Alemania condenada por tortura psicológica al asesino de un niño | Alemania Hoy | DW | 01.06.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania Hoy

Alemania condenada por tortura psicológica al asesino de un niño

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a Alemania por vulnerar la prohibición absoluta de tortura al amenazar psicológicamente al secuestrador y asesino de un menor, para intentar hallarlo con vida.

Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena al Estado alemán por amenaza de tortura a asesino.

Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena al Estado alemán por amenaza de tortura a asesino.

Con esta condena, y luego de un polémico proceso judicial, los jueces del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo daban razón en parte a Magnus Gäfgen, quien secuestró y asfixió en 2002 al hijo de 11 años de una acaudalada familia alemana de banqueros de Fráncfort del Meno.

La familia del niño, Jakob von Metzler, pagó un rescate de 1 millón de euros (más de 900.000 mil dólares), pero su hijo no fue devuelto y la policía, que lo creía con vida, amenazó a Gäfgen con emplear la violencia física durante un interrogatorio. Como consecuencia de ello, el asesino – entonces estudiante de Derecho de 27 años – reveló el escondite donde los funcionarios hallaron el cadáver de Jakob.

Entführung von Jakob von Metzler

Jakob von Metzler fue hallado asfixiado.

El entonces vicepresidente de la policía de Fráncfort, Wolfgang Daschner, dio personalmente la orden de amenazar a Gäfgen y fue despedido deshonrosamente de su cargo, cuando su orden salió a luz durante el proceso iniciado al joven asesino en Alemania. La policía lo amenazó con infligirle severos dolores y enviarlo a una celda común donde podría haber sido sexualmente maltratado, declaró Gäfgen entonces.

De asesino a víctima de tortura

Magnus Gäfgen fue condenado a cadena perpetua. Y tendrá que cumplir su condena, no obstante el fallo del tribunal de Estrasburgo sobre el “tratamiento inhumano” a que fuera sometido en 2002 este joven de ahora 35 años. El proceso no será replanteado, como aspiraban Gäfgen y su abogado defensor, así que su victoria en el proceso judicial contra el Estado alemán es más bien simbólica.

Magnus Gäfgen und sein Verteidiger

Magnus Gaefgen (i) y su abogado Hans Ulrich Endres (r) (archivo, 2003)

No obstante, como víctima de tortura policial, el asesino tendría la oportunidad de recibir una indemnización del Estado federado de Hessen, donde fuera interrogado y procesado. La reclamación está en proceso desde antes en Alemania y podría acelerarse luego del fallo de Estrasburgo. Pero el Tribunal Europeo de Derechos Humanos no se pronunció sobre el tema en su fallo, porque Gäfgen no presentó esta exigencia. “El objetivo de su denuncia era lograr un nuevo proceso penal frente a los tribunales alemanes”, declaró una vocera. Y en ese punto el Tribunal no le dio la razón.

¿Derechos humanos vs. derechos humanos?

Polizist im Rampenlicht

Wolfgang Daschner, ex vicepresidente de la policía de Fráncfort del Meno fue despedido de su cargo.

Defensores de derechos humanos aplaudieron la decisión del tribunal europeo: “la prohibición absoluta de la tortura es un logro fundamental del Estado de Derecho”, dijo Beate Rudolf, directora del Instituto Alemán de Derechos Humanos de Berlín. “El fallo deja claro, sin lugar a dudas, que los Estados deben temer serias consecuencias si violan la prohibición de tortura y malos tratos”, agregó.

El diputado parlamentario del partido de Los Verdes dijo también que los jueces no habrían fallar de otro modo. El tribunal europeo criticó también que los policías alemanes implicados sólo hubiesen sido condenados a “pequeñas multas”. La condena no tuvo probablemente “el necesario efecto intimidatorio”, para evitar casos similares, agregaron los jueces.

Autora: Rosa Muñoz Lima /dpa/EPD

Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda