Vacaciones con el equipo | Deportes | DW | 15.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Vacaciones con el equipo

En Alemania no son pocos los aficionados que recorren el mundo con sus equipos de fútbol preferidos, y que planean las vacaciones de invierno y verano para asistir a las concentraciones de pretemporada.

El turismo futbolístico es muy popular en Alemania, tanto, o incluso más, que aquel en el que los destinos son sitios históricos. Si en el segundo se ofrecen paquetes con guías que explican la importancia de los lugares que se visitan, el primero incluye entradas a los partidos y un recorrido por el estadio del equipo anfitrión.

El atractivo de la pretemporada

En el verano, considerado la temporada alta de las vacaciones de los alemanes, pero también en invierno, cuando la mayoría de los ciudadanos tienen dos o tres semanas libres por las festividades de fin de año, los aficionados al fútbol empacan maletas para marcharse con sus equipos a las sedes de las concentraciones de pretemporada.

Aunque la mayoría de los seguidores organizan los desplazamientos por su cuenta, de forma individual, cada vez son más las peñas de aficionados que a lo largo del año planea una “fuga” de su vida cotidiana para ir a ondear las banderas de su club preferido allí donde entrenan los jugadores, a los que animan durante las sesiones de prácticas.

Hay varias razones que impulsan a los fans a emprender esos viajes, pero la más importante es sin duda la facilidad de acceso a las estrellas, a las que tienen más cerca que en casa, durante el estresante campeonato de la Bundesliga. En las concentraciones el ambiente al interior del equipo de fútbol es más relajado, y para los seguidores es mucho más fácil tomarse una foto con sus ídolos, hablar con ellos y cazar un autógrafo o cualquier otro recuerdo para la posteridad.

Además, los clubes alemanes usualmente se desplazan a trabajar en la preparación de sus actividades deportivas a sitios donde el resto de las personas toman vacaciones. En invierno los aficionados son tentados con un atractivo adicional: abandonar el frío de su hogar y cambiarlo por un par de semanas bajo el sol donde los equipos entrenan.

Al alcance de todos

En las pretemporadas las ofertas corren por cuenta de las agencias de viajes, y los precios varían según los destinos. Basta tomar como ejemplo a la afición del Leverkusen, club que preparó la segunda vuelta del campeonato en la cálida región de Algarve, en Portugal.

Los casi 100 seguidores del actual segundo de la Bundesliga que viajaron al país de la península Ibérica tuvieron la posibilidad de alojarse durante una semana en un hotel de cuatro estrellas y media, con desayuno y almuerzo incluidos, en habitación doble, más el vuelo desde Alemania, por menos de 500 euros.

Un lindo paisaje, un clima excelente, y cercanía al equipo preferido. Vacaciones de los aficionados alemanes.

Un lindo paisaje, un clima excelente, y cercanía al equipo preferido. Vacaciones de los aficionados alemanes.

Condiciones similares se ofrecieron para España, donde estuvieron Dortmund, Bremen y Nuremberg, mientras que Turquía era la destinación más costosa, bordeando los 1500 euros, eso sí, por una semana completa para toda la familia (dos adultos y dos niños menores de 9 años), con un programa que contenía comidas y bebidas gratis, vuelos y transporte colectivo a las canchas donde entrenaban, entre otros, el Gladbach, el Berlín y el Hannover.

Los clubes también participan

El negocio del turismo futbolístico crece con tanta fuerza, que los mismos clubes han creado sus propias agencias de viaje, que organizan los desplazamientos de su afición a los partidos de sus equipos fuera de casa.

Los paquetes incluyen el billete de entrada a los juegos y el hotel, en viajes dentro de Alemania, y el vuelo (a veces no de línea comercial sino en charter), una visita guiada a las principales atracciones de la ciudad anfitriona, más un recuerdo coleccionable con carácter de ejemplar único, hecho sólo para esa ocasión, cuando se trata de un evento internacional.

Los cupos que ofrecen los clubes de forma directa son limitados y exclusivos, como los 400 que ha puesto a la venta el Bayern entre sus seguidores interesados en pagar 450 euros por ir a Londres al partido de octavos de final de la Champions League contra el Arsenal. No está de más anotar que la oferta se agota.

DW recomienda

Publicidad