los proveedores de los proveedores- las cosas son, a menudo, diferentes. Una y otra vez, se dan a conocer casos de esclavitud, como entre pescadores tailandeses; de trabajo infantil en plantaciones de cacao en África, o en las minas. Además, los salarios son extremadamente bajos para los empleados en la industria textil, o como en la producción de flores en África, la seguridad y la salud son deficientes.

En vísperas del "Foro futuro para concebir una globalización justa”, realizado este 20 de febrero, el ministro alemán de Desarrollo, Gerd Müller, se refirió a los 150 millones de niños en el mundo que tienen que trabajar. "Al comienzo de las cadenas de suministro hay, a menudo, condiciones deplorables", dijo Müller, señalando el trabajo forzoso y los salarios de hambre que se pagan en muchas partes.

El compromiso voluntario no funciona

Para eliminar tales abusos, la política alemana se ha basado, hasta ahora, en compromisos voluntarios de las empresas, acordados en el Plan de Acción Nacional 2016 sobre Empresas y Derechos Humanos. Pero eso no parece ser suficiente: "Si llegamos a la conclusión de que el autocompromiso de las empresas es insuficiente, legislaremos a nivel nacional, o mejor, a nivel europeo", advirtió Müller.

Ya en otoño de 2018, el Comité Social de la ONU había criticado la falta de controles de los proveedores de marcas alemanas. Varias ONG exigieron, a su tiempo, introducir leyes de supervisión. "Las mejoras voluntarias, como lo demuestran las experiencias de los últimos 20 años, no han podido resolver los problemas", asegura, por su parte, el Instituto Südwind.

Actualmente, las empresas de la llamada "Alianza Textil”, promovida por el ministerio de Desarrollo, deciden, ellas mismas, en qué medida quieren asumir su responsabilidad, critica Heydenreich, de Germanwatch. No existen sanciones para las empresas que no vigilen su cadena de producción. Un aspecto que el proyecto de ley, redactado por dicho ministerio, sí contempla. En el documento se prevén la exclusión de contratos públicos, multas o penas de cárcel.

¿Desventajas competitivas?

Nick Lin-Hi, profesor de Economía y Ética en la Universidad de Vechta, Baja Sajonia, duda que las empresas enfrenten desventajas competitivas al intentar elevar los estándares de los proveedores, y considera que una ley sobre la cadena de producción es un buen comienzo porque obliga a las empresas a comprometerse con sus cadenas de suministro.

"Es increíble, pero, a menudo, las empresas ni siquiera saben quién forme parte de su cadena de suministro", dice Heydenreich, de Germanwatch, y agrega que las empresas pueden simplificar sus cadenas de suministro y hacerlas más transparentes.

Por último, "las normas laborales y ambientales ya no deben considerarse un factor de costo”, dice Lin-Hi, quien, basado en estudios, está seguro de que mejores estándares de trabajo motivarían a los empleados a mejorar la productividad y la calidad de los productos. Así es como los estándares pueden convertirse en una ventaja competitiva.

(JOV/CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda