Un año de talibanes: así ha cambiado Afganistán | El Mundo | DW | 13.08.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Un año de talibanes: así ha cambiado Afganistán

El 15 de agosto de 2021, los talibanes derrocaron al gobierno de Ashraf Ghani y tomaron el poder en Afganistán. Un año después, el país enfrenta numerosos desafíos que demandan la inmediata atención global.

Los talibanes tomaron Kabul casi sin resistencia en agosto de 2021.

Los talibanes tomaron Kabul casi sin resistencia en agosto de 2021.

Los talibanes tomaron al mundo por sorpresa cuando capturaron Kabul el 15 de agosto de 2021, prácticamente sin encontrar resistencia del Ejército de Afganistán. Los fundamentalistas consiguieron así volver al poder luego de que Estados Unidos los sacara en 2001, tras una invasión militar.

Los expertos dicen que la caída del gobierno afgano del presidente Ashraf Ghani era inevitable tras la retirada de las fuerzas de la OTAN. Pero pocos esperaban que el país cayera tan rápido. Más allá del impacto geopolítico que supone el retorno al poder de los talibanes, la vida de los afganos comunes ha cambiado drásticamente desde el año pasado, y casi siempre para peor.

Avances perdidos

Pese a las críticas recibidas por los gobiernos afganos respaldados por Estados Unidos desde 2001, es incuestionable que el país tuvo progresos notorios. Bajo los mandatos de Hamid Karzai y Ashraf Ghani florecieron medios independientes, el respeto a los derechos humanos mejoró sustancialmente, un número creciente de mujeres empezó a ir a la escuela y a las universidades y la clase media afgana vivió una relativa prosperidad. Todo eso se ha ido perdiendo.

Los talibanes no han cumplido la mayoría de las promesas que hicieron en 2020 en el Acuerdo de Doha. Se han mostrado reacios a formar un gobierno inclusivo, mientras que las niñas de séptimo grado y más ya no pueden ir a la escuela, al tiempo que las mujeres están impedidas de trabajar o incluso visitar parques sin la compañía de un hombre. Por si fuera poco, la economía está en caída libre.

Millones de afganos están desempleados y sus cuentas bancarias, congeladas. Muchas personas están vendiendo sus posesiones para poder comprar comida, mientras las comunidades urbanas se enfrentan por primera vez a una inseguridad alimentaria similar a la que padecen hace años en el campo.

En enero, la ONU hizo "el mayor pedido de ayuda humanitaria" para un solo país, diciendo que se necesitaban casi 4.000 millones de euros para evitar un empeoramiento de "la crisis humanitaria de mayor crecimiento en el mundo". Pero la comunidad internacional ha sido reacia a entregar fondos a los talibanes, pues se teme que el dinero se use para comprar armas.

Mujeres, casi sin derechos

Según la ONU, Afganistán es el único país del mundo donde las niñas no pueden ir a la escuela secundaria. Miles de mujeres que trabajaban en distintos puestos durante las administraciones democráticas -desde ministras hasta empleadas de oficina- fueron enviadas a sus casas por los talibanes.

Las mujeres han sido prácticamente invisibilizadas en Afganistán.

Las mujeres han sido prácticamente invisibilizadas en Afganistán.

Grupos de mujeres protestaron en las calles por este cambio, pero los talibanes usaron la fuerza para reprimirlas y muchas activistas fueron arrestadas. Varias salieron del país, pero al menos cinco siguen activas y están alzando la voz en las redes sociales contra la represión, los arrestos arbitrarios y las desapariciones forzadas, por no mencionar la tortura física y psicológica.

Zholia Parsi, una abogada defensora de los derechos de las mujeres, dijo a DW que había decidido seguir protestando para salvaguardar el futuro de sus hijas. "Una de mis hijas debería estar en la universidad, mientras que la otra debería ir al 11 grado. Cuando las miro y veo su situación psicológica, no tengo más opción que protestar. Hasta que tengamos derechos, no me quedaré callada", aseguró.

Libertad de prensa bajo amenaza

Los medios independientes son vistos como enemigos por los talibanes. Entre 2001 y 2020, la prensa libre vivió enormes progresos, pero ahora miles de periodistas afganos están o exiliados o sin empleo. Según Reporteros Sin Fronteras, el 43 por ciento de los medios afganos han sido cerrados en los últimos tres meses. "De las 10.780 personas que trabajaban en medios afganos (8.290 hombres y 2.490 mujeres) a comienzos de agosto de 2021, solo 4.360 lo seguían haciendo en diciembre (3.950 hombres y 410 mujeres)", informó la ONG.

Mohammad Zia Bumia, jefe para Afganistán de la Asociación de Medios Libres del Sur de Asia, dijo a DW que tras el colapso del gobierno de Ghani, muchos medios cerraron sus operaciones, lo que dejó sin trabajo a cientos de reporteros. La represión de los talibanes y la deteriorada situación económica del país han ayudado a empeorar las cosas.

Las niñas solo pueden asistir a clases hasta los cursos de primaria.

Las niñas solo pueden asistir a clases hasta los cursos de primaria.

Peligros por delante

Pese a la gravedad de la situación, la crisis afgana recibe escasa atención de la comunidad internacional, con la guerra en Ucrania y las tensiones en Taiwán copando la atención de los medios. Algunos expertos estiman que la actual situación es inquietantemente similar al escenario de fines de los noventa. Entonces, lejos del centro de atención global, el país se convirtió en un oasis para grupos radicales.

"Los talibanes tienen vínculos con terroristas internacionales. Su regreso al poder ha envalentonado a las organizaciones yihadistas de la región. A medida que se consolidan, sus vínculos tácticos y estratégicos con los financistas y patrocinadores del terrorismo crecerán y eventualmente pondrán en peligro la paz y la seguridad de la región y más allá de ella", dijo a DW Farid Amiri, exfuncionario del gobierno afgano. (dzc/lgc)