Alemania sigue reclamando a Videla | Política | DW | 23.05.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Alemania sigue reclamando a Videla

Desde el asesinato de la alemana Elisabeth Käsemann por la junta militar argentina, su familia, como la de otros desaparecidos, ve señales positivas, pero sigue esperando justicia.

Elisabeth Käsemann, asesinada por la junta militar el 24 de mayo de 1977.

Elisabeth Käsemann, asesinada por la junta militar el 24 de mayo de 1977.

Han pasado 30 años desde el asesinato de la estudiante alemana Elisabeth Käsemann en Argentina. Activistas pro-derechos humanos ven señales positivas en el proceso judicial contra los ex –militares argentinos implicados. La Embajada alemana en Buenos Aires interpuso un recurso de casación contra la decisión de una corte argentina. Ésta había declinado la petición de captura y extradición realizada en el 2004 por el tribunal de Núremberg contra Jorge Videla y Emilio Massera, acusados de los asesinatos de Käsemann y otros ciudadanos alemanes durante la dictadura militar. Se estima que entre 1976 y 1983, más de 30.000 personas fueron asesinadas por la dictadura.

Jorge Rafael Videla vor Gericht in Buenos Aires

Videla fue llevado ante la justicia en el 2000.

"La justicia argentina se negó a extraditar a Videla y Massera argumentando la anulación en Argentina de las leyes que impedían su procesamiento judicial", señala Esteban Cuya, portavoz de la organización "Coalición contra la Impunidad". "Como reacción al recurso de casación interpuesto por el representante legal de la República Federal de Alemania en Argentina, Pablo Miguel Jacoby, una semana después el gobierno argentino anuló las leyes de Amnistía que favorecieron a Videla, confirmando la sentencia a cadena perpetua dictada contra él en 1987", afirma. Entonces el dictador estuvo dos años en la cárcel. Presionado por los militares el Estado argentino proclamó, durante la gestión de Raúl Alfonsín, una ley de amnistía que lo puso en libertad.

Die Mütter vom Plaza de Mayo

Protestas de Madres de la Plaza de Mayo.

Jueces que cooperaron con la dictadura

"Los familiares de las víctimas alemanas, no confían en la justicia argentina, e insisten en la extradición a Alemania de los responsables", explica Cuya. "No hay garantías de un juicio que permita llegar a la verdad pues todavía hay jueces en activo que cooperaron abiertamente con la dictadura".

El experto recuerda con ironía las declaraciones de Videla que no acepta ningún poder por encima de él, ni de Argentina ni de ningún otro país. Sin embargo, gracias a la decisión del Tribunal Supremo que declaró las Leyes de Amnistía de 1986 y 1987 como anticonstitucionales, el dictador, actualmente de 82 años, se encuentra bajo arresto domiciliario.

La justicia alemana también reclama la extradición de Pedro Alberto Durán Sáenz y Franco Luque. Adicionalmente la fiscalía de Núremberg mantiene procesos contra 74 militares argentinos. Para Esteban Cuya las posibilidades de que los ex –militares sean enjuiciados en Alemania son pocas, pero la presión internacional sirve para garantizar que la justicia en Argentina asuma su responsabilidad ante las víctimas de la dictadura. "El Gobierno argentino está consciente de que hay una vigilancia internacional para que se lleven a cabo estos juicios justos". Esteban Cuya destaca que eso incluye el otorgar garantías de seguridad para los testigos pues ha habido casos de testigos desaparecidos recientemente.

Solidaridad con América Latina

Videl Amtsvereidigung, der schmutzige Krieg

Videla encabezó la Guerra Sucia en Argentina.

Hoy fue recordada Elisabeth Käsemann en la ciudad de Núremberg con la inauguración de una exposición titulada "Una vida en solidaridad con América Latina". Presente estuvo no sólo la familia de esta joven idealista asesinada a la edad de 30 años, sino todos los partidos políticos del gobierno municipal. "Algo muy distinto a lo que ocurrió durante los años 70 y 80 cuando los políticos del más alto nivel dieron prácticamente la espalda a la familia Käsemann", recuerda Esteban Cuya.

La familia tuvo que pagar US$ 26,000 a los militares que la asesinaron para rescatar su cadáver. Elisabeth Käsemann viajó a América Latina en 1968 y se estableció en Buenos Aires en donde apoyó el movimiento barrial y a los obreros en sus esfuerzos por una mayor justicia social. En los años 70, la socióloga ayudó a personas amenazadas de muerte a huír de Argentina, facilitándoles documentos falsificados y sacándolos del país. Esta actividad fue suficiente para que en 1977 el gobierno militar del general Jorge Videla, la considerara miembro del movimiento subversivo Montonero.

Käsemann fue torturada y asesinada el 24 de mayo de 1977 en el centro clandestino de detención "El Vesubio". El hermano de Elisabeth, Ulrich Käsemann, destacó durante la inauguración de la exposición, la importancia de los derechos humanos como requisito para la paz, la justicia y el desarrollo de toda sociedad. En un momento en el que los estándares de los derechos humanos en todo el mundo parecen retroceder.

DW recomienda

Enlaces externos