Volkswagen: “Volver al futuro” | Economía | DW | 13.04.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Volkswagen: “Volver al futuro”

El nuevo jefe del grupo debe reducirlo y prepararlo para el futuro, dice un experto en automóviles entrevistado por DW. Pero algunas decisiones de la cúpula recuerdan al pasado.

Deutsche Welle: El consejo de administración de Volkswagen ha acordado una serie de profundos cambios para el grupo. ¿Qué decisiones le han impresionado más?

Frank Schwope: En principio, lo que más me sorprendió fue la dimisión de Matthias Müller. Pero también me llaman la atención las enormes reformas de la junta directiva, que quizás deberían haber empezado en 2015, con el escándalo del diésel. Parece que se llevarán a cabo ahora y deberían poder preparar a la empresa para el futuro.

El nuevo jefe del consorcio, Herbert Diess, recibe ahora un gran poder, al continuar como jefe de la marca VW, mucho más poder que su predecesor. ¿Será esto ventajoso para la empresa?

No es fácil decirlo. Es algo así como un "regreso al futuro”. Ya pasó con el penúltimo líder del grupo, Martin Winterkorn, que también encabezaba la marca más importante. Naturalmente, eso puede tener ventajas a la hora de hacer determinadas cosas rápido. Pero tener un líder poderoso también puede hacer que todo se vaya al garete: puede pasar, por ejemplo, que nadie se atreva a llevarle la contraria, como ocurrió en el contexto del escándalo del diésel con el señor Winterkorn.

Frank Schwope (NordLB)

El analista del mercado de automóviles Frank Schwope

De ahora en adelante habrá tres grupos de marcas y seis áreas de negocio, así como la región de China. ¿Tiene sentido?

De nuevo, volvemos a lo del "regreso al futuro”. También hubo grupos de marcas en la época de Bernd Pischetsrieder, el antecesor de Winterkorn, quien también reestructuró algunas cosas. Bien es verdad que en aquel entonces se anunció, pero nunca llegó a hacerse realidad. Y no se había vuelto a oír hablar de aquello. Ahora se ha desenterrado el modelo, con algunos cambios. Solo a posteriori se sabrá si puede funcionar. Pero intentarlo siempre vale la pena, sin duda.

¿Opina que estas reestructuraciones  tienen al menos algo de cosmética?

Seguro que tienen algo de cosmética. Como se dice popularmente, escoba nueva barre bien. Un nuevo jefe tiene que hacer algo nuevo. Tiene que intentar tomar el control de este consorcio tan complicado, que nada se salga demasiado de sus carriles. Y con doce marcas esto es algo ambicioso.

¿Por qué tareas debería empezar el nuevo jefe del grupo, a ojos los accionistas?

Hay áreas menores de las que podría desprenderse. Por ejemplo, Ducati, la marca de motocicletas, algo que ya estaba sobre la mesa. Pero también la rama de diésel de MAN. Y seguro que hay otras áreas. En realidad, se trata de preparar al grupo para el futuro, de reducirlo. Y también se trata de centrarse en las nuevas tecnologías: la electromovilidad y la conducción autónoma son los temas del futuro más importantes.

¿Qué papel jugarán las salidas a bolsa previstas?

Ya se ha debatido sobre sacar a bolsa las marcas MAN y Scania. Aunque a mi parecer es demasiado pronto. MAN y Scania son fabricantes de camiones que carecen de estrategia modular, al contrario que las marcas de automóviles de Volkswagen. Es mejor cumplir primero con los requisitos, es decir: motores, engranajes y ejes similares para MAN y Scania, y probablemente también para los camiones de VW en Sudamérica. Y ya después llevar a cabo la salida a bolsa. De otra forma, creo yo, se malgastaría o se desaprovecharía el patrimonio de los accionistas.

¿Podrá Herbert Diess recuperar el control de las repercusiones del escándalo del diésel?

Su predecesor, Matthias Müller, ya retomó el control de la situación tras dicho escándalo. Sin duda, de una manera u otra tendrá que afrontar todavía costes millonarios adicionales. Ya hemos llegado a los aproximadamente 26.000 millones de euros. Pero creo que las repercusiones ya están completamente bajo control.

¿Cuál sería el peor escenario imaginable para el consorcio de VW?

Lo peor que podría ocurrirle a Volkswagen es que llegasen más demandas sobre vehículos de diésel de consumidores europeos o de otras partes del mundo, además de Estados Unidos. Si estas demandas tuvieran éxito y VW tuviese que pagar indemnizaciones, ello costaría mucho dinero.

*Frank Schwope es experto en automóviles y analista del banco alemán Norddeutsche Landesbank.

Autor: Klaus Ulrich (EAL/ERS)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |


 

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema