“2011: un año nefasto para la prensa” | El Mundo | DW | 07.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

“2011: un año nefasto para la prensa”

Aunque hay cambios esperanzadores en algunos países, la situación de los periodistas en América Latina queda resumida en el título del último informe de Reporteros sin Fronteras, “2011: un año nefasto para la prensa”.

default

Con cinco periodistas asesinados, México es el páis latinoamericano más peligroso para la prensa.

Este martes (7.2.2012), un día antes de que la canciller alemana, Angela Merkel, se reúna en Berlín con el presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev, la organización no gubernamental Reporteros sin Fronteras (RSF) volvió a llamar la atención internacional hacia las hostiles condiciones bajo las que trabajan los periodistas en ese país asiático. El Gobierno autoritario de Astaná intensificó la presión sobre los comunicadores independientes en diciembre, cuando una huelga de trabajadores petroleros dio lugar a serios disturbios.

La situación de los periodistas kazajos y la de muchos de sus colegas alrededor del mundo inspiraron el título del más reciente informe de RSF, 2011: un año nefasto para la prensa, presentado este 7 de febrero en Madrid. Los comunicadores no la tienen más fácil en México: con cinco periodistas asesinados, ese país se ha convertido en el más peligroso para la prensa en todo el continente americano, seguido de Honduras, en donde se le quitó la vida al mismo número de profesionales.

América Latina, en la mira

Symbolbild Iran Internet Zensur

En Cuba, por ejemplo, el miedo a “la represión y las detenciones breves” no han desaparecido.

En México, el asesinato de periodistas se produjo “en el trágico contexto de la ofensiva federal contra el narcotráfico, que ha dejado 50.000 muertos en cinco años”. En Honduras, RSF denuncia la persecución sistemática de los trabajadores de los medios opositores y las radioemisoras comunitarias. Para la organización con sede en París, Centroamérica y Suramérica son los lugares más riesgosos para ejercer el periodismo, “fundamentalmente debido a la amenaza del narcotráfico, que inutiliza, paraliza o, a veces, infiltra, la acción del Estado, pero también por la corrupción creciente del poder político local".

El año pasado, en Panamá, el director de una emisora de radio fue asesinado y dos periodistas españoles fueron expulsados del país por solidarizarse explícitamente con las comunidades indígenas. Según RSF, en Panamá reina la tensión entre el Gobierno del presidente Ricardo Martinelli y un amplio sector del gremio periodístico. En la vecina Colombia, el asesinato de un periodista vuelve a sumir a la nación liderada por el presidente Juan Manuel Santos “en los abismos de la clasificación” de RSF.

Tres casos esperanzadores

El problema de Colombia: “la persistencia de las amenazas, los exilios impuestos y las suspensiones laborales forzadas, en particular las de periodistas provenientes de zonas en conflicto”. En Perú, “país conocido por las frecuentes agresiones contra la prensa”, fueron asesinados tres periodistas y se multiplicaron los procesos por difamación e injuria, de acuerdo con el informe de RSF. El reporte también dibuja un panorama sombrío de la situación en Chile, donde “a la violencia contra los periodistas se sumaron atentados contra redacciones, agresiones físicas y ataques vía Internet”.

RSF atribuye gran parte de la violencia en Chile a los abusos de poder cometidos por los carabineros durante la represión de la revuelta estudiantil; a ellos se les acusa también de haber realizado detenciones brutalmente y de haber destruido material que era propiedad de periodistas. Fue en tres países centroamericanos donde se registraron los cambios más esperanzadores: la organización percibió mejoras para la prensa en Nicaragua y El Salvador en 2011. Y Costa Rica terminó desplazando a Uruguay como el país latinoamericano en donde más se respeta la libertad de información.

Libertad de prensa no florece en Cuba

En lo que al respeto de la labor periodística se refiere, Cuba ocupa el último lugar en la lista de los países americanos estudiados por RSF. La Antilla Mayor sigue teniendo el peor historial de libertad de prensa porque los periodistas que exhiben actitud crítica de cara al régimen castrista continúan estando amenazados por las fuerzas de seguridad del Estado; el miedo a “la represión y las detenciones breves” no han desaparecido, a pesar de las transformaciones sociopolíticas que tienen lugar actualmente en la isla caribeña.

Autor: Evan Romero-Castillo /dpa
Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda

Publicidad