Al servicio de las SS: mujeres guardias en el campo de concentración de Ravensbrück en Alemania | Segunda Guerra Mundial | DW | 15.08.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Segunda Guerra Mundial

Al servicio de las SS: mujeres guardias en el campo de concentración de Ravensbrück en Alemania

Una exposición en el memorial de Ravensbrück ofrece una perturbadora mirada a la vida bajo el dominio nazi en el campamento de mujeres.

KZ-Gedenkstätte Ravensbrück (Gedenkstätte Ravensbrück)

En 1941, guardias del campo de concentración de Ravensbrück (izquierda) saludan al Reichsführer-SS Heinrich Himmler (cuarto desde la derecha)

¿Mala conciencia? ¿remordimiento? Maria Mandl no experimentó nada de eso. "No pasó nada malo en el campo", dijo la supervisora principal del campo de concentración de mujeres en Ravensbrück, Alemania. La mujer de 36 años fue ahorcada en 1948 después de que un tribunal de Cracovia la condenara a muerte por criminal de guerra.

Su carrera de crueldad es parte de la nueva exposición sobre guardias de campos de concentración en el sitio conmemorativo. Entre 1939 y 1945, más de 140.000 personas, principalmente mujeres y niños, de más de 30 países, fueron encarcelados en Ravensbrück, a 80 kilómetros al norte de Berlín. El campo fue también el principal lugar de entrenamiento y reclutamiento de mujeres guardias. Unas 3.300 de estas trabajaron en Ravensbrück.

KZ-Gedenkstätte Ravensbrück (Gedenkstätte Ravensbrück)

Los pastores alemanes fueron utilizados como perros guardianes en el campo de Ravensbrück

La austriaca Maria Mandl era exactamente lo que los autoproclamados defensores de la "raza superior" querían que fueran sus guardias: leales y despiadadas. En 1942, después de tres años en Ravensbrück, Mandl fue transferida para trabajar en el campo de exterminio de Auschwitz. Allí, creó la Orquesta de Mujeres de Auschwitz, con la que forzó a sus integrantes, generalmente prisioneras jóvenes, a tocar música durante los transportes y ejecuciones de prisioneros. 

En 1940, después de que comenzara la Segunda Guerra Mundial, las guardias femeninas se incluyeron en el escuadrón de la muerte de élite de Hitler, las SS (Schutzstaffel, el escuadrón de protección, en español). Ahora, la exposición recién diseñada y actualizada, "Al servicio de las SS", concebida por primera vez en 2004, no elude los detalles de la historia en el campo de concentración. La ubicación de la exposición también fue concebida cuidadosamente: el antiguo cuartel para guardias del campo, justo al lado del antiguo campo. Solo un muro y alambre de púas separaban a los perpetradores de sus víctimas.

KZ-Gedenkstätte Ravensbrück (Gedenkstätte Ravensbrück)

La guardia Johanna Langefeld vivía con su hijo en el campamento.

"Eres una dama, pero te puedo pegar"

En la exposición también se pueden escuchar archivos de audio del tormento y abuso que infligieron a los presos.  Algunas de las entrevistas con testigos tienen más de 20 años. La polaca Ursula Winska, por ejemplo, explica en un video cómo Maria Mandl golpeó brutalmente a una mujer mayor. Cuando una compañera de prisión acudió en su ayuda, ella a su vez terminó en el búnker. Durante los meses subsiguientes, la golpeaban en la cara todos los días, con el comentario burlón: "Eres una dama, pero te puedo pegar".

Había algunas guardias que ocasionalmente mostraban algo de humanidad. Según otra prisionera polaca, Henryka Stanecka, a su grupo de prisioneras se le permitió darse un chapuzón en el lago después de terminar un día de trabajo. "Una guardia incluso nos dio una toalla", dijo Stanecka.

"Tan atractivo como el aburrido trabajo en una línea de montaje"

Cuanto más duraba la guerra, más difícil era para los nazis encontrar guardias voluntarios, por lo que buscaron personal nuevo mediante anuncios en periódicos. Las palabras "campo de concentración" no figuraban en estas descripciones de trabajo. Por ejemplo, un anuncio de 1944 en el Hannoverscher Kurier decía: "Buscando trabajadoras saludables de entre 20 y 40 años para un puesto en el servicio militar". La indemnización se concedía sobre la base de las tarifas para los servidores públicos. Además, el papel prometía: "Alojamiento, catering y ropa (uniforme) gratuitos".

