Amsterdam a través de los ojos de Ana Frank | Cultura | DW | 20.06.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Amsterdam a través de los ojos de Ana Frank

Ana Frank dejó sus huellas por toda la ciudad de Amsterdam. El Museo de Ana Frank desarrolló una aplicación que enlaza el pasado con el presente y permite a los habitantes descubrir su ciudad desde una óptica distinta.


Desde 1960, el Museo Ana Frank se ocupa de contar la historia del Holocausto a través del relato personal de la joven judía que se escondió de los nazis, y que finalmente fue capturada y asesinada por ellos en un campo de concentración. Ahora, el Museo Ana Frank, en Amsterdam, creó una aplicación para teléfonos móviles que muestra a los usuarios la ciudad desde la perspectiva de Ana.

El director de medios digitales del museo, Ita Amahorseija, dice que el objetivo de esta aplicación es poner de relieve la historia de Ana Frank y acercarla a los ciudadanos de Amsterdam. “Queremos lograr que la gente haga una conexión entre el pasado y el presente. De ese modo, cuando estén parados junto la estación central de trenes, o cerca de la casa de Ana Frank, y vean esa imagen en del contexto de la calle tal cual es en el presente, se darán cuenta de que la historia de Ana realmente sucedió”, explica Amahorseija.

Ana Frank fue una de los millones de judíos asesinados durante el Holocausto, y escribió su famoso diario mientras se refugiaba en un anexo de la casa de unos amigos en Amsterdam, junto con su familia, durante la ocupación de los Países Bajos por parte de las fuerzas nazis. Solo el padre de Ana, Otto, sobreviviría al Holocausto, además del diario escrito por la jovencita.

El Amsterdam de Ana: superposición del pasado y el presente.

"El Amsterdam de Ana": superposición del pasado y el presente.


Una fusión del pasado y del presente

La aplicación que permite conocer Amsterdam desde la mirada de Ana Frank captura la historia de la capital neerlandesa haciendo de puente entre el pasado y el presente, en particular, a través de una superposición de fotografías actuales de la ciudad e imágenes históricas de la guerra.

El sistema de GPS permite a los usuarios navegar por Amsterdam en un recorrido por 30 lugares significativos vinculados con Ana Frank. Entre otros, lugares donde vivió y fue a la escuela, el anexo en el cual se ocultó con su familia de los nazis y la librería en la que su padre le compró su primer diario, que más tarde se haría famoso.

Dentro de los cien metros de cada sitio, el usuario puede acceder a información multimedia sobre la historia de Ana Frank. Justamente enfrente del museo, por ejemplo, la aplicación muestra el lugar donde Jan Gies, un amigo de la familia que los ayudó, fue testigo del momento en que los Frank fueron arrestados por los nazis. Los usuarios tienen la posibilidad de escuchar una entrevista con Jan Gies relatando lo que vio con sus propios ojos mientras se encuentran en el lugar de los hechos.

Amahorseija dice que la aplicación posibilita expandir el Museo de Ana Frank más allá de sus muros. Mientras la mayoría de los sitios están ubicados cerca de la casa de Ana Frank, visitar los 30 sitios al típico estilo neerlandés, es decir, en bicicleta, toma cerca de dos horas y media. El lugar más alejado del centro de la ciudad está en el sur de Amsterdam, donde Ana vivió con su familia antes de tener que refugiarse de los nazis.

“Identificación con la historia de Ana Frank”

Imágenes históricas e información sobre Ana Frank y el Holocausto se pueden descargar vía app.

Imágenes históricas e información sobre Ana Frank y el Holocausto se pueden descargar vía app.

Harald Krämer, experto en comunicación del museo y conferenciante en la Escuela de Artes de Zúrich, dice que el elemento de navegación efectivamente logra que la gente interactúe, ya que el espectador es quien decide qué sitio visitar y en qué orden. “No se trata de navegar para llegar de un punto al otro. Hay una identificación con la historia de Ana Frank, y eso contribuye a que se aprecie el contenido”, explica.

Aunque la aplicación se puede descargar gratuitamente en el Museo de Ana Frank, el hecho de que esté basada en el sistema GPS la hace más atractiva para los habitantes de Amsterdam que para los turistas, que deberían pagar cargos por roaming para utilizarla.

Ruben Vis, director general de NIK, la Organización de Comunidades Judías en Países Bajos, señala que la aplicación es un instrumento efectivo para la educación de los niños judíos en lo que respecta a su herencia. “En diferentes épocas existen diferentes tipos de acercamientos. Es una manera de comunicar a la gente joven la historia de Ana Frank”.

El Museo de Ana Frank forma ahora parte de la lista de grandes museos que ofrecen aplicaciones móviles, como el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Louvre y la National Gallery de Londres. Bajo el nombre de “Anne's Amsterdam”, (La Amsterdam de Ana) la aplicación está disponible en inglés, neerlandés y alemán. Donado al museo por las organizaciones LBi y Repudo, que lo diseñaron y desarrollaron respectivamente, la aplicación es apta para teléfonos inteligentes de los sistemas iOs, Android y WP7, y ha registrado un marcado interés, con más de 12.000 descargas en su primera semana de existencia.

Autora: Charlotta Lomas/ Cristina Papaleo
Editora: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda