Viernes para el futuro: ¿Qué tan serio es el movimiento? | El Mundo | DW | 28.03.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Viernes para el futuro: ¿Qué tan serio es el movimiento?

Los críticos califican a los activistas de "Fridays for Future" como estudiantes que no quieren ir la escuela, dudando de la esencia de las huelgas. ¿Qué tan serio es el movimiento juvenil?

En realidad, Sebastian Grieme es un estudiante de último año de secundaria. Pero el joven de 19 años dice: "Mis prioridades en este momento son un poco distintas". Doce horas diarias, y a veces más, invierte actualmente en el trabajo de Fridays for Future, en español: Viernes para el futuro. "Las protestas no son suficiente, la mayor parte de nuestro trabajo lo hacemos en nuestro tiempo libre". Este martes (26.03.2019), trabajó en el catálogo común de demandas junto con otros miembros del movimiento y preparó noticias para los grupos de todo el país. Eso hizo desde las nueve de la mañana hasta las dos de la madrugada.

Catálogo común de demandas

Grieme es uno de los 100 miembros del Grupo de trabajo documento de petición común. Su objetivo es lograr un catálogo conjunto y nacional de demandas del movimiento "Fridays for Future" para toda Alemania. Para el desarrollo del texto, han mantenido charlas con científicos y han leído informes científicos. Grieme afirma haber trabajado el informe del el Informe IPCC sobre el Cambio Climático de la ONU, de unas 150 páginas. "Con base en eso intentamos transmitir demandas más concretas al ámbito político".

Desde mediados de diciembre de 2018, estudiantes de toda Alemania han estado saliendo a las calles los viernes para exigir una política climática más sostenible. Su referente es la activista ambiental sueca de 16 años Greta Thunberg, que llamó la atención internacional con una huelga de estudiantes de varias semanas y desencadenó las protestas de los viernes en todo el mundo. Thunberg quiere apoyar al movimiento alemán en Berlín este viernes.

Intentos de desacreditación pública

Greta Thunberg.

Greta Thunberg.

Los críticos dicen que "Fridays for Future" es solo un movimiento emocional sin mucho trasfondo serio. El líder del Partido Liberal en Alemania (FDP), Christian Lindner, manifestó recientemente que la política climática es "cosa de profesionales". Y el exalcalde del barrio berlinés Neukölln, Heinz Buschkowsky, escribió hace poco en un artículo de opinión para el periódico "Bild", que "la mayoría de los manifestantes jóvenes no quieren ni entender bien las cuestiones de los viernes para el futuro" y simplemente las toman como una "licencia de absentismo escolar". Y Buschkowsky no es el único que les reprocha eso.

Estas declaraciones incomodaron al estudiante de secundaria Sebastian Grieme, y en respuesta dijo: "Si el señor Lindner nos dice que debemos dejar eso a los profesionales, entonces le pregunto si ha leído el informe del IPCC". Asimismo, Grieme rechaza las acusaciones de absentismo escolar, y en este punto lo respaldan las encuestas realizadas por investigadores especializados en protestas sociales, quienes también concluyen: "El ausentismo escolar definitivamente no es la razón para que la gente se una a las manifestaciones", según dice el profesor Sebastian Koos, del Instituto de Política y Administración Pública de la Universidad de Constanza. Hizo que los estudiantes que participaron en la manifestación del 15 de marzo en Constanza dijeran cuáles eran sus motivos para estar allí. Casi el 90 por ciento de los jóvenes negaron que las protestas del viernes fueran una buena oportunidad para faltar a la escuela. "Hay que dejarlo claro: ese viernes llovió y hubo tormenta en Constanza. El clima fue realmente catastrófico y los que hayan querido faltar a la escuela con certeza no estuvieron en las protestas", afirma Koos en una entrevista con DW.

Sophia Salzberger, la estudiante que organiza las protestas "Friday for Future" en Lepizig, también considera que estas acusaciones son absurdas. "Yo diría que este es un trabajo de medio tiempo. Yo trabajo fácilmente diez o veinte horas a la semana para los Viernes para el futuro", sostiene. "Y luego me dicen que solo hago esto para faltar a la escuela. Creo que, si lo quisiera, hay otros métodos más fáciles para ello que unirse a un movimiento juvenil global".

