Afganistán: Karzai se resiste a firmar acuerdo de seguridad con EE.UU. | El Mundo | DW | 24.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Afganistán: Karzai se resiste a firmar acuerdo de seguridad con EE.UU.

La Loya Yirga instó al presidente afgano a suscribir el Acuerdo Bilateral de Seguridad con EE.UU. antes de que termine el año; pero Karzai se resiste, argumentando que "si no hay paz, este tratado nos traerá desgracias”.

El presidente afgano, Hamid Karzai, aseguró este domingo (24.11.2013) que no firmará inmediatamente el Acuerdo Bilateral de Seguridad con Estados Unidos, a pesar de que la Loya Yirga le instó a hacerlo antes de finales de año, como lo exige Washington. La Loya Yirga es la gran asamblea que reúne a los 2.500 líderes políticos, militares y religiosos del país, a escala regional y nacional. Karzai pidió a Estados Unidos llevar paz y estabilidad a Afganistán antes de que firme el documento.

"Si no hay paz, este acuerdo traerá la desgracia a Afganistán. Nuestra precondición es la paz. Estados Unidos debe traernos paz y entonces lo firmaremos", dijo Karzai. El tratado con Estados Unidos establece las bases de la presencia militar internacional en Afganistán a partir de 2015. La cuestión sobre el momento de la firma se convirtió en el principal obstáculo en los últimos días, después de que Karzai anunciara inesperadamente que sería su sucesor quien lo suscribiría.

De ser así, el documento no entraría en vigor antes de las elecciones presidenciales pautadas para abril de 2014. Washington ha llegado a amenazar indirectamente con una retirada de todos sus efectivos militares del país a finales de 2014 si no se cerraba el acuerdo antes de finales de 2013. La Loya Yirga aprobó el tratado este 24 de noviembre, aunque remitió una recomendación de 31 puntos a Karzai, en la que incluye cambios al borrador.

La Loya Yirga es la asamblea que reúne a los 2.500 líderes políticos, militares y religiosos del país.

La Loya Yirga es la asamblea que reúne a los 2.500 líderes políticos, militares y religiosos del país.

Karzai, bajo presión

Uno de los puntos más controvertidos se refiere a la inmunidad que Washington exige para los soldados estadounidenses que permanezcan en Afganistán; Estados Unidos no quiere que la ley afgana juzgue a sus militares si alguno de ellos comete crímenes en ese país. La Loya Yirga dice que los juicios a soldados estadounidenses tendrán que tener lugar lo más a menudo posible en Afganistán y tendrán que ser realizados en presencia de fiscales afganos y de familiares de las víctimas, tanto dentro como fuera de Afganistán.

La asamblea también demandó que se suspendan de inmediato los registros nocturnos de viviendas afganas y que a las fuerzas estadounidenses se les prohíba tener centros de detención o cárceles en Afganistán o usar su territorio para lanzar operaciones militares contra otros países. El borrador del tratado eximía a las empresas estadounidenses de pagar impuestos en Afganistán, pero también este punto fue rechazado por la Loya Yirga.

La decisión de la asamblea no es vinculante, pero tiene un enorme peso sobre las del presidente afgano. Los talibanes, cuya lucha tiene como objetivo expulsar a las fuerzas extranjeras de Afganistán e imponer su visión fundamentalista del Islam como directriz del Gobierno, ha descrito a la Loya Yirga como una farsa. Y el presidente Karzai se halla bajo una enorme presión porque, si Estados Unidos cumple su amenaza de retirarse por completo en 2014, las fuerzas afganas deberán combatir solas contra la insurgencia talibán.

ERC ( dpa / Reuters )

DW recomienda

Publicidad