Antigua: Cumbre Iberoamericana recupera protagonismo | América Latina | DW | 14.11.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Antigua: Cumbre Iberoamericana recupera protagonismo

Por el colapso de foros de integración en América Latina, los mandatarios que asisten a la XXVI Cumbre Iberoamericana no se ven hace tiempo. ¿Será Antigua el lugar donde logren hablar de viejas crisis y nuevos objetivos?

"En un momento en que todas las instituciones regionales de América Latina están colapsadas, la Cumbre Iberoamericana es una oportunidad para que los jefes de Estado y de Gobierno se reúnan y hablen”, dice a DW Ramón Jáuregui, copresidente de la Asamblea Eurolatinoamericana.

"Esto es un fracaso histórico para una región que podría dejar de boxear por debajo de su peso”, añade Jaúregui, de. camino a la  XXVI Cumbre Iberoamericana en Guatemala.

Ésta tiene lugar en un momento especialmente delicado en América Latina. 

Tiempos difíciles

Los cambios políticos en Brasil y México, las columnas migratorias desde Centroamérica, la crisis de Venezuela, la crisis en Nicaragua, la fragilidad del proceso de paz en Colombia, la evolución del orden internacional marcan esta cumbre.

Para Europa –con España, Portugal y Andorra presentes-, el actual estado de incertidumbre por el "brexit", la crisis migratoria y las amenazas al multilateralismo no pintan la situación de color de rosa.

Había otros espacios

Brüssel - Ramón Jáuregui, Präsident Eurolat (DW/M. Banchón)

Ramón Jáuregui, copresidente de la Asamblea Eurolatinoamericana, que reúne a 77 parlamentarios europeos con 77 latinoamericanos

Que diecisiete de los 22 mandatarios invitados hayan confirmado asistencia representa desde ya un éxito para la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB). Cabe recordar que no siempre esta cumbre ha tenido el éxito de asistencia total que tuvo en 1991, cuando tuvo lugar la primera por iniciativa de España y México. Que en 2013 sólo asistieran 11 mandatarios dio el empujón final a la decisión de hacerla bianual.

Pero en esos momentos, en el esquema de la UNASUR y el ALBA había espacios de encuentro. La misma CELAC, impulsada por la UE, podía reunir a los 33 países del continente. Al mismo tiempo la Alianza del Pacífico comenzaba con buenos augurios.

"Ahora la CELAC está parada a raíz de la fractura en el Grupo de Lima por la situación en Venezuela. La única que sigue operacional es la Alianza del Pacífico, y tampoco es para echar cohetes”, dice Jáuregui. Esta podría ser la mejor explicación para la asistencia casi al completo que habrá en la convocatoria de Antigua: 17 jefes de Estado y de Gobierno; Chile, Cuba, Uruguay y Venezuela representados por sus vicepresidentes. Sólo Argentina falta.

Guatemala Antigua Arch of Santa Catalina (picture-alliance/robertharding/B. Pipe)

Antigua, Guatemala

"La  SEGIB está resistiendo mejor que otros organismos regionales -incluyendo a la misma CELAC- las tensiones políticas que han paralizado otros organismos regionales”, dice por su parte a DW Anna Ayuso, investigadora senior del think tank europeo CIDOB.

Lejos de la realidad

Bajo el lema "por una Iberoamérica más próspera, inclusiva y sostenible”, en esta convocatoria se trata de enmarcar los temas en los 17 objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas (agenda 2030) .

¿Es el momento para hablar prosperidad e inclusión cuando los juicios por corrupción están en el orden del día y el hambre y la violencia hacen huir a masas humanas en América Latina? "La fijación de un horizonte en el marco de Naciones Unidas es una idea inteligente. Los objetivos de desarrollo de 2030 se fijan de esta manera como una hoja de ruta”, responde Jáuregui.

"Desgraciadamente hay mucho por recorrer”, dice. "En América Latina se necesita corregir con urgencia problemas estructurales prácticamente históricos como lo es el desequilibrio social, la enorme inequidad y lo que llamaríamos la colonización del poder por una determinada clase política y la corrupción”, añade Jáuregui, que va a Guatemala como representante del Parlamento Europeo.

Si se trata de una hoja de ruta, ¿no habría sido mejor esperar a que asumieran su cargo los presidentes electos de México y Brasil?

Kolumbien Gipfel der ibero-amerikanische Staatengemeinschaft in Cartagena
(Getty Images/AFP/L. Acosta)

El rproceso de paz de Colombia fue el protagonista de la última cumbre.

"Las agendas presidenciales no lo han permitido. No obstante, ambos estarán presentes”, responde Jáuregui. 

"Tanto México como Brasil están llamados a ejercer un papel más importante en la integración regional de América Latina. Hasta ahora no ha sido posible; porque no hablan. En todo caso, sí creo que, aunque parecen antagónicos ambos nuevos mandatarios –López Obrador y Bolsonaro-  pueden trabajar en esa dirección”, concluye.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

 

DW recomienda