Alemania en el Consejo de Seguridad de la ONU: una labor con grandes desafíos | El Mundo | DW | 27.12.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Alemania en el Consejo de Seguridad de la ONU: una labor con grandes desafíos

A partir del 1 de enero, Alemania volverá a ocupar uno de los puestos no permanentes del máximo órgano ejecutivo de Naciones Unidas. ¿Qué planes tiene el país y dónde están involucrados los alemanes?

El pasado junio, el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, hizo un fructífero viaje oficial a Nueva York. Durante mucho tiempo había aspirado a que Alemania obtuviera uno de los puestos no permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el órgano más importante de la organización internacional. Con 184 de los 193 votos, quedó claro que los alemanes se han ganado un lugar al lado de los cinco miembros permanentes (Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido) y los otros nueve miembros no permanentes, que ocupará desde el 1 de enero de 2019.

Agenda: más Europa

Alemania tiene muchos planes para los próximos dos años. El ministro federal de Relaciones Exteriores, Heiko Maas (del socialdemócrata SPD), quiere apostar por un fortalecimiento del multilateralismo en la Asamblea General de la ONU, que ha estado bajo presión por, entre otras cosas, la política "América primero" del presidente estadounidense Donald Trump. "Las Naciones Unidas están en el corazón del multilateralismo", dijo Maas. "Vivimos en un momento en que necesitamos más orden internacional, más fiabilidad, más confianza en nuestras reglas comunes… y las Naciones Unidas son tan fuertes, justas y efectivas como lo son sus miembros".

Alemania también quiere trabajar para una ONU fuerte y un mayor papel de Europa en los comités. Sobre todo, en los próximos dos años, Alemania quiere asegurarse de que Europa tenga un asiento permanente. Después del "brexit", solo Francia representará a la Unión Europea en el panel.

Lucha contra misiles de medio alcance

En la agenda está también la prevención de crisis. Con la presencia alemana en el Consejo de Seguridad se pretende conseguir una mayor involucración del organismo en las crisis regionales abiertas. Y Alemania también tiene ideas para aliviar la tensión. El embajador alemán ante la ONU, Christoph Heusgen, anunció que quería fichar a más mujeres especialistas en resolución de conflictos. "Las mujeres traen experiencias y perspectivas diferentes a las de los hombres, que pueden ayudar a buscar un compromiso, reconciliar a los enemigos y traer la paz", dijo el diplomático.

Bundesaußenminister Maas bei den Vereinten Nationen (picture alliance/dpa/K. Nietfeld)

Heiko Maas y Christoph Heusgen en Nueva York el 28 de marzo de este año.

El mantenimiento de la paz también debe tener lugar a sus propias puertas. El ministro de Relaciones Exteriores, Maas, dejó bien claro a fines de diciembre que Alemania quería también usar su asiento en el Consejo contra el despliegue de misiles de mediano alcance, en caso de que el tratado INF entre Rusia y Estados Unidos que desde hace treinta años limita su producción se rompe. "El despliegue de nuevos misiles de mediano alcance se encontraría con una gran resistencia en Alemania", dice Maas.

Participación en misiones de la ONU

Es la quinta vez que Alemania se sienta en el Consejo de Seguridad durante dos años. No pocos están exigiendo un puesto permanente, entre otras cosas porque el país se ha ganado en los últimos años el respeto y el reconocimiento a nivel mundial por su participación en las misiones de seguridad de la ONU, cuyos mandatos son emitidos por el Consejo de Seguridad.

Ver el video 02:08

Alemania entra en Consejo de Seguridad

Alemania participa actualmente en ocho de las 14 misiones de la ONU, con soldados y policías. Los militares de la Bundeswehr en Malí son los más involucrados en la misión de estabilización de la MINUSMA ('Misión multidimensional en las Naciones Unidas para la estabilización en Malí', por sus siglas en francés). Alrededor de 110 alemanes están ayudando en la instauración de la paz y la reconciliación en Mali. Al mismo tiempo, se pretende estabilizar toda la región de África Occidental.

En el Líbano, Alemania participa en la FPNUL, una de las misiones más antiguas de la ONU. Además, las fuerzas alemanas están activas en Sudán, Sudán del Sur, Somalia, Sáhara Occidental, Libia y Haití. En todas estas misiones, Alemania no solo ayuda con personal militar, sino también con equipos itinerantes de capacitación y formación.

(lgc/few)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema