Aparece video con cascos azules secuestrados en Siria | El Mundo | DW | 07.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Aparece video con cascos azules secuestrados en Siria

En una grabación de 43 segundos se distingue a seis de los 21 funcionarios filipinos retenidos por los rebeldes sirios. Dicen estar en buenas condiciones.

“Soy del contingente filipino, estamos a salvo en este lugar”, dice en un video subido a Facebook uno de los 21 cascos azules filipinos que realizaban una misión en Siria encargada por la ONU y que fueron secuestrados el miércoles (06.03.2013) por la Brigada de los Mártires de Yarmuk, uno de los grupos que luchan contra el gobierno de Bashar al-Assad.

En la grabación, de apenas 43 segundos, se ve a seis cascos azules, todos ellos en aparente buen estado. “Nos dieron cobijo, comida y bebida”, dice el mismo hombre, quien dice ser capitán y viste el uniforme de los soldados de la ONU. Las imágenes fueron dadas a conocer por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que monitorea de cerca los acontecimientos en ese país.

La Brigada de los Mártires de Yarmuk asumió la autoría del secuestro ocurrido en los Altos del Golán, y aseguró que los rehenes serían liberados pronto. "Seguirán bajo nuestra protección hasta que consigamos organizar su viaje a una zona segura", afirmaba un mensaje subido por el grupo a Facebook.

Zona de seguridad

Este jueves, Abu Kamel al Yolani, general del Ejército Libre Sirio, aseguró a la agencia de noticias dpa que la única condición que exigen para liberar a los 21 funcionarios es “muy sencilla: la retirada completa de las tropas del régimen sirio de la región del Golán y el fin del constante bombardeo".

"No herimos ni heriremos a nuestros huéspedes, pero queremos enviar el mensaje de que la presencia de los cascos azules de la ONU sólo legitima los actos brutales del régimen en el sur de Siria", agregó. Sin embargo, los líderes de la Brigada de los Mártires de Yarmuk se distanciaron de esa exigencia.

El secuestro ha resultado especialmente bochornoso para los rebeldes, pues el mismo día en que ocurrió el plagio, el jefe del Estado Mayor del Ejército Libre Sirio, Salim Idriss, había pedido a los países de la Unión Europea que les entregaran armas modernas para seguir combatiendo al Gobierno de Al-Assad. Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU condenó en duros términos el secuestro.

DZC (dpa, Reuters)

DW recomienda