Venezuela repudia sanciones de la UE contra el “pueblo” | América Latina | DW | 13.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Venezuela repudia sanciones de la UE contra el “pueblo”

El Gobierno de Nicolás Maduro calificó las medidas adoptadas por Bruselas como “ilegales, absurdas e ineficaces” y llamó a la UE a desmarcarse de Estados Unidos.

Por medio de una nota publicada por la cancillería de Venezuela, el Gobierno de ese país de Sudamérica repudió este lunes (13.11.2017) las sanciones que le impuso la Unión Europea, entre ellas un embargo de armas y un veto al material que puede utilizarse para la "represión interna” contra la ciudadanía, señalando que se busca "imponer ilegales, absurdas e ineficaces” medidas que irían dirigidas "contra el pueblo”.

"El Consejo Europeo pretende además convencer al mundo de un supuesto consenso entre sus Estados miembros para adoptar medidas hostiles, cuando la realidad es que las grandes economías europeas ejercieron notables presiones hacia el resto de los Gobiernos del bloque y hacia las propias instituciones de la UE", prosigue el escrito, que advierte que se sienta un "peligroso precedente en las relaciones con América Latina”.

Según Caracas, la UE ha tomado esta decisión "violando descaradamente el derecho internacional", "siguiendo línea de conducta de Washington con argumentos calcados de los documentos sancionatorios que contra Venezuela y su pueblo ha generado" el Ejecutivo de Donald Trump, y recuerda que "las pretendidas sanciones no solo agreden al pueblo venezolano sino también al casi millón de europeos que escogieron nuestro país como su hogar y que han sufrido directamente los embates de la violencia política y económica generada por la oposición”.

No contribuye a la concordia

Recordemos que los ministros de Exteriores de la UE acordaron imponer sanciones, que además de las antes citadas incluye la posibilidad de abrir medidas punitivas selectivas contra los responsables de la violencia y el congelamiento de activos de personas acusadas de violar derechos humanos. Venezuela también exigió a la UE cesar en sus actuaciones

"inamistosas" y desmarcarse de la agenda belicista e intervencionista de Estados Unidos.

Para Caracas, las acciones de Bruselas "lejos de contribuir con la concordia y la paz en Venezuela”, solo han ayudado al "fracaso del diálogo nacional” y han servido para "favorecer a quienes han generado violencia política, muerte y destrucción como mecanismos para acceder al poder”. El Gobierno de Maduro agregó que ante hechos como este "se reserva la toma de decisiones en distintos ámbitos para garantizar la defensa de la paz y soberanía nacional".

DZC (EFE, dpa)

DW recomienda