Así fue el día en que cayó el muro de Berlín | Alemania | DW | 04.11.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Así fue el día en que cayó el muro de Berlín

El 9 de noviembre de 1989 acabó la Guerra Fría global entre dictaduras y democracias. Sin embargo, se dieron pasos cruciales mucho antes fuera de Alemania: en Polonia, Hungría, y en la propia URSS.

Foto del día de la caída del Muro de Berlín: 9 de noviembre de 1989.

Foto del día de la caída del Muro de Berlín: 9 de noviembre de 1989.

Fue el símbolo de la división del mundo entre Oriente y Occidente, de la lucha entre el comunismo y el capitalismo: el muro erigido en Berlín en 1961 por decisión del gobierno de la República Democrática Alemana (RDA). Aunque la parte occidental de la ciudad estaba rodeada por una barrera de 155 kilómetros de perímetro hecha de cemento y alambre de púas, la gente podía viajar a cualquier parte del mundo sin obstáculos. Berlín Occidental era, por lo tanto, una isla de libertad en medio de la RDA comunista.

Por otro lado, para la gran mayoría de los alemanes orientales, el tan cercano Occidente siguió siendo un lugar inalcanzable de anhelo durante décadas. Eso cambió abruptamente la noche del 9 de noviembre de 1989, luego de que se anunciara una nueva ley de viajes en una conferencia de prensa televisada en vivo en Berlín Este. En consecuencia, viajar a Occidente pasaba a estar permitido. ¡Con efecto inmediato! Miles de personas se dirigieron a los puntos de control fronterizos del centro de la ciudad, vigilados militarmente, que, en realidad, no se abrieron sino hasta después de unas tensas horas.

Las imágenes de la gente celebrando en un Berlín de repente unido dieron la vuelta al mundo. De manera conmovedora, marcaron el final de facto de la división alemana. Poco más de un año después, el 3 de octubre de 1990, el país políticamente dividido desde el final de la Segunda Guerra Mundial celebró su reunificación. Este evento histórico mundial solo fue posible porque los cuatro poderes victoriosos estuvieron de acuerdo: los aliados occidentales democráticos de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, por un lado, así como la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) por otro.

Foto del beso de Breznev y Honecker, en la East Side Gallery de Berlín.

Foto del beso de Breznev y Honecker, en la East Side Gallery de Berlín.

Las palabras mágicas fueron "Glasnost" y "Perestroika"

Fueron decisivas las concesiones hechas por el reformista soviético Mikhail Gorbachov, que llegó al poder en 1985. Esta es también la opinión del director del Muro de Berlín Memorial, Axel Klausmeier. La política de apertura (glasnost) y reconstrucción (perestroika) de Gorbachov fue una ruptura con la llamada doctrina Brezhnev, que estipulaba que los países europeos unidos en el "Pacto de Varsovia" no se desvían de las directrices establecidas por el Kremlin en Moscú.

Y de repente este cambio: "Pase lo que pase en los estados hermanos socialistas, estos son responsables de sí mismos". Así resumía en una frase Klaus Meier el final de un dogma. A diferencia de décadas anteriores, los soviéticos no intervinieron cuando el clamor por unas reformas democráticas en Polonia, Hungría o la RDA se hizo cada vez más fuerte. Antes de la era Gorbachov, todas las luchas de liberación en el llamado Bloque Oriental habían sido brutalmente reprimidas por la URSS: en la RDA en 1953, en Hungría en 1956 y en Checoslovaquia en 1968.

Mijaíl Gorbachov inspiró a la gente de Europa del Este

Se alentó a los activistas de derechos civiles en toda Europa del Este a presionar por la glasnost y la perestroika en sus países también. Desde el verano de 1988 hubo contactos en Polonia entre la dirección comunista y el movimiento sindical Solidarność ('Solidaridad'), oficialmente prohibido. Condujeron a conversaciones en la llamada Mesa Redonda, en la que, además de otros grupos de oposición, participaron representantes de la influyente Iglesia Católica.

De sus filas surgió Karol Józef Wojtyla, que luego, ya como el papa Juan Pablo II, visitó tres veces su tierra natal durante la época comunista y mostró abiertamente su simpatía por Solidarność. La autoridad del jefe de la Iglesia Católica fortaleció aún más la fe de los opositores al régimen en un giro positivo del destino. Un paso importante en esta dirección fueron las elecciones parlamentarias polacas de junio de 1989, en las que a los candidatos de la oposición por primera vez se les permitió participar. Sin embargo, los gobernantes que habían tenido el poder durante décadas se aseguraron previamente un mínimo de dos tercios de los escaños.


Recelosos soldados de la RDA confrontados con felices ciudadanos.

Recelosos soldados de la RDA confrontados con felices ciudadanos.

Los polacos rompieron por primera vez el monopolio comunista del poder

Sin embargo, el compromiso fue un punto de inflexión histórico, ya que rompió el monopolio del poder comunista en Polonia. También en otros países empezaron a verse cada vez más indicios de un cambio de era. En Hungría, el gobierno ya había comenzado en mayo a reducir los puestos de vigilancia en la frontera con Austria. Esto hizo que el camino hacia la libertad en esta frontera entre Europa oriental y occidental fuera menos peligroso. Cientos de ciudadanos de la RDA, por lo tanto, abandonaron su tierra natal gracias a esta nueva orientación.

Al mismo tiempo, muchos miles huyeron en el verano de 1989, obteniendo acceso a las embajadas de Alemania Occidental en los países de Europa del Este. El descontento creció a diario y, por lo tanto, la presión sobre aquellos que no estaban dispuestos a acometer reformas en el Berlín Oriental. Desde septiembre, decenas de miles de personas salieron a las calles todos los lunes en la ciudad de Leipzig. Sobre todo el 9 de octubre, cuando 70.000 personas se manifestaron pacíficamente por el cambio en la RDA.

Así se veía la Bornholmer Straße en la noche de la apertura del Muro. (9.11.1989).

Así se veía la Bornholmer Straße en la noche de la apertura del Muro. (9.11.1989).

A mediados de octubre, el jefe de estado de la RDA, Erich Honecker, fue derrocado

Coreando "¡Nosotros somos el pueblo!" y "¡Sin violencia!" la gente salió a la calle, aunque no sin miedo, porque no estaba claro cómo iba a reaccionar el régimen. El miedo era "enormemente grande", como bien sabe el director del monumento conmemorativo berlinés, Klaus Meier, por los testimonios de multitud de testigos. Pero cuando las autoridades no intervinieron contra la manifestación, la oposición tuvo la sensación de haber ganado.

Pocos días después, el jefe del Estado y del partido único, Erich Honecker, fue derrocado. Su sucesor, Egon Krenz, señaló su disposición a hablar con activistas de derechos civiles. El 4 de noviembre, la céntrica Alexanderplatz de Berlín albergó la manifestación más grande en la historia del país. Alrededor de medio millón de personas aplaudieron a los oradores de la oposición y silbaron cuando los representantes del sistema tomaron la palabra. Entre ellos, Günter Schabowski, jefe en Berlín Oriental del partido único SED (Partido Socialista Unificado de Alemania).

La Unión Soviética se derrumba a finales de 1991

El mismo Schabowski anunció las nuevas regulaciones de viaje cinco días después, el 9 de noviembre de 1989. Quisiera o no, desencadenó así la caída del Muro de Berlín. En la frontera interior alemana no se disparó un solo tiro: el camino hacia la libertad estaba abierto y ya no volvería a cerrarse. En los meses siguientes, personas de todo el este de Europa obtuvieron su libertad. El círculo se cerró con el colapso de la URSS a fines de 1991. Hubo el primer cambio importante realizado en 1985 con la toma del poder Mijaíl Gorbachov, que fue honrado en 1990 con el Premio Nobel de la Paz.

(lgc/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda