Las mujeres quieren participar en la toma de decisiones | Global Ideas | DW | 15.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Global Ideas

Las mujeres quieren participar en la toma de decisiones

Inundaciones, sequías, escasez de alimentos: El cambio climático afecta más a las mujeres que a los hombres. Sin embargo, ellos toman las decisiones sobre políticas medio ambientales a seguir. Pero hay excepciones.

La cumbre de Naciones Unidas que se llevó a cabo en Copenhague en 2009 fue una de las más importantes sobre el cambio climático. Por ello, la política haitiana Judie Roy quería participar en la conferencia en la que debía decidirse el futuro del Protocolo de Kyoto. En aquel entonces trabajaba para el Ministerio del Medio Ambiente de Haití. Según su jefe, los recursos de su oficina no alcanzaban para cubrir el costo de su viaje por lo que decidió que Roy no formaría parte de la pequeña delegación de su país.

De ahí que Judie Roy solicitó ayuda a la organización no gubernamental de mujeres para el Desarrollo y el Medio Ambiente (WEDO) de los Estados Unidos. Consiguió el apoyo necesario para asistir y participar en las negociaciones. Gracias al apoyo de esta organización, desde el 2009, más mujeres participan en las negociaciones, aunque todavía son pocas.

Un tercio de los delegados son mujeres

Apenas un tercio de los delegados de todos los países son mujeres. Una de cada cinco delegaciones es liderada por una mujer. En las últimas décadas se ha podido observar un incremento de la participación femenina en las delegaciones. No obstante, en términos porcentuales el incremento es pequeño.

Johannes Kruse

Johannes Kruse

Johannes Kruse está haciendo su doctorado en la International Graduate School of Social Sciences de Bremen (BIGSSS). Allí estudia la participación de las mujeres en las negociaciones de la ONU sobre temas del cambio climático. Kruse observó que cuanto más afectado se ve un país por el cambio climático, menos mujeres participan en las delegaciones de estos países que asisten a las conferencias de la ONU sobre el tema.

"La escasa representación de las mujeres en muchas delegaciones es un reflejo de la situación a nivel nacional en sus países", dice Kruse. "Por ejemplo, los países más grandes envían equipos de negociación que están compuestos por delegados de los distintos ministerios gubernamentales, institutos de investigación, agencias gubernamentales y universidades. Si las mujeres en las instituciones nacionales no están suficientemente representadas, entonces, lógicamente es más difícil que envíen a delegaciones de composición balanceada".

Además, muchos países simplemente carecen de los recursos. "Mientras que los países industrializados y los que tienen una fuerte economía, como Alemania y China, pueden permitirse enviar una delegación grande a las negociaciones, otras delegaciones suelen ser muy pequeñas. Esto también reduce la probabilidad de que las mujeres estén representadas", sostiene Kruse.

El cambio climático afecta más a las mujeres

Los estudios científicos revelan, no obstante, que las mujeres a menudo están mucho más expuestas a las consecuencias del cambio climático que los hombres. Dado que las mujeres en la mayoría de los países son responsables de la alimentación de la familia, son ellas quienes sufren bajo la escasez de agua y las sequías de una manera más inmediata y más evidente que los hombres. Asimismo, estadísticamente, más mujeres mueren a causa de los desastres ambientales, que ocurren con más frecuencia debido al cambio climático.

No solamente porque las mujeres se ven más afectadas por los impactos del cambio climático, sino también ya en aras de la justicia tienen que estar mejor representadas, afirma Ulrike Roehr, co-fundadora de la organización "CC gender – women for climate justice (mujeres por la justicia climática"). La red trabaja por la integración de las mujeres en las discusiones de las cumbres de la ONU sobre el clima. Los estudios revelan que las mujeres, por ejemplo, son mucho más conscientes de los riesgos, son más cautas y cuidadosas con el medioambiente. Y que están más a favor de los cambios en el estilo de vida que en cambios técnicos", acota Rohr. Por lo tanto, ella cree que las mujeres también pueden tener un impacto positivo en las negociaciones.

"Necesitamos una representación justa para todos"

Bridget Burns también ha puesto en marcha un fondo de apoyo a las delegadas. Burns considera que solo con el apoyo y participación de las mujeres se podrá lograr un consenso internacional. "El mundo se dirige hacia una catástrofe climática. Al mismo tiempo, las negociaciones de la ONU han llegado a un punto muerto. Tenemos que cambiar de mentalidad y para eso necesitamos una representación justa para todos", afirma Burns. Por ello, la organización WEDO apoya y subvenciona la participación de las mujeres de países en desarrollo desde 2009. Las participantes del proyecto no solo reciben ayuda financiera, sino también capacitación mediante seminarios, con el fin de prepararlas para que se sientan seguras en la mesa de negociaciones.

"Nosotras, las delegadas sentíamos que estábamos trabajando todas juntas sin importar a qué país representamos", dice Judie Roy , quien en 2009 participó por primera vez en las negociaciones del clima gracias al apoyo del proyecto de Burns. Desde entonces, ha participado en casi todos los debates. Ahora, ella es una de las dos mujeres que forman parte del comité técnico y representa a los países menos desarrollados del mundo ante la CMNUCC.

Numerosos proyectos a favor de la integración de las mujeres en las políticas del climáticos

Iniciativas como el fondo WEDO (Women's Delegate Fund) son solo una de muchas posibilidades. Desde el 2009, el proyecto ha apoyado a 28 mujeres. Aparte de el fondo WEDO para delegadas, Burns también trabaja en muchos otros niveles para lograr que más mujeres sean incluidas en las negociaciones de la ONU sobre el clima.

También se debe fortalecer aún más la conciencia sobre la relación entre las "mujeres y el cambio climático. Los grupos cívicos han asumido una tarea muy importante al recordar constantemente a los participantes que las mujeres están subrepresentadas” acota Kruse. El científico sostiene que ya se pueden ver algunos resultados. Por ejemplo, en la cumbre sobre el clima en Doha 2012, se discutió y decidió que las mujeres y los hombres deben participar por igual en la lucha contra el cambio climático.

Justamente, en septiembre se llevó a cabo en Nueva York la Cumbre de las Mujeres, la Tierra y el Clima (International Women's Earth & Climate Summit). En la cumbre participaron más de 100 mujeres de diversos campos y organizaciones quienes se reunieron para hablar sobre el tema de la igualdad de género. Aún queda por ver si más mujeres participarán en las siguientes negociaciones de la cumbre que se llevarán a cabo en Varsovia en noviembre de 2013.

Autora: Greta Hamann / CS
Editor/a: Pablo Kummetz

Publicidad