AMLO no es la causa del temor en Acuerdo UE-México | NRS-Import | DW | 12.07.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

NRS-Import

AMLO no es la causa del temor en Acuerdo UE-México

De no ponerse a toda vela a acabar el proceso del nuevo acuerdo entre UE y México, el horizonte de su aprobación no es claro. En Bruselas, legisladores de ambos lados detectan el peligro. Éste no es el presidente electo.

"Son tiempos de cambio tanto en México como en la Unión Europea”, dice en Bruselas, el diputado mexicano Apolinar Casillas. La nueva coalición con la que Andrés Manuel López Obrador gobernará su país -con mayoría en ambas cámaras y en 19 congresos locales- también cambiará la constelación de la comisión parlamentaria mixta que une a legisladores mexicanos con diputados europeos. A su vez, las elecciones europeas, en mayo de 2019, reconfigurarán la eurocámara. 

"El orden mundial se ha transformado y nos obliga a replantear alianzas. Por eso el reto de conseguir acelerar el proceso de la modernización del acuerdo global es aún mayor”, subraya Casillas. 

"Tenemos que lograrlo antes del cambio porque no sabemos qué vamos a encontrarnos en la siguiente legislatura”, dijo por su parte la eurodiputada Teresa Jiménez-Becerril, que preside la comisión. "El populismo, el nacionalismo y el proteccionismo están en contra de los acuerdos comerciales”, recordó.

No es AMLO

A casi 20 años de la firma de un acuerdo comercial que se supone ha sido provechoso para México y la UE, ¿cuál es el temor?  "No es a que no se firme. Porque desde la campaña todos los candidatos, incluido el ahora presidente electo, expresaron beneplácito por la política económica exterior de México, de las últimas décadas. Es decir, no hay planteamiento de retroceso alguno en temas comerciales exteriores”, explica Casillas a DW. 

Apolinar Casillas mexikanischer Politiker (DW/M. Banchon)

Apolinar Casillas, legislador mexicano por el Partido Acción Nacional

Por su parte, la eurodiputada Inmaculada Rodríguez-Piñero, ponente del asunto en la eurocámara, coincide con esta percepción. "En junio, en pleno proceso electoral, estuve en México. Por las declaraciones de López Obrador entiendo que apoya el acuerdo y su modernización. También en las reuniones que he tenido con todos los grupos políticos y con empresarios, sindicatos y sociedad civil puedo decir tranquilamente que todos apoyan la firma del acuerdo”, explica a DW Rodríguez Piñero. La inclusión de la sociedad civil en espacios de seguimiento y evaluación del acuerdo serían uno de los grandes avances, no comerciales, del renovado acuerdo.

La incógnita de la nueva eurocámara

¿Entonces? "Nuestra preocupación es que si no agotamos la parte administrativa antes de diciembre y no le damos tiempo al Parlamento Europeo para que lo discuta y lo apruebe, con las elecciones en mayo habrá que esperar  a la nueva eurocámara. No sabemos en qué disposición vengan; los nuevos miembros querrán enterarse del contenido y alcance. La discusión llevará su tiempo”, teme Casillas. Cabe recordar que el Parlamento Europeo no puede modificar los acuerdos, pero puede rechazarlos.

Y, aunque en la composición actual no son la mayoría, sí existen voces críticas con la modernización del tratado con México. Aparte de los que desconfían a secas de los mecanismos de los tratados de libre comercio, están los que querrían ver -antes de aprobarlo- medidas anticorrupción, mejoría en la situación de los derechos humanos o muestras de voluntad política para reducir la impunidad en el país. Si en la composición actual hay una mayoría a favor del texto, en la nueva… está por verse. 

Viento en contra ponen también las nuevas configuraciones en los estados federados mexicanos. Para Bruselas era muy importante que México abriera la contratación pública a empresas europeas, tanto a nivel federal como subfederal. "Hay un proceso para esa apertura. Eso requiere un nivel de convencimiento de los Estados que son los que tienen la competencia. Con la elección de nuevos gobernadores hay que empezar de cero. Lleva su tiempo”, explica Rodríguez Piñero.  Y concluye que "va a ser más difícil que se pueda votar". 

Mirra Banchón (jov)

DW recomienda