Violencia en escuela de inmigrantes y perdedores | Alemania | DW | 31.03.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Violencia en escuela de inmigrantes y perdedores

El alto grado de violencia imperante en una escuela de un barrio marginal de Berlín ha puesto sobre la mesa una vez más las falencias del sistema educativo alemán y los resultados de una errada política de integración.

Entrada de la escuela Rütli, en Berlín-Neukölln.

Entrada de la escuela Rütli, en Berlín-Neukölln.


En Rütli, una escuela de enseñanza secundaria de Neukölln, un barrio marginal de la capital alemana, las puertas y los cuadros de las paredes fueron destruidos hace ya tiempo; el puesto de director titular de la escuela está vacante hace años; las clases son interrumpidas constantemente por objetos voladores y entre el alumnado -compuesto en un 82% de extranjeros- rige claramente la ley de los puños.

Los buenos, los malos y los que nadie quiere

El pedido de socorro del cuerpo docente ha puesto sobre la mesa un complejo problema, cuyos dos aspectos más relevantes son la fallida política de integración de Alemania y el socavado sistema educativo germano. La carta redactada por el personal docente de Rütli, que fue publicada por el diario Tagesspiegel de Berlín, informaba de la anárquica y violenta situación de esta realschule, que podría llegar a ser el estado de cosas en cualquiera de los establecimientos pedagógicos de este tipo de plantel, que representa el nivel más bajo de los tres que prescribe el sistema escolar alemán.

Rütli-Hauptschule in Berlin

Rütli: está mal, pero podría llegar a ser peor.

Al gymnasium van los mejores y, una vez logrado el bachillerato después de 13 años de escolarización, su objetivo final es la educación superior. A la realschule asisten los no tan buenos y su meta son las formaciones profesionales de nivel medio y bajo, a las que se puede acceder después de 10 años en la banca escolar. Y a la hauptschule va el resto, los que quedan.

Si bien el sistema es permeable y, con esfuerzo y fuerza de voluntad, un alumno de una hauptschule puede llegar a obtener el bachillerato y acceder con ello al estudio universitario, el fichaje realizado entre los nueve y los diez años, por lo general, estigmatiza a los niños. Curiosamente, de barrio obrero, marginal y de inmigrantes saldrán más candidatos a realschule y hauptschule que de un barrio residencial con alto porcentaje de población alemana.

Reacciones políticas

Por disposición de la secretaría de Educación de Berlín, la entrada de los alumnos a Rütli estuvo vigilada -un día después del grito de socorro que tuvo amplia difusión en la prensa alemana- por media docena de policías, que si bien no controlaron las maletas de los chicos como exigían algunos, supuestamente se encargarán de imponer el orden que ni el personal docente ni las familias han logrado. Aparte de esta por demás controvertida medida, destinando a la escuela un psicólogo y un asistente social y con el anuncio de la visita de la encargada federal de Integración, Maria Böhmer, se pretende aliviar la latente enfermedad corrosiva que se ha puesto de manifiesto en Rütli.

Páginas 1 | 2 | Artículo completo

DW recomienda