Argentina y el FMI: complejidades de una relación en medio de la crisis | Argentina | DW | 12.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Argentina

Argentina y el FMI: complejidades de una relación en medio de la crisis

A casi un mes de las elecciones presidenciales, la crisis económica y social argentina no da tregua. Expertos analizan el papel del FMI, en un escenario de incertidumbre acerca del rumbo que tomará el nuevo gobierno.

Pesos argentinos en la caja de un supermercado: más billetes para comprar cada vez menos.

Pesos argentinos en la caja de un supermercado: más billetes para comprar cada vez menos.

Si los pronósticos se mantienen, lo más seguro es que el presidente Mauricio Macri entregue la banda presidencial a su oponente Alberto Fernández. Pero junto con el cargo, el peronista recibirá un delicado panorama económico en que el papel del Fondo Monetario Internacional (FMI) se ha vuelto gravitante.

La profesora de Economía de la Universidad de Göttingen Inmaculada Martínez-Zarzoso reconoce que se trata de una situación compleja. "Tras la crisis cambiaria de 2018, el préstamo que el FMI concedió al gobierno de Macri fue de un monto muy elevado –el mayor dado a un país en la historia del FMI- y muchos argentinos se preguntan si el gobierno actual ha hecho un uso adecuado de dicha ayuda para mejorar la situación económica de Argentina”, indica la experta en conversación con DW.

En su opinión, el programa de ajustes exigido por el FMI para estabilizar la economía parece haber tenido como consecuencias subidas en los precios y aumento del desempleo, con el consiguiente descontento de la población.

Además de los cuestionamientos acerca de la justificación de esa cuantiosa ayuda, "muchos economistas se preguntan si ha habido fuga de capitales y si ésta ha sido financiada por el préstamo, lo cual va en contra de los principios del FMI”, señala Martínez-Zarzoso.

"En la situación actual le toca al Fondo evaluar el buen uso de lo hasta ahora desembolsado y decidir si sigue pagando con un elevado grado de incertidumbre política y económica. La inflación ya supera el 50%, el peso se ha devaluado más de un 20% y no parece que la situación vaya a mejorar en el corto plazo”, sentencia.

l próximo presidente argentino, casi de seguro el peronista Alberto Fernández, enfrenta un duro desafío para estabilizar y recuperar la economía argentina.

l próximo presidente argentino, casi de seguro el peronista Alberto Fernández, enfrenta un duro desafío para estabilizar y recuperar la economía argentina.

¿Seguirá el FMI apoyando a Argentina?

"Como ha manifestado el laureado economista Paul Krugman, Macri no ha sido capaz de evitar los grandes recortes de presupuesto con el consiguiente desgaste político que conlleva. Y el FMI, una vez más, entregó un monto elevado a un país que arrastra tras de sí ocho moratorias de su deuda soberana”, subraya Martínez-Zarzoso.

El FMI ahora debe reevaluar la nueva situación generada por la actual inestabilidad política, teniendo en cuenta el muy probable cambio de gobierno y su eventual cambio de rumbo en una dirección todavía incierta.

"El dilema del FMI es seguir o no apoyando el programa económico de Macri o por el contrario dejar a Argentina en caída libre”, observa la economista. Fue el gobierno de Macri el que negoció el préstamo y ha recibido la mayor parte del desembolso, pero le tocará al casi seguro futuro presidente, Alberto Fernández, hacer frente a los pagos.

"Dentro del espectro del candidato Alberto Fernández, probable ganador de las elecciones, hay posiciones divergentes en relación con el FMI. Un grupo, cercano al candidato, está dispuesto a dialogar con el FMI y a pagar la deuda argentina, y la otra facción tiene una posición bastante más radical al respecto. Estamos ante una situación de poca claridad porque no sabemos qué fuerza va a predominar”, observa Olaf Jacob, representante de la Fundación Konrad Adenauer en Argentina.

¿Esperanza de recuperación?

El propio Macri, obligado a tomar una serie de medidas para enfrentar la crisis y mejorar sus posibilidades de reelección, tiene sin embargo una capacidad de maniobra muy limitada con el escaso tiempo disponible.

El futuro dependerá de las decisiones que tome el próximo gobierno y de "si el FMI apuesta o no por apoyar al país”, dice Martínez- Zarzoso, quien advierte que no es posible aventurar una recuperación económica sin conocer los nuevos parámetros, de los que van a depender los resultados. "Claramente, es fácil hacer promesas políticas para acceder al poder, pero es difícil materializarlas en determinados escenarios”, advierte la experta.

En ese sentido, analiza Olaf Jacob, se presentan posiciones encontradas: "Las restricciones en el tema cambiario son probablemente necesarias, pero no son totalmente coherentes con la política que mantuvo el presidente en los últimos tres años y medio. Asimismo, la liquidación de dólares por parte de los grandes exportadores argentinos y la obligación de cambiarlos por pesos en un período de tiempo muy corto también es una restricción a la libertad que el presidente Macri siempre enarboló”.

El presidente Mauricio Macri hereda a su sucesor una compleja situación económica y social, en que el FMI tiene un papel gravitante.

El presidente Mauricio Macri hereda a su sucesor una compleja situación económica y social, en que el FMI tiene un papel gravitante.

El analista observa que, con todo, gran parte de los acuerdos firmados con el FMI hasta hace pocos días se cumplían de forma clara: "Creo que esa es la esperanza que tiene el gobierno, que esto desemboque finalmente en el próximo desembolso de 5400 millones de dólares, de gran importancia para mantener al país estable hasta diciembre”.

En su opinión, el no desembolso de esa fracción del crédito del FMI "podría generar turbulencias muy fuertes en los mercados internacionales en relación con la Argentina, pues se pondría en tela de juicio la solvencia del país hasta diciembre de este año”.

Una vez que asuma el nuevo gobierno, Jacob considera fundamental que el mandatario se posicione en el centro, y que los grupos más extremos dentro del peronismo no asuman parte importante del poder en el país.

El experto apunta a la necesidad de generar consensos y despejar la incertidumbre con que vive el país día a día, la que puede ser caldo de cultivo para situaciones más complejas y de mayor violencia: "Si el nuevo presidente consigue gobernar en su línea política más de centro y logra consensos internos, así como con los actores políticos, sociales y económicos, es decir, con los empresarios, los sindicatos, los movimientos sociales, junto con ciertos sectores de la próxima oposición, tendremos esperanza de estabilización en del país”.

(cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema