Violencia en la Bundesliga: ¿cómo pararla? | Deportes | DW | 02.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Violencia en la Bundesliga: ¿cómo pararla?

La violencia en el ámbito del balompié germano es alarmante. Para enfrentar efectivamente ese problema, la Federación Alemana de Fútbol debería pedir ayuda a los hinchas en lugar de endurecer las sanciones. Un análisis.

default

Los hinchas deberían ser invitados a la discusión sobre la violencia en el fútbol.

Trifulcas en Dortmund y Fráncfort, violencia dentro y fuera de los estadios… Ya era hora de que la clase política germana y los líderes de la Federación Alemana de Fútbol (DSB) se pronunciaran sobre un fenómeno social que hasta hace poco fue desestimado como si se tratara de episodios aislados de vandalismo. A principios de este año, el comisionado de seguridad de la DFB, Helmut Spahn, aseguró que la violencia no era un problema en el ámbito del balompié; eso lo dijo en una cumbre dedicada al tema, en la que se habló y se prometió mucho.

Algunos sostienen que el encuentro en cuestión no fue productivo porque no se involucró a los “ultras”. Así se denomina en Europa a los grupos organizados que manifiestan apoyo efusivamente –unos más violentamente que otros– a sus respectivos equipos de fútbol. Los críticos de los ultras alegan que éstos no están dispuestos a respetar las reglas de comportamiento en los estadios ni las normas de convivencia cívica fuera de ellos. Por su parte, estos hinchas no se sienten tomados en serio por la élite que lleva las riendas del espectáculo deportivo y mucho menos por los agentes policiales, con quienes sostienen una relación hostil y de pocas palabras.

Aumentan los ataques contra los policías

Helmut Spahn DFB Sicherheitsbeauftragter

Spahn, comisionado de seguridad de la DFB, desestimó la magnitud del problema de la violencia.

Este es un problema serio porque esa enemistad convierte a las fuerzas de seguridad pública en blanco de agresiones. Sin embargo, es necesario aclarar que, aunque los hinchas más violentos suelen pertenecer a las filas de los ultras, no todos sus miembros son personas violentas. También es importante destacar que no todos los policías actúan de manera razonable de cara a los ultras. Esas y otras variables deben ser consideradas por las autoridades si se quiere poner coto a la violencia en lugar de intensificar los conflictos.

Quienes investigan el fenómeno de la violencia urbana observan que los agentes policiales son percibidos con cada vez mayor frecuencia como el enemigo. Y los garantes del orden están conscientes de ello: la policía registra actualmente el número más elevado de heridos en el marco de los desmanes cometidos por hinchas violentos, lesionados sobre todo por dispositivos pirotécnicos. Muchos piensan que basta con restringir el uso de pirotecnia para controlar la violencia generada por los ultras, pero los hechos demuestran que no es así.

Frankfurter Fans brennen Feuerwerkskörper ab

Las formas de vandalismo vistas en el campeonato de la Bundesliga van más allá de la piromanía.

La pirotecnia no es, por sí sola, un arma

Las imágenes de banderas ardiendo en las gradas y los tumultos registrados frente a los estadios o en las áreas de servicios al margen de las autopistas revelan que los casos de vandalismo consumados durante el más reciente campeonato de la Bundesliga no tienen nada que ver con los fuegos artificiales que se encienden al principio de los juegos o cuando un equipo anota un gol. Quienes han presenciado un partido en un estadio italiano suelen quedar positivamente sorprendidos por las luminosas coreografías creadas con mecanismos pirotécnicos.

Con pocas excepciones, en los estadios alemanes está prohibida la pirotecnia. La razón: el humo y el calor creado por esos dispositivos puede causar heridas serias, sobre todo cuando las gradas están repletas de gente. De ahí que los partidarios de los fuegos artificiales –entre ellos muchos miembros de los ultras– aboguen por que se permita encender mecanismos pirotécnicos de manera planificada y sólo en áreas determinadas, y rechacen el uso de los artefactos más peligrosos; ellos condenan también el lanzamiento de las luces de bengala hacia el campo de juego.

Es necesario oír y entender a los ultras

Fußball Sicherheit im Stadion Fankrawalle Köln Frankfurt

También la policía debe preguntarse si su actuación no empeora los conflictos en lugar de solucionarlos.

¿Cómo hacer frente al fenómeno de la violencia asociada a los ultra? ¿Interrumpir los juegos cuando se cometan actos de vandalismo? ¿Suspenderlos? ¿Dejar fuera del estadio a los hinchas de uno u otro equipo? ¿Reducir el número de boletos disponibles para determinadas asociaciones de fans? Los propios ultras desaconsejan la implementación de medidas como estas porque con ellas sólo se intensifica la cohesión del grupo y se estimula el efecto de solidaridad, enfatizando además que estas estrategias no ayudan a aislar a los hinchas violentos que se pretende identificar.

Este mes, cuando se vuelvan a reunir los políticos y los representantes de las asociaciones y federaciones futbolísticas para tratar el asunto de la violencia en el mundo del balompié, deberían abstenerse de endurecer las reglas y las sanciones sin reflexión previa, y dejar de generalizar cuando hablan del comportamiento de los hinchas. Deberían, más bien, seguir el ejemplo que se intenta sentar en Hanover: en esa ciudad se procura reducir el número de policías apostados en las calles durante los días en que hay partidos, sustituyéndolos por “gerentes de conflictos” especialmente preparados para resolver enfrentamientos con hinchas violentos.

Además, la policía debería preguntarse si su propia actuación contribuye más a empeorar los conflictos que a solucionarlos. Pero, sobre todo, en la mesa de discusión deberían estar presentes los hinchas. Involucrarlos en la estrategia para controlar la violencia podría servir para identificar y castigar a aquellas personas que, con su actitud agresiva y su tendencia a los actos vandálicos, dañan a las asociaciones de balompié y a los ultras. Los hinchas están llamados a abrir la boca y señalar a quienes originan los tumultos.

Autores: Olivia Fritz / Evan Romero-Castillo
Editora: Rosa Muñoz Lima

DW recomienda