Alemania: ¿Qué tan peligroso y violento es el frente antivacunas? | Alemania | DW | 29.09.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Alemania: ¿Qué tan peligroso y violento es el frente antivacunas?

El partido "Die Basis" quería conseguir el 30% de los votos en las elecciones al Bundestag. Su programa: la eliminación de todas las medidas anticoronavirus y el rechazo a las vacunas.

Manifestación de antivacunas en Hannover

Manifestación de antivacunas en Hannover

A pesar del ruido generado, el grupo contrario a las medidas antipandemia solo logró el 1,4% de los votos en las elecciones alemanas. El modesto resultado ha sido entonces utilizado como otra leyenda conspirativa sobre un supuesto fraude electoral, dice el Instituto Cemas de Berlín, que vigila y analiza la difusión de rumores conspirativos y el antisemitismo en las redes sociales. Dicho instituto no encontró evidencias de las acusaciones de fraude. Los negacionistas del coronavirus usan el mismo esquema de los seguidores de Trump, tras su derrota. 

700.000 euros de ayuda del erario público

"Die Basis" no logró entrar en el Bundestag alemán y, por tanto, sigue siendo políticamente insignificante. Sin embargo, la elección fue un éxito para ellos: por cada voto obtenido en las elecciones al Bundestag, reciben un euro de subvención del Estado, un total de unos 700.000 euros. Así lo prevé el sistema de financiación de los partidos alemanes.

Un dinero que fluye hacia estructuras cada vez más amenazantes, advierten observadores. Porque en los últimos meses se han repetido peligrosos ataques desde las filas de los autoproclamados "nadadores contra la corriente". El punto más trágico fue la muerte de un joven cajero en una gasolinera de Renania-Palatinado que le pidió a un cliente que se pusiera una mascarilla. Este se negó y mató a tiros al empleado.

Nueva dimensión de las agresiones contra los periodistas

Este ha sido el peor de toda una serie de actos violentos en los últimos meses. Los antivacunas ha ejecutado varios ataques incendiarios y con explosivos contra centros de vacunación y el Instituto Robert Koch, responsable de la vigilancia de la pandemia en Alemania. Numerosos empleados ferroviarios han sido agredidos por velar por el cumplimiento de las normas antipandemia.

La violencia contra los periodistas en Alemania ha alcanzado igualmente una "dimensión sin precedentes" en 2020, según Reporteros sin Fronteras (RSF). La mayoría de las agresiones se han producido al margen de las manifestaciones contra las medidas antipandemia.

"Los ideólogos de las leyendas de conspiración deshumanizan permanentemente a todo el que no piense como ellos”, dijo la directora ejecutiva de Cemas, Pia Lamberty, al diario Tagesspiegel. Al igual que otros expertos, advierte de un nuevo aumento de la violencia.

Estudio: un abismo de antisemitismo

La incitación al odio se da sobre todo en las redes sociales. Telegram, en particular, ofrece una plataforma para la propaganda antisemita, la información falsa y las fantasías violentas de muchos negacionistas. Científicos de la Universidad de Passau examinaron el fenómeno: analizaron 1.800 mensajes de personas influyentes de la escena alemana contraria a las medidas antipandemia. Especialmente en Telegram, muchas publicaciones son una "burda mezcla de calumnia histórica, desprecio, agitación, incitación y antisemitismo", concluye el director del estudio, Ralf Hohlfeld. En uno de cada tres casos de arengas de incitación al odio, hay llamamientos concretos a la agresión, en su mayoría contra los políticos responsables.

Por otra parte, el sociólogo Oliver Nachtwey realizó 1.150 entrevistas a manifestantes negacionistas de la pandemia. Nachtwey ve la protesta como un movimiento que "en parte, viene de la izquierda, pero tiende hacia la ultraderecha".

Para evitar una mayor escalada de agitación y odio, los expertos piden a los políticos alemanes que establezcan límites mucho más fuertes contra los ideólogos de la conspiración. "Lo que necesitamos es una rápida persecución de los delitos", dijo Pia Lamberty, del Instituto Cemas, en la radio bávara. Los periodistas se han quejado de que la Policía no se toma muy en serio las agresiones de los negacionistas contra los medios.

(jov/er)

DW recomienda