Un pendiente con los pueblos indígenas | El Mundo | DW | 09.08.2002
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Un pendiente con los pueblos indígenas

Indígenas de todo el mundo se reunieron en la sede de la ONU. Por el Día de los Pueblos Indígenas hubo también declaraciones y un recordatorio al gobierno alemán: firmar la Convención 169

El Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan.

Indígenas de todo el mundo se reunieron hoy en la sede de la Naciones Unidas en Nueva York, para conmemorar el Día Internacional de los Pueblos Indígenas y defender sus mecanismos de interlocución. Por su parte, el Secretario General, Kofi Annan, declaró: "Podemos aprender mucho de las culturas indígenas" haciendo alusión a las tradiciones indígenas a su ancestral búsqueda del consenso, sus conocimientos médicos y su relación con la naturaleza. Annan resaltó en su discurso la creación del "Consejo permanente para asuntos indígenas" , que se reunió por primera vez en mayo de 2002 en Nueva York. En él, los pueblos indígenas tienen un lugar permanente en las Naciones Unidas.

A su vez, en Alemania la vocera en asuntos de política de desarrollo del partido de Los Verdes, Angelika Köster-Lossack, ha exhortado al Gobierno alemán a ratificar la convención para la protección de los indígenas. Por un lado, bonitas palabras en un día conmemorativo; por otro, la exigencia de firmar un acuerdo que no deja de tener sus puntos problemáticos.

Cuestión de definición

La Sociedad para Pueblos Amenazadas define como "Indígena" todo descendiente de los primeros habitantes de una región, que luego hayan sido colonizados, sometidos por otros pueblos, arrebatados de sus tierras y marginados de una sociedad de carácter nacional. Los indígenas se diferencian de ésta última por sus formas económicas, sus relaciones sociales, su cultura y su lengua.

Existen, según datos de las Naciones Unidas, 300 millones de indígenas que pertenecen a 5000 pueblos diferentes. La mayoría de ellos la conforman los casi 70 millones de adivasi en la India, seguidos por los más de 40 millones de indígenas americanos. Los otros 190 millones los conforman los tuareg del Sahara, los pigmeos del Africa, los pueblos de las montañas de Bangladesh y Burma, los pueblos de Siberia, los maori de Nueva Zelanda, los aborígenes de Australia, los ainu en el Japón, los esquimales de Alaska, Canadá y Groenlandia y los saami de Europa del norte.

Relación especial con su tierra

Todos los pueblos indígenas luchan por el reconocimiento de sus derechos y por el respeto a su identidad cultural. Poseen instituciones y un sistema legal propios, según los cuales quieren configurar su futuro. De vital importancia es su derecho a territorio: "Disponer de nuestra tierra es nuestra única esperanza de identidad" ha declarado un indígena de Papua, "eso es lo único que nos da un sentimiento de honor. Nuestra tierra no es una mercancía que podamos vender o entregar. Si perdemos nuestra tierra, perdemos nuestra identidad, nuestro orgullo y nuestra historia".

En todo el mundo, en nombre del desarrollo y el progreso, o para defender los estados nacionales se roba, reduce y militariza territorios indígenas. Lo mismo en la Amazonía, en el Pacífico Sur o en el Africa. Surge la pregunta: ¿no hay normas que protejan especialmente a estos pueblos?

La Convención 169

El único instrumento que existe hasta ahora es la Convención 169 de 1989 redactada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esta convención obliga a las naciones firmantes a reconocer y apoyar los derechos a territorio, las formas de organización política-social y las instituciones culturales de estos pueblos. Polémico es el asunto de la autodeterminación, pero los pueblos indígenas se mantienen en que ella se deriva de su historia como pueblo independiente y que reconocerla no sería un acto de misericordia de los gobiernos nacionales.

Por qué tendría que firmar Alemania

Alemania con su política de desarrollo, defensa y su comercio hiere, de variadas maneras, las culturas de estos pueblos. Industrialización, modernización de la agricultura, construcción de diques, por ejemplo, hacen que los representantes de los indígenas exijan a países como Alemania que firmen la Convención 169 de la OIT. Los Verdes, en un particular acto de conmemoración del Día de los Pueblos Indígenas, le han recordado al gobierno alemán que tiene una firma pendiente.

Publicidad