Ya en junio se tenía sospecha de huevos contaminados | Europa al día | DW | 05.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa al día

Ya en junio se tenía sospecha de huevos contaminados

Las autoridades belgas fueron alertadas a principios de junio de un caso sospechoso de huevos contaminados con el peligroso insecticida Fipronil, aunque no lo comunicaron a otros países hasta finales de julio, confirmó este 5 de agosto una portavoz de la agencia de seguridad alimentaria de Bélgica (FASNK). El escándalo por los huevos contaminados en casi una treintena granjas de los Países Bajos hizo que esta semana se paralizase en dicho país la venta de este producto procedente de 180 granjas. En Alemania, la cadena de supermercados Aldi anunció el viernes (4.8.2017) la retirada de todos los huevos de sus estanterías.

"Una empresa belga nos informó que podría haber problemas con Fipronil", explicó la portavoz de FASNK, Katrien Stragier. La autoridad de seguridad alimentaria decidió no hacer públicas las sospechas para que la fiscalía pudiera llevar a cabo su trabajo. Ésta abrió una investigación por fraude. Bélgica no informó del primer caso de contaminación con Fipronil hasta el 20 de julio, según la Comisión Europea. El 22 de julio se detectó la sustancia en los huevos de siete empresas holandesas y en los días siguientes se siguieron encontrando casos. El escándalo afecta también a cuatro granjas avícolas alemanas y a una empresa fantasma.

La portavoz de la agencia de seguridad alimentaria belga defendió la decisión de no haber informado hasta el 20 de julio a sus vecinos europeos, afirmando que primero se debía recabar información sobre la dimensión del problema. Stragier aseguró también que, según la normativa europea, no tenían obligación de informar a los consumidores nacionales, ya que en Bélgica no se detectó la cantidad máxima de Fipronil permitida en huevos.

Según las investigaciones, la sustancia tóxica llegó a los gallineros a través del líquido contra los piojos de las gallinas Dega-16. Se cree que un productor belga mezcló el Dega-16 con el insecticida.  Los expertos no ven por el momento grandes riesgos por el consumo de huevos contaminados con Fipronil o de productos elaborados con ellos. Por el momento ya se retiraron millones de huevos en los que se detectó la sustancia. (dpa)