Visita del Papa a Cuba: ¿esperanza o desilusión? | América Latina | DW | 29.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Visita del Papa a Cuba: ¿esperanza o desilusión?

Al final de su visita a América Latina el Papa visitó Cuba, despertando expectativas de una mayor apertura del régimen cubano. Si bien es un pequeño paso, reaviva el debate en la sociedad cubana, opina experta.

El Papa Benedicto XVI con el presidente de Cuba, Raúl Castro, en la Habana.

El Papa Benedicto XVI con el presidente de Cuba, Raúl Castro, en la Habana.


El líder de los católicos finalizó su viaje por América Latina, que había comenzado en México el 23 de marzo, donde se reunió con víctimas del narcotráfico. El cierre de su gira en Cuba tiene de por sí un carácter simbólico, ya que su visita despertó expectativas en cuanto a una mayor apertura del régimen. Pero la visita del Papa no parece haber cambiado demasiado las cosas en Cuba en materia de derechos humanos. Amnistía Internacional denunció un aumento en los acosos con arrestos temporales a opositores al régimen y a activistas de derechos humanos para evitar que acudiesen a eventos públicos con la presencia del Papa. Tampoco se permitió a las Damas de Blanco hablar con Benedicto XVI.

 

"Las palabras del Papa tendrán eco"

El Papa también se reunión con Fidel Castro.

El Papa también se reunión con Fidel Castro.

La visita del Papa a Cuba estuvo cargada de expectativas desde un principio, “pero hay que subrayar que se trató de una visita netamente pastoral. Sólo se aludió a temas políticos en tono discreto, pero el tema central fue dar nuevo vigor a la presencia de la Iglesia en ese país”, señala la politóloga Christina Moebus, autora de un estudio sobre el rol de la Iglesia Católica en Cuba para la Fundación Friedrich Ebert, en conversación con DW.

“Las palabras del Papa tendrá un gran eco y reavivarán el debate, tanto en la sociedad cubana como en sus plataformas eclesiásticas”, que, según la experta, gozan de una relativa libertad de opinión. Pero la Iglesia como institución es la que se hizo presente en Cuba para afirmar su posición.

 

¿Apertura religiosa favorecerá una mayor apertura política?

Misa ofrecida por Benedicto XVI en la Plaza de la Revolución de La Habana.

Misa ofrecida por Benedicto XVI en la Plaza de la Revolución de La Habana.

La Iglesia como Institución no está tan anclada a la sociedad cubana como en otros países de América Latina. Sin embargo, la población cubana tiene un vínculo muy estrecho con la espiritualidad y la religión. En Cuba, además del catolicismo, se practica el sincretismo, una mezcla de elementos de la fe católica con cultos de origen africano. Al respecto de la evolución del número de fieles católicos, la experta asegura que el número de bautismos aumentó desde la última visita de Juan Pablo II en 1998.

Si bien el Gobierno cubano ha dado muestras de una mayor apertura económica en los últimos tiempos, la politóloga subraya que en Cuba todo se desarrolla más lentamente que en otros países, y que no cree que la visita del Papa pueda ser un gran aporte en cuanto a una apertura política. “El régimen está dando pequeños pasos, pero Cuba seguirá siendo, por ahora, un sistema unipartidario”, dice.

Para la experta, en la sociedad civil cubana, a diferencia de lo que muchos creen, se está llevando a cabo un debate importante. Y la Iglesia como tal ofrece una muy buena plataforma en la cual la crítica es posible, una plataforma que está abierta a la sociedad. “Ya antes de la visita del Papa se produjeron detenciones y se prohibieron manifestaciones. Por eso no hay que esperar demasiado en cuanto a un debate sobre los derechos humanos en Cuba. Los pequeños pasos son justamente los que pueden tener realmente éxito en este momento”, dice.

 

Cambios lentos y diferencias en la sociedad civil cubana

¿Aporta la visita del Papa algo a un cambio en Cuba?Benedict XVI (L) and Cuban President Raul Castro (R) talk during a photo opportunity as an interpreter stands between them after a meeting at the Consejos de Estado on the second day of his three day visit on March 27, 2012 in Havana, Cuba. Fourteen years after Pope John Paul II visited Cuba, Pope Benedict is making his first trip to the communist country. (Photo by Joe Raedle/Getty Images) - eingestellt von gri

¿Aporta la visita del Papa algo a un cambio en Cuba?

Lo que queda por verse es si este viaje del Papa promoviendo la libertad religiosa fortalecerá, al mismo tiempo, una participación más activa de la sociedad cubana para generar e implementar cambios. Para opositores, como la bloguera Yoani Sánchez, la visita del Papa le sirve al régimen para pulir su imagen hacia fuera, pero muchos cubanos y también la comunidad internacional albergan, a pesar de eso, la esperanza de que se produzca una mayor apertura en el país y que se dé lugar a un diálogo más sincero y más crítico con respecto a la situación de los derechos humanos en el país.

“Desde el punto de vista del régimen, hay gente que ejerce un tipo de crítica conforme a lo que está permitido, y hay otros que no”, explica Christina Moebus. Y añade que, para una parte de la sociedad civil cubana no es correcto que la Iglesia tome posición de ese modo, que se coloque en una situación en la que seguramente saldrá beneficiada o, si se quiere, en una especie de “matrimonio forzado” con el régimen de Castro, porque de esa forma estaría, de algún modo, legitimando al régimen. “Pero también hay quien piensa que se debe establecer un diálogo para poder avanzar, y que sin diálogo no hay posibilidad de cambiar nada. Se trata de una diferencia interna esencial dentro de la sociedad cubana”, señala Moebus. Hay voces críticas que rechazan de plano ese diálogo con la Iglesia, mientras otros creen que ofrece una posibilidad más de apertura.

Al cierre de la visita del Papa, la investigadora subraya que la presencia del Sumo Pontífice brinda ventajas, tanto para la Iglesia como para la sociedad cubana. Según su opinión, la Iglesia y los feligreses logran una mayor libertad, tanto material como espiritual, y el Estado cubano obtiene, en definitiva, apoyo para afirmar su política social, además de contar con el apoyo de la Iglesia en cuestiones que atañen al pluralismo de opinión y a los derechos humanos. Seguramente, la visita del Papa reavivará los debates, y le ha dado la oportunidad al régimen de demostrar su voluntad seguir adelante con la tendencia al cambio. “Se trata simplemente de un diálogo pragmático que es ventajoso para ambas partes”, dice Christina Moebus.

Autora: Cristina Papaleo
Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda