Un G20 amenazado por la política proteccionista de Donald Trump | Economía | DW | 20.07.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Un G20 amenazado por la política proteccionista de Donald Trump

Este fin de semana se reúnen en Buenos Aires los ministros de Finanzas del G20 y los presidentes de bancos emisores. Argentina, el país anfitrión, quería una agenda propia, pero todo girará otra vez en torno a Trump.

En esta reunión que precede a la cumbre del G20, Argentina quería tratar temas como el futuro del trabajo en un mundo digitalizado y las nuevas herramientas para atraer más la inversión privada internacional en infraestructura. Pero no podrá hacerlo, ya que las guerras comerciales entre EE. UU. y el resto del mundo dominan el panorama económico mundial.

China y EE. UU. ya se impusieron mutuamente aranceles a la importación por valor de cerca de 34.000 millones de dólares. El presidente de EE. UU., Donald Trump, amenaza ahora con más aranceles por un valor que supera los 500.000 millones de dólares. Esa cifra corresponde aproximadamente al valor de todas las exportaciones de China hacia EE. UU.

Y Trump también entró en disputa con los europeos. Los aranceles estadounidenses al acero y al aluminio de la Unión Europea ya están vigentes. Como contramedida, la UE introdujo el jueves (19.07.2018) aranceles de protección para importaciones de acero. Además, la UE está elaborando una lista de productos estadounidenses a los cuales podría aplicar aranceles especiales, en caso de que EE. UU. concrete sus amenazas de aumentar los impuestos a las importaciones de automóviles europeos, algo que afectaría especialmente a las automotrices alemanas.

Los aranceles impuestos por Donald Trump podrían afectar a la industria automotriz alemana.

Los aranceles impuestos por Donald Trump podrían afectar a la industria automotriz alemana.

Peligro para el comercio mundial

En vista de la escalada de amenazas, medidas y contramedidas, una alianza internacional de asociaciones económicas llamó a los países industriales y emergentes más importantes a comprometerse a defender el libre comercio.

"Estamos profundamente preocupados por la estabilidad de las normas que regulan el sistema global de comercio”, enfatiza una declaración de la Global Business Coalition, de la que, además de la Asociación de la Industria Alemana (BDI), también forma parte la Cámara de Industria y Comercio de EE. UU. (USCC).

El Comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, por su parte, abogó de cara a la cumbre del G20 por una "modernización” del sistema internacional de comercio. Además, dijo al periódico alemán "Augsburger Allgemeine” que la Comisión de la Unión Europea está elaborando propuestas para reformas comerciales "que queremos poner en marcha con aquellos con los que estamos de acuerdo”. Y añadió que rechazaba la reducción unilateral de aranceles de la UE, por ejemplo, a automóviles de EE. UU. Eso sería "una bofetada para socios comerciales como Japón y Corea, con los cuales hemos negociado acuerdos equitativos de libre comercio”. El acuerdo con Japón (JEFTA) fue firmado por la Comisión Europea el martes pasado (17.07.2018).

Mauricio Macri con Angela Merkel en Hamburgo. (7.07.2017).

Mauricio Macri con Angela Merkel en Hamburgo. (7.07.2017).

Una mezcla explosiva

También el Fondo Monetario Internacional (FMI) muestra su preocupación por el rumbo del comercio internacional y por la influencia negativa de las guerras comerciales sobre la economía mundial. Cada vez hay más nubes negras opacando el horizonte económico: ese es el tenor del FMI. Pero no solo la espiral ascendente de aranceles y contraaranceles es un dolor de cabeza para los expertos de Washington. El FMI también considera que la estabilidad financiera mundial está en peligro debido a una combinación de las consecuencias de una política monetaria hiperlaxa de los últimos años, el alza de tipos de interés por parte de EE. UU. y una deuda históricamente alta en varios países. Todo eso hace que crezca el temor a turbulencias, que podrían producir caídas abruptas en las bolsas, así como sacudidas en los mercados de divisas.

Para armarse contra la inestabilidad de los mercados, desde el punto de vista alemán, solo ayuda una política financiera sólida que cree márgenes de maniobra en tiempos difíciles. Ahora, en la reunión de ministros de ministros de Finanzas del G20 en Buenos Aires, tampoco es de esperar que se llegue a tratar algo más que la amenaza en ciernes del proteccionismo.

Autora: Danhong Zhang (CP/ERS)

DW recomienda