Promesas como estas fueron suficientes para que muchas mujeres se ofrecieran como voluntarias. Una mujer identificada solo como Waltraut G. estaba entre ellas. En una entrevista de 2003, explicó que aceptó el trabajo por razones económicas. Ella era la mayor de cinco hermanos. "Así que realmente no lo pensé por mucho tiempo, todo lo que pensé fue: si puedo ganar más allí, entonces acepto el trabajo". Anna G. tampoco tuvo escrúpulos en aceptar el trabajo. Le pareció simplemente "tan atractivo como el aburrido trabajo en una línea de montaje", como en una fábrica.

Deutschland KZ-Gedenkstätte Ravensbrück | Ausstellung Im Gefolge der SS (DW/M. Fürstenau)

El principal requisito para trabajar en el campo era la lealtad al partido nazi.

Solo pocas fueron a juicio

Aparentemente, solo un número muy pequeño de guardias renunciaron o expresaron algún tipo de oposición. La curadora de la exposición, Simone Erpel, agregó no haber "encontrado ningún indicio de que alguien que renunciara o expresara algún tipo de oposición fuera perseguida de alguna manera.

"Eso es importante porque después de la guerra los guardias dijeron, en su defensa, que habrían sido arrojados a un campo de concentración si se hubieran atrevido a negarse a seguir las órdenes, pero no encontramos ningún indicio de eso, por lo que debe haber sido posible para ellos tomar sus propias decisiones", dice Erpel.

Deutschland KZ-Gedenkstätte Ravensbrück | Ausstellung Im Gefolge der SS | Simone Erpel (DW/M. Fürstenau)

La curadora e historiadora Simone Erpel organizó la exposición

La mayoría de las guardias del campo tenían poco que temer después de la guerra. Solo 77 de ellas fueron juzgadas, según Erpel. Las penas de muerte, como en el caso de Maria Mandl, o largas penas de prisión, eran inusuales. Las investigaciones posteriores en su mayoría no tuvieron consecuencias para las ancianas guardias de campo que aún estaban vivas. Más recientemente, en febrero de 2020, los procedimientos en ocho casos fueron cerrados oficialmente por el estado federado alemán de Brandeburgo, donde se encuentra Ravensbrück: siete porque los acusados no pudieron ser interrogados o asistir a audiencias y uno por falta de pruebas suficientes.

KZ-Gedenkstätte Ravensbrück (Gedenkstätte Ravensbrück)

Algunas guardias fueron puestas en campos de prisioneros de guerra de EE. UU. en 1945

¿Un auténtico uniforme nazi?

"No culpable": así se declararon a las pocas mujeres guardias cuyos casos llegaron a juicio. En lo que respecta a los perpetradores, eso es todo lo que hay que decir. Ninguno dijo nada que pudiera haber ayudado a sus víctimas en absoluto. 75 años después de la liberación del campo de Ravensbrück, este capítulo de la jurisprudencia alemana es ahora "historia", según aseguró un fiscal del estado, en una entrevista que se puede escuchar en la exposición.

Deutschland KZ-Gedenkstätte Ravensbrück | Ausstellung Im Gefolge der SS (DW/M. Fürstenau)

Muñeca con uniforme de las SS

También hay una sala que trata sobre "hechos y ficción". Esta analiza la figura de guardia de campo femenino en la literatura y el cine, junto con el comercio de recuerdos nazis. Junto a la novela El lector de Bernhard Schlink, que ha sido traducida a 50 idiomas y convertida en película con Kate Winslet, se puede ver un uniforme gris de las SS. "Podría ser falso", dice el texto adjunto, explicando el origen incierto de la prenda, pero hay una gorra de guardia que es definitivamente real. Fue entregado al museo Ravensbrück por un exprisionero francés.

Una muñeca con uniforme de las SS

A la vuelta de la esquina final de la exposición se puede encontrar una vitrina con una muñeca. Su nombre es Silken Floss y es una figura de acción basada en el personaje principal de la película de 2008 de Frank Miller, The Spirit. Scarlett Johansson interpreta a la heroína en un cuento basado en una tira cómica de Will Eisner de las décadas de 1940 y 1950. El cómic original es un thriller criminal con elementos místicos y cómicos. La muñeca del memorial de Ravensbrück tiene el pelo rubio y viste un uniforme de las SS. Hoy en día, se puede comprar cosas como esta muy fácilmente en línea, no exento, claro, de caer en el mal gusto. 

(few/ee)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |