Verdadero o falso: el discurso de Donald Trump en la Casa Blanca, sometido a verificación | El Mundo | DW | 28.08.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Verdadero o falso: el discurso de Donald Trump en la Casa Blanca, sometido a verificación

Donald Trump usa fuegos artificiales, música y mucha emoción para presentarse como un gran patriota. En su discurso de nominación hace empero, muchas afirmaciones falsas. Nuestra verificación de hechos.

En su discurso, Trump continuó la leyenda de la exitosa lucha contra el virus de China.

En su discurso, Trump continuó la leyenda de la exitosa lucha contra el "virus de China".

El mero hecho de que Donald Trump diera el discurso de campaña más importante para su partido en su residencia oficial, la Casa Blanca, causó debate en Estados Unidos. La mezcla de cargos y candidaturas es contraria a todas las tradiciones democráticas, dicen los críticos. La evaluación de su hija Ivanka Trump poco antes de su discurso fue bastante acertada: "Washington no ha cambiado a Donald Trump, pero Donald Trump ha cambiado a Washington".

Uno de los principios centrales del Washington político, que le gustaba criticar, cambió fundamentalmente durante su mandato: el razonamiento basado en hechos. Su equipo de asesores inventó el término "hechos alternativos" que se ha hecho popular entre los populistas de todo el mundo. Trump crea verbalmente su propia realidad - esto no ha cambiado en su discurso de campaña en el período previo a las elecciones presidenciales de EE.UU. el 3 de noviembre. Sometemos sus declaraciones más importantes a la verificación de hechos.

¿Un fantástico balance de la pandemia?

Trump trató de presentar su gestión de crisis lo más positivamente posible. "Entre las naciones más importantes, EE.UU. tiene una de las tasas de mortalidad más bajas del mundo. La mortalidad en la Unión Europea es tres veces más alta que la nuestra", dijo Trump, añadiendo una crítica a los medios típica de él: "No escriben sobre eso. No quieren que sepas estas cosas".

Trump habla, a menudo, sobre la relación entre mortalidad y casos de contagios con coronavirus registrados para enfatizar la supuesta buena gestión de EE.UU. Pero su afirmación es errónea: según la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos ocupa actualmente el 51º lugar en mortalidad, lo que dista mucho de ser una buena posición entre los 170 países en lista. Si observamos la mortalidad en relación con la población, la situación parece aún peor: estadísticamente casi 55 muertes por 100.000 habitantes significa el undécimo lugar en este ranking de horror. Es cierto que países como Bélgica (86 muertos por 100.000 habitantes), España (62) e Italia (59) siguen estando por delante de Estados Unidos en este aspecto. Pero la mayoría de los estados miembros de la UE como Francia (46), Alemania (11) o Polonia (5) están en una posición mucho mejor que Estados Unidos. Y en cifras absolutas, EE.UU. siguen estando a la cabeza de la lista mundial de contagios.

¿Suficientes ventiladores para todos los pacientes?

En su discurso, Trump continuó la leyenda de la exitosa lucha contra el "virus de China", como él llama el SARS-CoV-2. "Ningún estadounidense que necesitara un respirador dejó de recibirlo. Esto es un milagro". El único milagro aquí es la falta de memoria de Donald Trump. Cuando el coronavirus golpeó a Nueva York en marzo con toda su fuerza, el gobernador Andrew Cuomo lanzó un llamado de ayuda. Necesitaba 30.000 respiradores, pero sólo había recibido 400 del gobierno federal. "¿Qué haremos con 400 máquinas cuando necesitamos 30.000? Subestiman la magnitud del problema", despotricó Cuoumo, preguntando quién debe elegir a las personas que tienen que morir.

La afirmación de Trump es un prejuicio, dijo Donal O'Sullivan, profesor de la Universidad Estatal de California en Los Ángeles, en entrevista con DW. El politólogo e historiador cree que la tergiversación de Trump es una distracción de la fallida gestión de la crisis. "No se menciona que muchos hospitales no tenían suficientes materiales de protección, además de los ventiladores que faltaban, y que más de 6.000 enfermeras y cuidadores murieron en la pandemia a causa de esto".

¿Un luchador por la población afroamericana?

Esta declaración puede haber hecho que algunos ciudadanos estadounidenses reflexionen: "Digo con gran humildad que he hecho más por la comunidad afroamericana que cualquier otro presidente desde Abraham Lincoln", afirmó Trump a su audiencia en el jardín de la Casa Blanca. Esta declaración es especialmente notable en estos días. Varios casos de violencia policial racista han dado lugar a protestas masivas, como ocurre actualmente en Kenosha.

Especialmente los ciudadanos afroamericanos en las redes sociales consideran la declaración de Trump una afrenta. En los 150 años transcurridos entre los mandatos de Lincoln y Trump, ha habido presidentes como Lyndon B. Johnson, que hizo mucho por los derechos civiles con la Ley de Derechos Civiles y la Ley de Derecho al Voto, y por primera vez concedió a la población afroamericana plena igualdad constitucional.

Trump basó su declaración en el hecho de que la tasa de desempleo había caído a un mínimo histórico, incluso entre los afroamericanos. Sin embargo, omitió el hecho de que la población negra se vio particularmente afectada por las repercusiones económicas de la pandemia y que la tasa de desempleo ha aumentado desde entonces a un nivel sin precedentes.

¿Miserables resultados en encuestas para los demócratas?

Durante semanas, los encuestadores han dicho que el presidente en ejercicio va a la zaga de su contrincante Joe Biden en la carrera por la Casa Blanca. Pero cuando se le pregunta a Trump sobre la candidatura demócrata, dice: "Sus números en las encuestas están cayendo en picada". Y debido a esto, los demócratas están hablando cada vez más de disturbios en las ciudades. La realidad es otra: Biden ha logrado incluso aumentar su ventaja en las encuestas últimamente: desde la convención del Partido Demócrata, ha subido la nada despreciable cifra de 10 puntos porcentuales, y tal como están las cosas, Biden también podría estar en cabeza en los Estados "swing”, que votan, una vez por partido, otra vez por el otro.

Al politólogo Donal O'Sullivan no le sorprende que las palabras de Trump estén tan lejos de la realidad:  "Trump está completamente obsesionado con los números de las encuestas y los índices de audiencia. Pero lo que le preocupa aquí es simplemente demostrar su fuerza y lucir".

En resumen, Trump está tergiversando los hechos.

En su discurso de campaña más importante, Donald Trump no tuvo reparo en ignorar la verdad de los hechos para lucir con falsedades. Para el experto O'Sullivan, "poco de lo que Trump ha dicho es verdad".

(jov/er)

 

DW recomienda