Un día laboral en Alemania | Así es Alemania | DW | 16.11.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Así es Alemania

Un día laboral en Alemania

¿Cuántas horas suele dormir un alemán al día? ¿Tiene más animales que hijos? Lea el día a día laboral de Claudia Müller, una mujer germana común.

6:18 a.m.

Claudia Müller durmió siete horas y cuatro minutos y se levantó después de haberlo aplazado varias veces y de luchar por salir de debajo de su cobija de plumas.

7:00 a.m.

Después de 26 minutos en el baño, el mundo se ve distinto: recién duchada, Claudia Müller se sienta a la mesa de su cocina y se toma una taza de café, sin la cual no puede comenzar su día. El pan con mermelada tampoco puede faltar. Thomas, el esposo de Claudia, su hija Anna y los gatos de la familia, también se han levantado ya.

7:20 a.m.

El recorrido hasta el trabajo toma generalmente 21 minutos y es normal que haya un embotellamiento en el camino, por lo que Claudia Müller debe partir cuanto antes. El precio de la gasolina sigue subiendo en Alemania y, por supuesto, todos saben que las emisiones de gases contribuyen al cambio climático y que podrían viajar en bus o en tren. Pero Claudia Müller prefiere tomar su auto, marca VW. Claro está.

8:00 a.m.

Sabe que si llega tarde, a su jefe no le va a gustar y por ello se ahorra el estrés con sus superiores llegando puntualmente a su puesto de trabajo. Claudia trabaja como empleada en una empresa de prestación de servicios.

10:40 a.m.

Es la hora para la segunda y última taza de café del día. De ello también hace parte una sesión de cotilleo con los colegas. Claudia Müller les cuenta de sus vacaciones en la playa en España y recibe información actualizada de lo que pasó mientras ella no estaba: entre dos compañeros de trabajo está empezando un romance. No es nada raro lo que sucede entre esos dos tortolitos; se sabe que cerca del 30% de las parejas alemanas se conoció en el trabajo.

12:30 p.m.

A Claudia Müller le agrada bastante su trabajo, pero no tanto el servicio de comedor de su empresa. Le parece que la comida allí es poco fresca y muy grasosa. No le parece que los cocineros del comedor puedan preparar como corresponde sus platos favoritos: espaguetis a la boloñesa y milanesa con salsa de champiñones. Es por ello que Claudia prefiere traer bocadillos preparados de su casa y tomar solo 36 minutos en su pausa para almorzar.

3:00 p.m.

No hay duda, Claudia Müller realiza su trabajo con mucho esmero. Por ello, no le parece que esté tan mal hacerse cargo de un par de asuntos privados en la oficina; navegar en Internet o llamar enfurecida a la oficina de hacienda, que siempre le quiere sacar algo de más a los alemanes de su salario mensual promedio de 2.469 euros.

5:00 p.m.

¡Llega el final de la jornada! Pero antes de descansar, Claudia tiene que limpiar y ordenar su apartamento arrendado.

6:30 p.m.

Cuando por fin puede sentarse a la mesa a comer, Claudia ha gastado más de media hora de su día preparando la comida. Sin embargo, cuenta con los 43 minutos que en promedio dedica a ayudarle a su hija con los deberes de la escuela. Anna ya tiene 16 años y puede realizar muchas de las tareas por sí misma.

7:30 p.m.

¡Siempre debe quedar tiempo para los amigos! Los alemanes pasan en promedio 135 minutos al día en la Red, incluido el tiempo en el que revisan el perfil de sus 249 amigos virtuales en Facebook. Pero con sus amigos más cercanos y familiares, Claudia prefiere hablar por teléfono, cuando menos media hora diaria.

8:00 p.m.

Claudia Müller conserva la intención de hacer siempre un poco de deporte después del trabajo. Pero con una temperatura promedio al año de 8.2 °C, no siempre se quiere salir de la casa a correr un poco. Claudia prefiere entonces ponerse cómoda en su sala y, con su esposo Thomas, disfrutar una cerveza de 0.3 litros frente al televisor.

8:15 p.m.

Ahora es cuando presentan su programa de televisión favorito: la serie policíaca Tatort. Así, puede decirse que Claudia tuvo un día alemán promedio perfecto.

Alrededor de las 11 p.m.

Claudia Müller se va para su cama, donde a veces no solamente duerme. Todavía tiene siete minutos más para leer. Si sobre su mesa de noche tiene libros de Thomas Mann, no es seguro, pero los alemanes en general sostienen haber leído los clásicos de la literatura de Mann.

A la medianoche

Claudia Müller duerme profundamente y tiene sueños disparatados acerca de las historias de su día laboral cotidiano.

*Todas las cifras que aparecen en este artículo, se basan en datos de la Agencia Federal de Estadística de Wiesbaden. El nombre y el apellido Claudia Müller son los más comunes en Alemania.