Weiler: ″Europa está predestinada a mediar″ | Europa | DW | 15.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Weiler: "Europa está predestinada a mediar"

Europa tiene experiencia con regiones que quieren escindirse. Por eso habría sido más inteligente haber intentado más temprano equilibrar la situación en Ucrania, afirma la eurodiputada Barbara Weiler.

Barbara Weiler, observadora europea en las elecciones de Ucrania.

Barbara Weiler, observadora europea en las elecciones de Ucrania.

Deutsche Welle: Sra. Weiler, viajará con seis eurodiputados más a Ucrania como observadora para las elecciones presidenciales. Usted ya estuvo en las tres elecciones pasadas. ¿En qué han cambiado ahora las condiciones?

Barbara Weiler: La ciudadanía está agresiva y furiosa por lo que ha pasado. En mi última misión como observadora, en las elecciones entre Yanukovich, Timochenko y Yuchenko, se veía como los ciudadanos acudían comprometidos a las urnas. Creo que esta vez también será así. Pero en este momento, la situación en el país está peor y cada día nos sorprenden las noticas. No estoy segura de si las elecciones se celebrarán como nosotros creemos. Si varias provincias del este se manifiestan por Rusia y se niegan a elegir a un presidente ucraniano, no se darían condiciones de estabilidad.

Los ciudadanos sienten esa agresividad que reina en la calle y quieren tranquilidad. Y muchos de ellos ven esa calma en Putin. Por el momento, soy muy escéptica. Pero tengo la esperanza de que la mayoría de los ciudadanos opte por una Ucrania unida. Es una pena que el país se disuelva a causa de los separatismos. Pero los observadores tenemos que mantenernos al margen de deseos u opiniones políticas, aparte de un deseo generalizado de que al final se elija una opción seria de futuro.

Usted no viajará al este de Ucrania. ¿Por qué?

El departamento de Exteriores europeo decidió que no podíamos viajar al este y al sur de Ucrania. No podrían garantizar nuestra seguridad en la región de Odessa. Tenemos tres ciudades en las que actuaremos como observadores electorales. Entre ellas, lógicamente Kiev. Allí va nuestro compañero sueco Göran Färm. Ya que yo estuve en Kiev en las elecciones pasadas, esta vez quise ir a otra gran ciudad al sudoeste, a Bila Tserkva.

¿Cómo calificaría los esfuerzos de la Unión Europea en este conflicto?

Si la UE quiere apoyar a una Ucrania unida –el ministro de Exteriores alemán, Steinmeier, y franceses y polacos están negociando- habría que reconocer cierta soberanía a las regiones que están anunciando referendos. Hay todavía mucha gente que quiere mantener una Ucrania unida. Conocemos el problema en Alemania y próximamente tendremos referendos en Escocia o quizás en Cataluña. Europa ya tiene experiencia con regiones que se quieren separar. Hay que cumplir con ese deseo de conceder cierta independencia, en vez exigir adherirse directamente a Rusia o a la UE.

Tras las elecciones, sería importante que los ministros de Exteriores de la Unión Europea se sentasen con los elegidos y también con los separatistas en Crimea y Donetsk, para pensar cómo se podría instaurar alguna forma de federalismo. Aunque no les guste a muchos, creo que no se puede hacer de otra forma. Estoy convencida de que los referendos pasados son una muestra de la opinión del pueblo. Pero seguro que no se ha hecho de forma correcta, según lo que nosotros consideramos como elecciones. Si no, habrían aceptado la misión de observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

Pero… ¿no debería aceptar la UE que la parte este de Ucrania quiera pertenecer a Rusia?

Al contrario. Creo que sería mejor si nos comprometiésemos más. Estados unidos está muy lejos y tiene también intereses geopolíticos. Uno podría preguntarse qué buscan en nuestro continente. Europa puede solucionarlo. Somos cuidadosos. Nuestra intención es evitar que en nuestras fronteras estalle una guerra civil. Y Europa ya tiene experiencia con tendencias separatistas. Tenemos una relación muy distinta con Rusia que los estadounidenses. En ese caso, se enfrentarían dos superpoderes militares.

La UE está prácticamente predestinada a mediar. Si hubiésemos sido más inteligentes en el pasado, ya se hubiese intentado equilibrar la situación. Pero desde el principio, buscamos que Ucrania tuviese que decidirse entre Bruselas y Moscú. En realidad, tenemos que observar que todos los países alrededor de Ucrania hacen lo mismo. Siguen manteniendo sus raíces históricas con Rusia y se debenfician del mercado interno de la Unión Europea. Los jóvenes tienen que tener la oportunidad de estudiar en ciudades europeas si ellos quieren. Pero también en Rusia. En mi opinión, tener que decidir entre uno u otro no está bien.

Barbara Weiler es eurodiputada del SPD en el grupo socialdemócrata del Parlamento Europeo. Estará presente como observadora en las elecciones presidenciales de ucrania con una delegación del Parlamento Europeo.

DW recomienda

Publicidad