Alemania: tiempos tormentosos en el Consejo de Seguridad | El Mundo | DW | 07.06.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Alemania: tiempos tormentosos en el Consejo de Seguridad

Alemania tiene buenas posibilidades de entrar en el centro de poder de Naciones Unidas, como miembro no permanente del Consejo de Seguridad. Pero en este gremio aguardan los más candentes problemas globales.

Heiko Maas, ministro alemán de Exteriores, en el pleno de Naciones Unidas.

Heiko Maas, ministro alemán de Exteriores, en el pleno de Naciones Unidas.

"Alemania puede y va a jugar un papel importante, especialmente en materia de prevención de crisis, mantenimiento de la paz y estabilización", enfatizó recientemente en Estados Unidos el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas. Recordó también que Alemania es el cuarto país que más aporta a la financiación de la ONU y el segundo mayor donante de ayuda humanitaria en el mundo.

Su discurso ante la Asamblea General en Nueva York fue la postulación pública para una silla en el máximo órgano de la ONU. El mensaje del Ministro alemán: "Desarme en vez de rearme" y "diálogo en lugar de confrontación".

Como cada año, la Asamblea General de la ONU selecciona cinco nuevos miembros no permanentes del Consejo de Seguridad por un período de dos años. Este viernes, 8 de junio, se toma la decisión con respecto al período comprendido entre 2019 y 2020. 

En el corazón de la política mundial

Se trata de un lugar en el corazón diplomático y político de Naciones Unidas: el Consejo de Seguridad de la organización, con sede en Nueva York. Entre las decisiones más importantes que habrá que tomar están las sanciones internacionales y el uso legítimo de la fuerza militar.

El Consejo de Seguridad se compone de los cinco miembros permanentes con poder de veto: Francia, Rusia, EE.UU., China y el Reino Unido, más diez miembros no permanentes sin poder de veto. Los que pertenecen a este círculo exclusivo están en el centro de la política global. Hasta ahora, Alemania ha estado representada seis veces en dicho gremio. La última vez fue entre 2011 y 2012.

Más interesante que la elección es cómo Alemania quiere ayudar a configurar la política de la ONU. La canciller Angela Merkel quiere fortalecer las posiciones europeas conjuntas. Ella teme una pérdida de influencia de la UE. Después del "brexit”, la Unión Europea solo contará con Francia, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Merkel se propone una "europeización", sin dar aún detalles.

Eje de la política internacional

Para el parlamentario socialdemócrata Rolf Mützenich, "Alemania debe abogar en el Consejo de Seguridad por el desarme y el desarrollo contínuo del derecho penal internacional”, como dijo a DW.

Su colega cristianodemócrata Roderich Kieswetter, sugiere que "Alemania promueva la solución de problemas tan difíciles como la consolidación de la paz y la resolución de conflictos", que los hay por montones: Ucrania, Oriente Medio, Siria, Irán, Corea del Norte y DD.HH. Problemas que dividen a los mismos miembros del Consejo.

Constantes bloqueos mutuos en el Consejo de Seguridad paralizan el cuerpo de 15 miembros. Desde la elección de Donald Trump como presidente, Estados Unidos ya no es una fuerza unificadora. Bajo Trump, los acuerdos comerciales multilaterales están perdiendo su piso y la política climática internacional está amenazada por el colapso.

Los miedos crecen al ritmo que Trump aplica su política de "América primero”, convirtiendo el mundo en una selva de arbitrariedad en donde reina el poder del más fuerte. 

Ralf Bosen (jov/er)

DW recomienda

Publicidad