Decisiones desde la democracia de base

El movimiento "Fridays for Future" afirma tener más de 350 grupos locales. Cada grupo local envía un delegado, el así llamado "Deli", a un pleno nacional. Quien, a su vez, se reúne una vez por semana mediante una conferencia telefónica y discute, entre otras cosas, cuándo se llevará a cabo la próxima gran huelga, y si debería haber una cuenta de donación o si habrá políticos  invitados a estas acciones. Los grupos locales deciden sobre sus respectivas propuestas y, una semana después, el plenario vota sobre las resoluciones. Los activistas de "Fridays for Future" llaman a esto "democracia de base". Se comunican a través de grupos de WhatsApp, Instagram, Facebook, Telegram o Slack. Hay un departamento de prensa que reacciona en cuestión de minutos si hay consultas de parte de periodistas y difunde mensajes.

Luisa Neubauer: la versión alemana de Greta Thunberg

Luisa Marie Neubauer (segunda de la izqda..), la Greta Thunberg alemana.

Luisa Marie Neubauer (segunda de la izqda..), la "Greta Thunberg alemana".

Luisa Neubauer, una estudiante de geografía de 22 años, es una de las cabezas que crearon las protestas alemanas de "Fridays for Future". Los medios de comunicación alemanes se refieren a Neubauer como la versión alemana de Greta Thunberg. Neubauer conoció a Thunberg en la Cumbre del Clima en Katowice. "Me di cuenta de que tenemos  mucho que cambiar y hacer ruido rápidamente", dice Neubauer en una entrevista. "Nuestras protestas generan presión pública en los responsables de las tomas de decisiones, y esto aumenta la presión para actuar". Sus peticiones clave son: el cumplimiento del objetivo de 1.5 grados y una salida más rápida del carbón como fuente de energía eléctrica, no recién para 2038, como lo dicidió la política nacional alemana.

Investigadores acreditan éxito para los jóvenes

Los investigadores de la protesta están impresionados por el creciente movimiento. "Han incluido el cambio climático en la agenda de una forma completamente diferente a la que conocíamos", dice el investigador de las protestas Sebastian Haunss, profesor de la Universidad de Bremen. Cree que los jóvenes ya están haciendo lo correcto para convertirse en un movimiento social sostenible. "No se dedican a buscar acciones espectaculares, no dependen de celebridades prominentes como interlocutores, sino de la propia convicción local". Y: "Lograron que las personas hicieran algo que de otra manera no lo harían". Muchos participantes de las manifestaciones de los viernes se arriesgan con ausencias injustificadas. Pero Haunss opina que para persistir realmente, necesitan aliados. "Necesitan otros actores que los apoyen, que se ocupen de sus preocupaciones".

Estos actores fueron conseguidos por "Fridays for Future" en las últimas semanas. La Alianza para el Medio Ambiente y la Conservación de la Naturaleza (BUND), una organización no gubernamental, publicó una declaración oficial de solidaridad. Políticos de casi todos los partidos políticos declararon su solidaridad con los "Fridays for Future", incluso la canciller Angela Merkel elogió el compromiso de los jóvenes. Y los "profesionales" también apoyan el movimiento; 23,000 científicos, los "Scientists for the future", en español científicos para el futuro, firmaron una declaración de apoya a las manifestaciones.

El "Efecto Greta" moviliza

El investigador de protestas Sebastian Koos, de Constanza, también cree que "Fridays for Future" tiene el potencial de convertirse en un movimiento a largo plazo. Él habla del "efecto Greta": los jóvenes han visto que pueden hacer la diferencia. El tamaño del movimiento no solo depende de la movilización de otros grupos, sino también de la medida en que los jóvenes se sigan involucrando en el trabajo político clásico y no poner toda la carga sobre "Friday for Future", dice Koos. Y afirma que muchas peticiones todavía son algo abstractas. "Creo que el siguiente paso es nuevamente formular metas políticas concretas".

Sebastian Grieme trabajará en ello en las próximas semanas. Aunque también le preocupa algo: "No es que tengamos que hacer algo nuevo", dice Grieme. "Solo exigimos lo que los políticos nos han prometido durante mucho tiempo".

(pana/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Publicidad