Vieja cultura andina conocía la rueda | Ciencia y Ecología | DW | 19.07.2002
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Vieja cultura andina conocía la rueda

Investigadores del Museo Reiss Engelhorn de Mannheim afirman haber descubierto que los antiguos pobladores del Perú conocían la rueda. Exposición en Alemania sobre los indios Nasca abrirá el fin de semana.

Las viejas culturas preincaicas sabían más de lo que se cree.

Las viejas culturas preincaicas sabían más de lo que se cree.

Seguramente la historia de los antiguos pueblos sudamericanos tendrá que revisarse. Eso afirman los científicos del Museo Reiss Engelhorn de Mannheim quienes hicieron público un descubrimiento que arroja nueva luz sobre una antigua cultura incaica: los nasca. Al estudiar varias piezas de cerámica, los investigadores descubrieron que las antigua cultura prehispánica, que habitaba la región de los Andes conocía la rueda.

Desde el año cero, los antiguos pobladores usaban la rueda como herramienta para la producción de objetos de arcilla. "Somos los primeros en comprobar este hecho" dijo el subdirector de los Museos Reiss Enghorn, Michael Tellenbach.

El arqueólogo y sus colaboradores analizaron varias piezas de barro de los indios "Nasca." El Museo preparaba una exposición sobre esta antigua cultura que abre sus puertas al público este 21 de julio. Al observar y comparar distintas vasijas y ollas se dieron cuenta de que fueron fabricadas con tornos primitivos basados en el movimiento de una rueda que hacía girar la arcilla que se modela. "Eso es una gran sorpresa, hasta ahora se creía que la rueda y el carro eran completamente desconocidos en el nuevo mundo -dijo Tellenbach- ahora tendrán que escribirse nuevamente los libros de historia."

El uso de la rueda no se había comprobado

La comunidad científica parte del hecho de que fueron los españoles los que llevaron la rueda a Sudamérica. Solo ha habido un intento por echar a tierra esta teoría. En 1978, el historiador de arte Terrence Grieder, de la Universidad de Texas, afirmó que las culturas incaicas fabricaron sus objetos de arcilla a partir de la rueda, pero nunca pudo comprobar su tesis.

Las enigmáticas figuras sobre vasijas y textiles de esta cultura han fascinado y despertado la curiosidad de investigadores desde hace décadas. La exposición de Mannheim ordena los diferentes motivos y explica su identidad. ¿ Porque eligieron los antiguos artesanos determinadas plantas y animales, transformándolos en seres híbridos ?

Los investigadores intentan responder a estas y otras interrogantes. Se preguntan por ejemplo que papel jugó el entorno climático y la exhuberante naturaleza de su entorno, al representar la cultura Nasca su propio mundo.

Los objetos aluden a seres que provocan inundaciones y plagas pero también evocan la lluvia fecunda. Hay escenas que hablan de sacrificios y de la fertilidad, temas que tienen una gran importancia en el viejo Perú. La página internet informa sobre estos y otros aspectos de la exposición en lengua alemana (www.reiss-engelhorn-museen.de).

Una cultura enigmática

La cultura Nasca surgió en el antiguo Perú entre los años 200 A.C y 600 D.C., el período que en el mundo científico se conoce como "Intermedio Temprano," En total se consideran cinco los períodos en la historia prehispánica en el país andino, siendo el Intermedio Temprano el segundo. Al sur del país sobre la costa del pacífico vivió el pueblo nasca, famoso por las misteriosas líneas que llevan su nombre.

Existen distintas teorías que explican el origen de las líneas de Nasca, dibujadas a gran escala sobre una superficie que puede ser observada tan sólo a una altura considerable. Hace dos mil años los antiguos nascas realizaban ceremonias mágico religiosas que anunciaban la llegada de las estaciones. El alemán Von Daniken afirmó que las líneas son pistas de aterrizaje para naves extraterrestres. La investigadora María Reiche sostiene que se trata de un calendario astronómico.

Las piezas de la cultura Nasca serán exhibidas junto con textiles y objetos diversos del 21 de Julio al 20 de octubre en las instalaciones del Museo Reiss Engelhorn en Mannheim.