Alemania, rezagada en igualdad de género | Sociedad | DW | 20.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Alemania, rezagada en igualdad de género

No puede hablarse de igualdad de género mientras persistan diferencias entre el empleo remunerado y las labores del hogar, dice a DW Jutta Allmendinger, socióloga e investigadora del mercado laboral.

DW: En 22 por ciento se diferencian los salarios de hombres y mujeres en Alemania. Este país se ubica, por ello, en uno de los últimos lugares europeos en la materia, detrás de Estonia y la República Checa...

Jutta Allmendinger: El 22 por ciento se refiere a estadísticas no “filtradas”. Hay conteos que toman en cuenta factores adicionales: las mujeres tienen una experiencia laboral distinta, y a menudo mas corta, que los hombres. Sus empleos son de otro tipo, además de que muchas trabajan en empresas más pequeñas. Haciendo una comparación entre hombres y mujeres con condiciones similares, y tomando en cuenta los aspectos que menciono, la diferencia salarial por hora sufre una reducción de dos tercios; es decir, queda una diferencia de siete por ciento.

El Instituto de la Economía Alemana, cercano al sector empresarial, ubica la diferencia en uno por ciento.

Detrás de tales filtros se esconde un truco estadístico. Para las mujeres es una realidad que tienen otro tipo de empleo, una vida laboral más corta, y trabajan más a menudo en jornadas parciales. La diferencia de 22 por ciento a partir de cifras no “filtradas” nos ofrece un panorama más acorde con la realidad social que las que ubican las diferencias en siete por ciento.

Manieren in der deutschen Arbeitswelt Flash-Galerie Vorstellungsgespräch

"Podemos ver ya que las mujeres están mejor cualificadas que los hombres, en promedio"

Y si a esto se agregan más filtros a manera de control estadístico –como en el caso del Instituto de la Economía Alemana- la reducción sera aún mayor. Estado civil, grupo salarial, contrato de vigencia limitada o ilimitada, suplementos salariales: mientras más controles estadísticos, menor resultará la diferencia en el salario por hora. Pero esto tiene poco que ver con el sueldo que muchas mujeres se llevan a su casa. Es un hecho que trabajan más que los hombres bajo el esquema de la jornada parcial.

Italia encabeza la lista de igualdad de género en Europa. ¿Por qué este país y no, por ejemplo, Francia?

Italia tiene una estrategia de bienestar social muy distinta. Ahí, muchas menos mujeres toman parte en el mercado laboral, en comparación con Alemania. Tan pronto son madres, se apartan del mercado laboral. Las que quedan no tienen hijos y suelen trabajar tiempo completo. La jornada parcial es uno de los muchos factores que influyen en los niveles salariales en Alemania. En Italia se recurre a este esquema mucho menos que en Francia, donde muchas mujeres también trabajan jornadas parciales.

En Alemania nacen cada vez menos bebés. Al mismo tiempo, los sociólogos hablan de una “Generación Y” que se orienta hacia el éxito y ejerce presión sobre el mercado laboral. ¿Se solucionará por sí solo este problema en los próximos años, cuando haya más jubilados e ingresen más mujeres altamente cualificadas al mercado laboral?

No. Podemos ver ya que las mujeres están mejor cualificadas que los hombres, en promedio. No es la primera generación en que esto sucede, sino la tercera. Si no aplicamos soluciones sustanciales para paliar las diferencias entre el trabajo remunerado y el no remunerado, entre el trabajo empresarial y el doméstico; y si no buscamos la igualdad entre hombres y mujeres, no superaremos el dilema que menciona. Necesitamos nuevas condiciones marco en la política laboral.

¿Qué debe cambiar para que los sueldos se igualen?

Luego de que nacen los hijos, los hombres suelen trabajar incluso más allá del turno completo. Las mujeres trabajan jornadas parciales y ya no regresan a la normalidad laboral. Es el primer punto que deberá de cambiar. Las mujeres deberían tener una vida laboral un poco más larga, y los hombres la deberían recortar. El tiempo y trabajo remunerado entre hombres y mujeres debería sufrir un ajuste.

En segundo lugar, las profesiones también deben homologarse. El trabajo de la mujer produce actualmente un ingreso promedio inferior al de las profesiones ocupadas principalmente por hombres.

¿Usted se ha visto alguna vez en desventaja laboral por el hecho de ser mujer?

Es una pregunta que a menudo me hago, y que es extraordinariamente difícil de responder. Puedo suponer que en muchas ocasiones se me tomó en cuenta solo para cubrir una cuota, aunque nunca las cosas se plantearon de esa manera. Pero por eso mismo pienso que las diferencias reales son mucho más grandes de las que puedo a veces percibir personalmente.

Jutta Allmendinger es presidenta del Centro de Investigaciones Sociales en Berlín. Además es profesora de Sociología de la Educación e Investigación del Mercado Laboral en la Universidad Humboldt de la capital alemana.