Un nuevo techo para la Basílica de la Natividad | Cultura | DW | 23.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Un nuevo techo para la Basílica de la Natividad

Alrededor de dos millones de personas visitan la Basílica de la Natividad, en Belén, cada año. Durante mucho tiempo, riñas internas impidieron que se renovara el edificio centenario, que necesita ser refaccionado.

El restaurador italiano Marcello Piacenti llama a la Basílica de la Natividad cariñosamente “vieja señora”. “Para muchas personas esta iglesia es uno de los monumentos más importantes del mundo, quizá hasta el más importante. Duele ver el estado tan deplorable en el que se encuentra”, cuenta Piacenti, cuya pequeña empresa familiar ganó la convocatoria para la primera fase del refaccionamiento.

Desde hace años la iglesia se está desmoronando, el techo está lleno de goteras, y la humedad ha dañado las vigas de madera, valiosos mosaicos, así como los muros. Finalmente, desde septiembre, el techo y las ventanas están siendo renovadas.

En 2012, la Basílica de la Natividad fue declarada patrimonio universal por parte de la UNESCO. En esa ocasión, también se avisó de los daños en la construcción. No obstante, disputas entre las tres comunidades cristianas que administran la iglesia habían frenado las obras. Tan solo la intervención del presidente palestino, Mahmud Abbas, logró poner fin a la disputa entre los griego-ortodoxos, los armenio-ortodoxos y los católico-romanos, cuenta Ziad al Bandak, asesor del presidente palestino en cuestiones cristianas.

La primera fase de restauración

Bandak afirma que desde hace muchos años, por lo menos desde el principio del siglo pasado, la iglesia no había sido refaccionada. “Esta iglesia tiene más de 1.700 años de antigüedad y estuvo expuesta a guerras, terremotos y a la intemperie. Ahora está bajo la tutela del futuro Estado palestino y por ello es nuestro deber conservarla”, señala el asesor Bandak.

Los valiosos mosaicos deben ser protegidos de la humedad.

Los valiosos mosaicos deben ser protegidos de la humedad.

Según estimaciones, los costos de la renovación del edificio eclesiástico, que se llevará a cabo en varias fases, ascienden a alrededor de 15 millones de euros. Hasta ahora, sin embargo, solo se cuenta con el dinero para la primera fase. La mitad proviene de la Autoridad Autonómica Palestina, así como de patrocinadores privados. Otra parte viene de países como Rusia, Grecia, el Vaticano, Hungría y Francia.

Finalmente, las tres comunidades han dado luz verde al proyecto. “Es importante que esta iglesia sea refaccionada”, dice el fraile franciscano Ibrahim Faltas. “La Basílica de la Natividad es la iglesia más antigua y más hermosa del mundo. Basta con ver los mosaicos. Y justamente allí ha entrado la lluvia. Gracias a Dios por fin hemos podido dar inicio a las obras de refacción”, añade.

Cerca del lugar de nacimiento de Jesucristo

Cada año, la Basílica de la Natividad, en Belén, atrae a alrededor de dos millones de personas. Sobre todo en la época de Navidad los cristianos quieren estar cerca del lugar de nacimiento de Jesucristo. El equipo italo-palestino de Marcello Piacenti también trabaja de noche para no estorbar demasiado las misas y visitas de los turistas.

Sobre todo en la época de Navidad los cristianos quieren estar cerca del lugar de nacimiento de Jesucristo.

Sobre todo en la época de Navidad los cristianos quieren estar cerca del lugar de nacimiento de Jesucristo.

Piacenti explica que algunas de las vigas de madera del techo tienen más de 600 años de antigüedad. “En Italia hemos encontrado madera con características similares a la madera de la Basílica de la Natividad. Con ella haremos los soportes de madera para el techo de la iglesia. Esto es importante para que después no surjan problemas”.

Para los restauradores este trabajo representa un reto y es un asunto del corazón. “Realmente espero que el mundo le preste más atención a la "vieja señora" para que aún la podamos conservar por mucho tiempo”, dice el restaurador italiano con una sonrisa. “Ojalá también otros países y fundaciones apoyen la conservación de esta hermosa obra de arte”.

DW recomienda