¿Votará Francia en contra del gasoducto Nord Stream 2? | El Mundo | DW | 07.02.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

¿Votará Francia en contra del gasoducto Nord Stream 2?

El proyecto Nord Stream 2 está en apuros. Francia se opondría a la construcción del gasoducto que viene de Rusia a Alemania. Este 8 de febrero la UE tomará una importante decisión.

"No queremos aumentar la dependencia de Rusia y perjudicar los intereses de países como Polonia y Eslovaquia", cita el periódico Süddeutsche Zeitung (SZ) a una fuente oficial de Francia. París aún no lo confirma, ni Berlín lo ha comentado. La votación de la UE es una revisión de la llamada directiva del gas de la UE. Según el SZ, la Comisión de la UE quiere utilizar el cambio para que las estrictas normas para gasoductos en la UE también se apliquen a tuberías de gas fuera de la Comunidad. Según ello, la operación de las tuberías y el suministro de gas natural tendrían que estar estrictamente separados. En Nord Stream 2, el grupo ruso Gazprom maneja ambos sectores.

Embajadores de Estados Unidos contra Nord Stream

El gobierno de Trump ha aumentado la presión contra la construcción del gasoducto. Sus embajadores en Berlín, Copenhague y la UE objetaron el proyecto en DW: "Nord Stream 2 aumentará la vulnerabilidad de Europa al chantaje ruso en el sector energético", dijeron. Nord Stream 2 se utilizará para transportar gas natural ruso a través del Mar Báltico a Alemania. Los países bálticos y Polonia consideran la ruta como una amenaza para su seguridad. La disputa sobre el gasoducto ha estado ardiendo durante años y cada vez es más aguda. Para los opositores del proyecto, el oleoducto es un arma en manos de Rusia.Para sus defensores, asegura el suministro de energía de Europa.

"Más del 20% del gasoducto se ha completado", dijo Elena Burmistrova, quien dirige las operaciones de exportación en Gazprom, en Viena en 2018. El gasoducto de 1200 kilómetros de longitud se está construyendo bajo la dirección de dicho consorcio ruso, que a partir de 2020 suministrará gas natural ruso a través del Mar Báltico hasta Alemania y Europa occidental.

Excanciller alemán en Rosneft

En la financiación del proyecto participan varias compañías europeas como Wintershall, que pertenece al grupo alemán BASF, y Uniper, una filial de E.ON, pero también el grupo OMV de Austria. El costo del proyecto es de unos diez mil millones de dólares. El excanciller alemán Gerhard Schröder es, además, el presidente del consejo de supervisión de Nord Stream y de la empresa estatal rusa Rosneft, con la mayoría de acciones en Nord Stream.

Infografik Karte Gaspipelines Europa Nord Stream EN

Al principio, el rechazo al proyecto provino principalmente de Ucrania y Polonia. El proyecto "mata a Ucrania", dijo recientemente el ministro de Relaciones Exteriores de Polonia, Jacek Czaputowicz. Para Varsovia, Nord Stream 2 significa una presunta "deslealtad alemana hacia su vecino del Este y muestra una relación especial entre Berlín y Moscú", dice Kay-Olaf Lang, de la Fundación de Ciencia y Política.

Pavlov Klimkin, el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, declaró recientemente en Davos que "el gasoducto es un proyecto político de Rusia, que no se basa ni en cálculos ni en intereses económicos". Y la lituana Dalia Grybauskaite recordó que "Rusia siempre ha utilizado la energía como herramienta política para influir y presionar".

¿Críticas emanadas del interés empresarial?

El gobierno alemán ignoró por largo tiempo esas críticas, aduciendo que tendrían que ver, sobre todo, con intereses comerciales: Washington quiere vender su propio gas líquido a Alemania. A Polonia ya se lo vende. En 2016, Polonia abrió una gran terminal de gas líquido en Świnoujście, justo en la frontera polaco-alemana.

Nord Stream 2 se ha convertido en un caso de debate para la Unión Europea. En Bruselas, los intereses divergentes chocan y la Comisión tiene la difícil tarea de encontrar una solución común. El comisario de Energía de la UE, Miguel Arias Cañete, dijo en 2016 que Nord Stream no es una prioridad para toda Europa.

Recientemente, 60 miembros del Parlamento Europeo escribieron una carta a Berlín pidiéndole detener el proyecto. Aunque la Comisión de la UE no trata abiertamente de evitar el gasoducto, quiere convertirlo en un proyecto de la UE, sometiéndolo a las estrictas normas de competencia de la UE. Dicha decisión requiere la aprobación del Parlamento y el Consejo Europeos.

La decisión de Francia será decisiva. El proveedor francés de energía Engie también es socio de Nord Stream 2. París podría cambiar la balanza. La única pregunta es: ¿Persigue también París sus propios intereses? El puerto de descarga de gas líquido estadounidense en la costa atlántica francesa bien podría querer incrementar sus negocios.

(jov/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad