Beethoven en la propaganda nazi | Cultura | DW | 05.05.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Beethoven en la propaganda nazi

Durante la Segunda Guerra Mundial, los nacionalsocialistas usaron la música de Beethoven para sus propósitos políticos. Después, dictadores y luchadores por la libertad en todo el mundo hicieron lo mismo.

En 1945 la ópera "Fidelio" de Ludwig van Beethoven se presentó en Viena como expresión de liberación. Los aliados habían ganado la guerra contra la Alemania nazi. Siete años antes, los nacionalsocialistas habían celebrado la ópera como una "obra de la victoria" en la recién ocupada Austria.

Casi ningún otro compositor en la historia ha sido instrumentalizado tanto como Ludwig van Beethoven. Su música sirvió a dictadores y luchadores por la libertad en todo el mundo como confirmación de sus respectivos puntos de vista políticos.

"El misterio de esta música sigue siendo discutido hoy en día", dice el musicólogo Michael Custodis de la Universidad de Münster en una entrevista con DW. "La apropiación internacional es una historia cultural muy compleja de la que todavía no sabemos mucho y para la que todavía tenemos que desarrollar modelos explicativos.

Propaganda sistemática con la música de Beethoven

Los nacionalsocialistas instrumentalizaron a Beethoven para sus fines propagandísticos. Se interesaron no sólo en su música, sino también en los aspectos atribuidos a Beethoven como compositor y como ser humano. Beethoven era considerado un titán, un héroe que había superado el destino de su sordera y, por último, pero no menos importante, un genio musical alemán.

Wilhelm Furtwängler colaboró con los nazis y continuó dirigiendo la Filarmónica de Berlín después de la Segunda Guerra Mundial.

Wilhelm Furtwängler colaboró con los nazis y continuó dirigiendo la Filarmónica de Berlín después de la Segunda Guerra Mundial.

El hecho de que Beethoven también defendiera valores de la Revolución Francesa como la libertad, la igualdad y la fraternidad no le molestaba al régimen de Hitler. "Las dictaduras nunca han tenido grandes problemas para apropiarse de la narrativa histórica y, cuando tienen dudas, simplemente la reescriben", dice Michael Custodis. "Además, el nacionalsocialismo siempre se presenta como un movimiento revolucionario."

Para organizar los eventos musicales, Joseph Goebbels, el "Ministro de Propaganda", fundó la "Cámara de Cultura del Reich" con la subdivisión "Cámara de Música del Reich". Su primer presidente fue el conocido compositor Richard Strauss. Las obras de compositores judíos u opositores políticos fueron prohibidas y declaradas como "música desnaturalizada".

Michael Custodis investiga la música en la era nazi.

Michael Custodis investiga la música en la era nazi.

La propaganda nazi también en el extranjero

Las composiciones alemanas resonaban en Brasil o Chile y la Orquesta Filarmónica de Berlín hizo giras por el extranjero como la "Orquesta del Reich". Directores como Wilhelm Furtwängler y Herbert von Karajan llenaron las grandes salas de conciertos del mundo con las obras orquestales de Beethoven.

Más tarde en la guerra fueron pianistas como Elly Ney, Wilhelm Kempff o Walter Gieseking quienes dieron conciertos propagandísticos y reforzaron la moral de las tropas en el frente con las sonatas para piano de Beethoven.

¿A quién le pertenece Beethoven?

Durante la Segunda Guerra Mundial, las naciones ocupadas estaban culturalmente divididas. Por un lado, rechazaban estrictamente la música sinfónica alemana durante la guerra, y por otro lado, tocaban exactamente esta música en protesta. "A los alemanes se les negó el derecho de reclamar a compositores como Beethoven", explica Custodis.

Inauguración de las Semanas del Teatro del Reich en la Ópera de Viena en 1938, con El caballero de la rosa de Richard Strauss.

Inauguración de las Semanas del Teatro del Reich en la Ópera de Viena en 1938, con "El caballero de la rosa" de Richard Strauss.

Durante la guerra, tres golpes cortos y uno largo - el ritmo de apertura de la Quinta Sinfonía - fueron el sello de las emisiones extranjeras de la BBC y por lo tanto de su resistencia a los alemanes. En código morse, la longitud del tono representa la letra V como en "Victoria".

La Novena de Beethoven al servicio de la política

Después de la guerra, la Novena Sinfonía de Beethoven fue políticamente apropiada en todo el mundo. Los líderes del régimen de apartheid de R (ES): Beethoven en la ... hodesia, ahora Zimbabue, utilizaron el cuarto movimiento como su himno nacional en los 1970. Bajo la dictadura militar en Chile, las mujeres se manifestaron con el Himno a la Alegría por la liberación de los presos políticos. En junio de 1989, los estudiantes de China cantaron la oda durante sus protestas en la Plaza de Tiananmen.

Leonard Bernstein dirigió la Novena en 1989 con motivo de la caída del Muro de Berlín. Los políticos cantaron el "Himno a la Alegría" en el curso de la reunificación. La Novena Sinfonía de Beethoven es también el himno de la Unión Europea con sus valores de libertad, paz y solidaridad.

Sin embargo, en la apertura del Año Beethoven 2020, el Presidente Federal Frank-Walter Steinmeier advirtió que el arte siempre puede ser manipulado. Así como Beethoven fue manipulado bajo los nacionalsocialistas para representar un "ser alemán" superior. "Esto también nos recuerda que debemos ser cautelosos con el patetismo excesivo e irreflexivo."

(gg/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda