Un siglo de la reina de los sex shops alemanes | Sociedad | DW | 24.10.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Sociedad

Un siglo de la reina de los sex shops alemanes

Beate Uhse, que hubiera cumplido este 24 de octubre 100 años, abrió la primera tienda erótica del mundo y derribó los tabúes del placer femenino.

Desde hace décadas, el nombre de Beate Uhse hace ruborizar a algunos alemanes. Esta mujer elocuente y segura de sí misma sacó el sexo –y sobre todo los utensilios que lo pueden acompañar- de la oscuridad de las habitaciones a los escaparates. Y lo hizo en un tiempo en el que la íntima relación entre sexualidad, placer y diversión seguía siendo un tabú.

Beate Uhsen nació en 1919 en Prusia Oriental, hoy Rusia. Sus padres le dieron una educación liberal y abierta al mundo. Su padre, un agricultor, le enseño cómo ayudar a los animales a reproducirse. Su madre, una de las primeras mujeres médicas de Alemania, le enseñó todo sobre los métodos anticonceptivos. Beate aprendió que como niña valía tanto y tenía tanto talento como un niño. En 1937, decidió hacerse piloto en Berlín y pronto sorprendió también como acróbata artística y deportiva, al mando de un avión. 

En 1939 se casó con su maestro de aviación, Hans-Jürgen Uhse, con el que tuvo un hijo en 1943. Un año después, su marido murió en un accidente de avión, pero Beate siguió volando. A partir de 1944 también voló para la Wehrmacht, como se llamaba el Ejército alemán entre 1421 y 1945. Se dedicaba a trasladar a hombres al frente. Pero del papel que jugó en aquella época nunca habló.

El sexo ya no es cosa solo de hombres

Al final de la guerra, consiguió escapar de Berlín con una de las últimas naves. Llegó a Flensburgo, en el norte de Alemania, que posteriormente se convertiría en la base de su negocio sexual. Eran tiempos difíciles para las madres solteras. Al hablar con otras mujeres cuyos maridos estaban fuera conoció de primera mano los miedos a quedar embarazada en la dura posguerra.

Beate Uhse se acordó de los métodos anticonceptivos que le enseñó su madre y les "recetó” uno: el método Knaus-Ogino, consistente en anotar en un calendario los días fértiles e infértiles. "No era seguro, pero era mejor que nada”, dijo posteriormente al recordar aquel tiempo. El folleto se llamaba "Schrift X” (El escrito X) y lo hizo llegar a miles de hogares alemanes.

Fue el primero de los alrededor de 2.000 pleitos judiciales que se llevaron a cabo contra Beate Uhse. La acusaban de incitar a comportamientos impúdicos o al sexo extramatrimonial. Lo que entonces indignaba ahora genera admiración: ella demostraba que el sexo ya no era solo cosa de hombres. Beate Uhse liberó a las mujeres, les mostró que también tenía derecho a su propia sexualidad.

Poco a poco fue desarrollando su negocio. Presentaba a sus clientes cosas "locas” que todo el mundo necesita pero de las que nadie habla. En diez años tenía 200 trabajadores a su cargo y en 1962 abrió en Flensburgo el primer "sex shop” del mundo. En los setenta ya no se limitaba a la higiene, sino que amplió su catálogo: condones, lubricantes o revistas, pero también juguetes sexuales. Cuando la pornografía fue legalizada en Alemania en 1975, también llegó a sus estanterías.

Poco después, sus hijos (tuvo otros dos en un segundo matrimonio) se metieron también en el negocio. Pero en 1981 las discrepancias familiares llevaron a la división de "Beate Rotermund” en "Beate Uhse”, con ella y su hijo Ulrich, y "Orion Versand”, que llevarían sus otros dos hijos. En 1996 continuó con sus éxitos con la apertura en Berlín del Museo Erótico Beaute Uhse.

Pero tras la salida a bolsa en 1999 tuvo que hacer frente a la dura competencia en internet, que a la larga llevó a su ruina. En 2017 entró en quiebra su negocio, aunque ella no llegó a verlo, porque falleció en 2001 a los 81 años.

La pregunta es si Beate Uhse fue una pionera de la emancipación femenina o simplemente una empresaria muy inteligente. Ella fue, en cualquier caso, una mujer emancipada en todos los ámbitos en los que trabajó. Y logró abrir la veda en ámbitos tabú pese a las amenazas y las denuncias.

(eal/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda