Una especie invasora amenaza los Everglades de Florida | Global Ideas | DW | 10.07.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Global Ideas

Una especie invasora amenaza los Everglades de Florida

El Parque Nacional de los Everglades, en Florida, se enfrenta a una amenaza. Junto con el caimán, quizá su habitante más conocido, se está extendiendo un nuevo depredador, que está causando estragos en su ecosistema.

Ian Bartoszek sosteniendo una nidada de 40 huevos de pitón. (Maria Bakkalapulo)

“Ahora mismo en el campo, muchas pitones hembra, que no hemos atrapado, están sentadas en nidos como éste de los que pronto eclosionarán los huevos”, Ian Bartoszek.

Me encuentro esperando al biólogo Ian Bartoszek, en una cafetería de Davie, Florida. A su llegada causa un gran revuelo con una bandeja gigante que parece transportar profiteroles. Algunos de los clientes habituales se acercan para preguntar si son patatas.

"Son huevos de pitón birmana” dice. "Ahora mismo en el campo, muchas pitones hembra, que no hemos atrapado, están sentadas en nidos como éste de los que pronto eclosionarán los huevos”, explica.

La nidada de 40 huevos desecados que ha traído es muy eficaz para mostrar su punto de vista. Bartoszek, que trabaja para la Conservación del Suroeste de Florida (del inglés, Conservancy of Southwest Florida), siente que es necesario hacer todo lo posible para llamar la atención de la gente sobre los estragos que estas criaturas están causando.

Los Everglades de Florida son conocidos internacionalmente por sus caimanes, pero ahora otro reptil se ha convertido en el rey: la serpiente pitón invasora de Birmania. Originaria del sur y sureste asiático, la especie fue vista por primera vez en los Everglades en la década de 1970, después de ser abandonadas por criadores irresponsables de mascotas. El clima subtropical de temperaturas ideales y la abundancia de presas indefensas, ayudó a que su población se multiplicara magníficamente. Y no sin consecuencias.

Vista general del Distrito de Administración del Agua del Sur de la Florida en el área de los Everglades.(Niall Macaulay)

El ambiente subtropical de los Everglades, con sus temperaturas ideales y abundancia de presas indefensas, ha contribuido a la explosión de la población de pitones birmanos.

Devorando la fauna local a su paso

Según algunas estimaciones, su número podría superar los 150.000 ejemplares. Los enormes reptiles pueden alcanzar una longitud de siete metros y pesar más 110 kilogramos. A su paso devoran la fauna nativa que se encuentran, incluyendo mapaches, zorros, conejos de pantano y aves.

"Hemos registrado una disminución del 99 por ciento en el número de animales de piel fina”, dice Michael Kirkland, biólogo de animales invasores del Distrito de Administración del Agua del Sur de la Florida (SFWMD, por sus siglas en inglés). "Ahora están a la caza de aves zancudas e incluso de caimanes ocasionalmente”.

A medida que disminuyen las poblaciones de mamíferos más pequeños, los efectos se extienden a lo largo de la cadena alimenticia, y los depredadores nativos, como caimanes y panteras en peligro de extinción, pierden sus principales fuentes de alimento.

"Las pitones han aniquilado esencialmente su base de presas en el condado de Miami-Dade, el Parque Nacional de los Everglades y las áreas circundantes. Ahora sospechamos que expandirán su territorio tanto hacia el oeste como hacia el norte”, dice Kirkland.

El ecosistema de los Everglades, que una vez se extendió por más de 16.187 kilómetros cuadrados, se ha visto reducido a la mitad de su tamaño original por la agricultura y la expansión urbana. Ahora, las pitones amenazan con hacer que los claros de los bosques se queden sin vida.

"No hacer nada no es una opción”, afirma Kirkland. Para proteger el resto de la vida silvestre, desde el año pasado existe un programa de caza de pitones, para el cual el SFWMD ha seleccionado un grupo de cazadores.

El programa se ha ampliado recientemente. El Parque Nacional de los Everglades también se está uniendo al esfuerzo, reclutando cazadores y permitiendo el uso de escopetas. Recientemente han aniquilado a la serpiente número 1.100. "Creo que el parque es realmente el epicentro de la invasión de pitones”, opina Kirkland.

El biólogo Ian Bartoszek utiliza una pitón macho con transmisor para localizar a otras pitones hembra. (Conservancy of Southwest Florida)

Los Everglades de Florida son conocidos internacionalmente por sus caimanes, pero ahora otro reptil se ha convertido en rey: la pitón invasora birmana.

Cazando en la oscuridad

Los Everglades son un entorno difícil, una vasta y lenta vía fluvial con una sorprendente variedad de terrenos y cambios estacionales dramáticos. Con un sofocante y bochornoso calor, moscas que muerden, pastos afilados como navajas e incluso árboles venenosos. No es un paseo trabajar aquí como cazador.

Los cazadores pueden pasar una semana entera de 12 horas diarias buscando pitones sin encontrar ni un solo ejemplar, por lo que la perseverancia es clave. Thomas Rahill, uno de los autorizados para acabar con las serpientes, es el fundador de los "Simios del Pantano”, un grupo compuesto en su mayoría por veteranos militares dedicados a la lucha contra las especies invasoras.

Rahill es muy consciente de los peligros del trabajo. "Cuando te encuentras con una pitón grande, da igual dónde estés, es un animal muy peligroso, tienes que saber lo que estás haciendo”, enfatiza.

Una vez que se pone el sol, la oscuridad impenetrable desciende rápidamente sobre los claros. Rahill enciende un foco sobre el techo de su vehículo para alumbrar los diques, en los que pueden aparecer las pitones. Rahill explica que la mayoría de las 500 serpientes capturadas por los "Simios del Pantano”, fueron encontradas precisamente en estos lugares, especialmente de noche. Estos son lugares perfectos para que estos depredadores de sangre fría se calienten. La serpiente pitón es una especie ectoterma, cuya regulación de la temperatura corporal depende de fuentes externas, como la luz solar o una superficie de roca caliente.

Los cazadores también caminan a lo largo de los diques, buscando cada agujero y madriguera. Para localizar los nidos de pitón emplean cámaras boroscópicas, cuyos cabezales son muy pequeños. A medida que avanzan, cubren los agujeros con hierba seca, volviendo más tarde para comprobar si ha habido cambios.

Un grupo de personas sosteniendo una serpiente. (Swamp Apes)

Los “Simios del Pantano”, un grupo compuesto en su mayoría por veteranos militares dedicados a la lucha contra las especies invasoras, muestran una captura.

Exceso de depredadores

De vuelta en la cafetería, el biólogo Ian Bartoszek menciona la necesidad urgente de entender el comportamiento de las serpientes. Para ello, el equipo de Conservación del Suroeste de la Florida ha equipado a las pitones macho con transmisores y las ha rastreado con éxito.

El área de actividad de las serpientes ha aumentado significativamente en los últimos cinco años. El área de investigación abarca actualmente una superficie de 129,5 kilómetros cuadrados. En febrero de este año, una serpiente con transmisor, a la que llamaron "Argo”, les condujo hasta una pitón hembra de 45 kilos de peso. Tres días más tarde, Argo fue liberado y rastreado de nuevo hasta otras siete serpientes, entre ellas una hembra de 52 kilos. En cuatro años de seguimiento, el equipo ha retirado 4.536 kilos de biomasa de pitón de su área de investigación.

"Queremos destruir los grupos de cría. No buscamos a los vendedores ambulantes, sino a los distribuidores mayoristas”, explica Bartoszek. Ahora tienen 20 serpientes macho con las que están trabajando. Otros investigadores están intentando sintetizar feromonas de pitón para detectar un mayor número de reptiles. "Tengo la sensación de que estamos avanzando en algunos aspectos importantes”, señala Bartoszek.

La pitón birmana se ha convertido en una amenaza para el caimán, el antiguo rey de los Everglades. Recientemente, Mike Kimmel, un cazador del SFWMD, rescató un caimán de 120 centímetros de largo del estrangulamiento de una pitón de tres metros.

El cuerpo de una pitón birmana con un ciervo en la boca. (Conservancy of Southwest Florida)

A principios de este año, los biólogos conservacionistas descubrieron una pitón hembra de 3,35 metros de largo con un ciervo de cola blanca dentro de su boca.

"No hay duda de que la pitón es el cazador más importante aquí hoy en día”, dice Mike Kirkland. "Gran pitón frente a gran aligátor. Ésta es una pelea que cualquiera de los dos podría ganar. Sin embargo, el caimán es el único animal nativo que podría ganar”, aclara.

A principios de año, biólogos conservacionistas del Parque Estatal Collier-Seminole, un área protegida de la costa suroeste de Florida, descubrieron una pitón hembra de 3,35 metros de largo con un ciervo de cola blanca dentro de su boca.

"La serpiente pesaba 14 kilogramos  y estaba a punto de tragarse a un animal de casi 16 kilogramos, lo que corresponde al 111 por ciento de su peso corporal”, explica Bartoszek.

Hasta ahora, ésta es la diferencia más drástica en tamaño entre cazador y presa conocida. "Sostuve al animal en mis manos y miré su relativamente pequeña mandíbula. Ése fue el punto de inflexión. Entonces supe a qué bestia nos enfrentábamos y de lo que era capaz”, enfatiza.

Autora: Maria Bakkalapulo (AR/ER)

Publicidad