El ocaso del juguete chino | Economía | DW | 02.02.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

El ocaso del juguete chino

El aumento de salarios en China está generando un fuerte movimiento en la industria del juguete en todo el mundo, reviviendo factorías en Occidente, según un análisis previo a la Feria del Juguete de Núremberg.

default

China produce aún la mayor parte de los juguetes del mundo.

Una gran parte de las muñecas que se exhibe cada año en la Feria del Juguete de Núremberg (del 3 al 8 de febrero) se diseña tradicionalmente en Occidente y lleva marcas occidentales, pero son fabricadas en el sur de China con trabajadores que cobran escasos salarios.

Las plantas chinas cortan la madera para producir bloques, sueldan y atornillan tractores y monopatines, y ensamblan coches de juguete y robots electrónicos. En Alemania, el mayor mercado juguetero de Europa, casi el 80 por ciento de los juguetes son de fabricación china. Pero no por mucho tiempo.

Costos en aumento

Deutschland China Verbraucher TÜV für Spielzeug

Examinando la resistencia de un perrito.

Por una parte, los comerciantes son cada vez más desconfiados tras una serie de problemas de seguridad registrados en los últimos años, por ejemplo con pintura tóxica y piezas pequeñas que se podían separar y que los bebés se podían tragar. Se culpó a las plantas chinas de estos defectos y se reforzaron las medidas de control, desde Alemania a Argentina.

A esto se añade que la inflación que existe en el país asiático está subiendo salarios y costos. Oficialmente, la tasa es del cinco por ciento para los consumidores, pero la cifra real es mayor. La cotización de la moneda china ha ido en aumento y la apuesta china por el trabajo barato se está agotando.

El precio de los juguetes en el comercio minorista aumentará en Europa este año un 30 por ciento, según los analistas, en gran medida por China. Las empresas alemanas afirman que las fábricas chinas están subiendo lo que piden por sus productos y algunos se plantean volver a producir en el Viejo Continente, en vista de que allí los salarios y la inflación están contenidos.

Los juguetes ya no son prioridad

Spielzeugfabrik in China

Fábrica de juguetes en China.

La tendencia será uno de los temas más debatidos en la feria de Núremberg, abierta solo a los mayoristas. Los expertos del sector que viajaron recientemente a China afirman que la época en que las fábricas del sur de ese país podían contar con una mano de obra migrante barata ha llegado a su fin. "Los trabajadores se están trasladando a manufacturas de mayor valor agregado", explica Martin Böckling, jefe de la cooperativa de compras "Spiel und Spass" (Juego y Diversión). Y añade que Pekín ya no ve a los juguetes como una prioridad.

Aunque dos tercios de los juguetes vendidos en el mundo son de fabricación china, el sector contribuye sólo en un 1,5 por ciento al producto interno bruto (PIB) del país. Pekín ha decidido por ello que esa mano de obra debe ser redirigida a manufacturas de mayor valor añadido, como los automóviles y la electrónica. China está, por tanto, abandonando el sector juguetero de ganancias reducidas, y no hay un sucesor claro entre las naciones con bajos salarios.

Mano de obra insuficiente

Otto Umbach, jefe de otra cooperativa, "Idee und Spiel" (Ideas y Juegos), añade otra cuestión: "De las universidades chinas salen 6,5 millones de graduados al año. Ellos no quieren trabajar en las cadenas de montaje".

China está sufriendo una falta de mano de obra, y las plantas jugueteras tendrán que aumentar sus salarios un diez por ciento este año, explica. Los importadores europeos pueden absorber esa cantidad, pero no combinada con un aumento del precio de las materias primas y el coste del transporte marítimo.

"A principios de 2009 se podía transportar un contenedor por barco de China a Europa por unos 600 dólares", afirma Böcklin. "Hoy cuesta entre 1.400 y 1.500 dólares". Por eso, muchas empresas se están planteando producir más cerca de casa. (dpa)

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda