AMLO: ¿de izquierda o populista a secas? | América Latina | DW | 02.07.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

AMLO: ¿de izquierda o populista a secas?

Dentro y fuera de México, Andrés Manuel López Obrador ha sido presentado como un izquierdista. Esto despierta expectativas en Venezuela y otros Estados miembros de la ALBA, pero está por verse si estas se cumplen.

La victoria de Andrés Manuel López Obrador (también conocido como AMLO) en los comicios presidenciales realizados este domingo (1.7.2018) en México fue tan clara que uno de sus contrincantes –José Antonio Meade, candidato del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI)– lo felicitó antes de que las tendencias de voto fueran reveladas por el Instituto Nacional Electoral. Analistas perciben esa temprana admisión de derrota como una evidencia de la madurez de la democracia mexicana y como un factor propicio para una transición bien coordinada. Las implicaciones de la reacción regional al triunfo de AMLO son más difíciles de precisar.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, lo congratuló, asegurando que cooperaría con él para que la reforma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) beneficiara a todos los ciudadanos de ese subcontinente, pese a que el presidente designado de México no ha soltado prenda sobre su política exterior. El mandatario estadounidense, Donald Trump, le dedicó un cordial mensaje en la red social Twitter, aun sabiendo que gobiernos izquierdistas latinoamericanos ven a AMLO como punta de lanza de una nueva rebelión contra la injerencia política y económica de la Casa Blanca en las naciones al sur del Río Bravo.

Desde Caracas, Nicolás Maduro le dio la enhorabuena a AMLO, proclamando que "los pueblos de Venezuela y México están llamados a trabajar en conjunto para consolidar el impostergable proceso de unidad de América Latina y el Caribe”. Pero si Maduro da por sentado que el jefe de Gobierno recién electo comulga con la retórica de la élite chavista y sus aliados en Bolivia, Cuba, Nicaragua y otros Estados miembros de la ALBA es porque olvidó una declaración reciente en la que AMLO refutó sentirse inspirado por la "revolución bolivariana". En fin, AMLO es la superficie sobre la cual tirios y troyanos proyectan disímiles esperanzas.

"Ambigüedad ideológica”

Esto puede deberse a que es un hombre difícil de clasificar. El escritor mexicano Jorge Zepeda Patterson le atribuyó una "ambigüedad ideológica” similar a la del caudillo argentino Juan Domingo Perón. Puede que haya propuesto golpes de timón radicales como los consumados tras la Revolución mexicana de 1910; pero AMLO forma parte del sistema político, no entró a él desde los márgenes. Los discursos de AMLO suelen tener toques religiosos y la alianza que apuntaló su candidatura incluye a un partido liderado por pentecostales. No obstante, dentro y fuera de México, la prensa lo ha presentado como un izquierdista puro y duro.

Esto obliga a preguntar por los efectos que puede tener la presidencia de AMLO sobre una de las economías capitalistas más importantes de América y, por otra parte, por lo que pueden esperar del nuevo presidente mexicano los Ejecutivos latinoamericanos de izquierda que permanecen en pie. "Me cuesta imaginar las secuelas de la gestión de López Obrador en su país y en la región porque, aunque despierta muchas expectativas, él tiene un margen de maniobra muy pequeño”, comenta Karl-Dieter Hoffmann, profesor emérito especializado en México y exdirector ejecutivo del Instituto Central para los Estudios Latinoamericanos (ZILAS).

"López Obrador se enfrentará a grandes obstáculos para cumplir lo prometido durante la campaña electoral y es muy posible que él decepcione a los mexicanos que votaron por él, como Nicolás Maduro lo hizo con sus simpatizantes en Venezuela y el presidente Daniel Ortega con los suyos en Nicaragua”, agrega Hoffmann en entrevista con DW, dando a entender que su impacto "fuera de casa” dependerá del éxito que tenga dentro de ella con sus programas para combatir la desigualdad social, la violencia criminal y política, y la corrupción. "López Obrador deberá cerciorarse de que el erario público le alcance para todo eso”, acota el experto.

Populismos de izquierda y derecha

"Es comprensible que buena parte del electorado mexicano tuviera la impresión de que, aparte de López Obrador, no había alternativa. Pero muchos de los objetivos de López Obrador demandarán de él un incremento de los impuestos porque las arcas del Estado están medio vacías, según los expertos más pesimistas. Y si él no logra mantener su palabra, es posible que terminen surgiendo movimientos sociales en su contra. A eso debemos sumar la resistencia que tendrá en el Parlamento: yo puedo imaginarme a los partidos tradicionales uniéndose para neutralizar a la naciente alternativa de izquierda”, señala Hoffmann.

Thomas Fischer, profesor de Historia Latinoamericana en la Universidad Católica de Eichstätt-Ingolstadt, interpreta el triunfo de AMLO en las urnas de México como un indicio de que en América Latina no ha terminado aún el llamado "experimento de la izquierda”. "El ciclo de gobiernos de izquierda llegó a su fin en algunos países de la región, mientras que en otros parece comenzar. Gustavo Petro perdió en los comicios presidenciales colombianos más recientes, pero obtuvo el 40 por ciento de los votos en unos comicios con una participación inusualmente alta. Ese es un buen resultado para un verdadero político de izquierda”, dice.

Sin embargo, Fischer explica que la constelación de factores que ha llevado a AMLO al poder –circunstancias que se han registrado en muchos países del mundo–  no necesariamente conduce siempre al encumbramiento de un político izquierdista. "En México se impuso el desencanto de la población de cara al sistema de partidos consolidados y eso favoreció a López Obrador debido a su enfrentamiento coyuntural con Donald Trump, pero también ha habido políticos de derecha que le han sacado provecho a la crisis de los partidos establecidos en sus respectivos países. Álvaro Uribe en Colombia es el mejor ejemplo”, esgrime el especialista de Eichstätt.

En busca de socios estratégicos

"Cuando los partidos tradicionales y sus maquinarias se debilitan, comienza la hora del populismo. Y llegado ese momento, las promesas no deben ser realizables para servir como herramientas políticas. Como Uribe, López Obrador es un populista que promete mucho”, añade Fischer. "Para gobiernos de izquierda cuyo ciclo está por culminar –como el de Evo Morales en Bolivia, el de Daniel Ortega en Nicaragua o el de Nicolás Maduro en Venezuela–, el triunfo de AMLO es importante por ser México uno de los países más grandes de América y vecino directo de Estados Unidos, la presunta fuente de todos los males de la región”, opina el catedrático.

"No extraña entonces que ellos sueñen con una sociedad estratégica de naturaleza ideológica con México, tal como otros países soñaron con una sociedad estratégica de índole económica con Venezuela cuando Hugo Chávez llegó al poder en 1999. Ahora hay que estar muy pendiente de quién establece alianzas con quién, sobre todo en las cumbres de las distintas iniciativas de integración regional. Admito que, a mis ojos, no está muy claro qué acercamientos tendrán lugar tras la juramentación de López Obrador como presidente el 1 de diciembre de 2018”, concede Fischer.

Autor: Evan Romero-Castillo (RRR)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda