“Una paradoja apenas comprendida en Occidente“ | Cultura | DW | 28.05.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

“Una paradoja apenas comprendida en Occidente“

En septiembre hace 70 años el ejército alemán invadió Polonia. Un nuevo Museo sobre la Segunda Guerra Mundial abrirá sus puertas en Gdansk y aborda el sufrimiento polaco. DW-WORLD habló con su director.

default

Una guerra de exterminio desde el principio: soldados alemanes eliminan las barreras fronterizas con Polonia.

Sr. Machcewicz: en Gdansk, en el lugar en donde comenzó el ataque de la Alemania nazi contra Polonia será inaugurado un museo con una perspectiva europea ¿que es lo que se verá en el nuevo museo?

Pawel Machcewicz: No queremos mostrar la historia de la guerra desde el punto de vista militar, sino desde el punto de vista de la población civil. Se trata de mostrar lo que sufrieron, pero también la resistencia que ofrecieron, que no siempre fue militar. El Estado polaco estaba en la clandestinidad y era integrado en buena parte por instituciones civiles, con escuelas y tribunales secretos. Queremos mostrar el camino de esta guerra que fue el resultado de una ideología criminal del Tercer Reich, que sin eso no se puede entender la radicalización bélica ni la política de ocupación alemana. Queremos mostrar que esta guerra fue desde un principio de exterminio. Con ello corregimos la común creencia de que la guerra se fue volviendo más brutal a partir de la invasión a la Unión Soviética. No fue así y eso es lo que queremos presentar. También queremos abordar las consecuencias de la guerra, que para Europa Occidental fueron distintas que para Europa Oriental. Para los europeos occidentales el fin de la guerra significó la liberación, no estoy hablando de Alemania en donde la situación fue mucho más compleja, pero sí de los franceses y los holandeses. Para Polonia en cambio, el fin de la guerra fue el final de la ocupación alemana pero eso no nos condujo a la libertad. Es una paradoja poco comprendida en Occidente, pero para Polonia y para otros países del este de Europa, el fin de la Segunda Guerra Mundial tuvo lugar apenas en 1989.

Polen Zweiter Weltkrieg Jahrestag Westerplatte

Monumento de Westerplatte en Gdansk. Aquí cayeron los primeros disparos de la Segunda Guerra Mundial.

En Polonia ha sido usted criticado por su concepto. La prensa conservadora y políticos cercanos a los hermanos Kaczynsky le recriminan destacar el sufrimiento de la población polaca y haber omitido la heroica resistencia contra la ocupación alemana.

Estas acusaciones no tienen nada que ver con la realidad y menos con nuestros objetivos. Tan sólo por el hecho de que hayamos partido desde la perspectiva polaca ha sido motivo de protestas. Pero la Segunda Guerra Mundial no sólo fue una experiencia polaca sino europea. Estoy convencido de que el destino específico polaco será más claramente representado si se muestra el contexto comparativo. Podemos entender mejor el significado del Estado polaco clandestino, la gran conspiración contra la Alemania de Hitler, pero también contra la Unión Soviética, si la comparamos con otras formas de resistencia en Europa Occidental. Los ataques a nuestro proyecto tienen un objetivo político. La oposición conservadora cree haber encontrado una manera cómoda para atacar al primer ministro Donald Tusk, que ha puesto su nombre tras este proyecto. Tan sólo porque trabajamos con otros historiadores europeos como Ulrich Herbert de Alemania, Norman Davies de Gran Bretaña y Henry Rousso de Francia, es para algunos círculos de Polonia razón suficiente para rechazar el proyecto.

También en Alemania, en los círculos de desplazados alemanes se observa con gran atención el proyecto del Museo y en parte se le critica. Quisieran una crítica digna de la historia polaca antes de la guerra, cuando los partidos nacionalistas simpatizaban con la expulsión de los alemanes, y mantenían al mismo tiempo excelentes relaciones con el régimen de Hitler, con el que incluso firmaron un acuerdo de amistad.

Gedenken an Warschauer Aufstand

Monumento a la resistencia de Varsovia. Se estima que murieron 200 000 polacos.

Eso es un malentendido. No estamos planteando un museo sobre la historia germano-polaca, para ello tendríamos que remontarnos hasta la época de las órdenes de los caballeros. Es un Museo sobre la Segunda Guerra Mundial y las causas de esta guerra se explican sobre todo con las ambiciones militares, territoriales e ideológicas del Tercer Reich. Eso es lo que debe mostrarse como la principal causa. Antes del estallido de la guerra no había ningún grupo político de seriedad en Polonia que demandara la expulsión de los alemanes o que exigiera demandas territoriales en perjuicio de Alemania. Polonia fue el país que fue invadido.

¿Cómo será la ceremonia de inauguración en Gdansk el 1° de septiembre?

Será un encuentro de mandatarios de distintos países europeos. La canciller alemana Angela Merkel ya confirmó su participación. También viene el presidente Vladimir Putin. Contamos con la presencia de los principales países de la coalición contra Hitler. El monumento de Westerplatte simboliza la heroica resistencia polaca contra la agresión de Hitler. Ahí se encontraba estacionada una pequeña unidad de soldados polacos que durante siete días, del 1° al 9 de septiembre, defendió al país. Ahí será firmada el acta de fundación del nuevo Museo.

Pawel Machcewiccz, nacido en 1966, es historiador en el Instituto de Estudios Políticos en la Academia de las Ciencias Polacas (ISP PAN) y desde el 2000 director de la oficina para la Educación y la Investigación en el Instituto de Conmemoración Nacional en Varsovia.

Autor: Martin Sander

Edición: Eva Usi

DW recomienda