UE: Venezuela en la agenda de los veintiocho | Venezuela en DW | DW | 04.02.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Venezuela

UE: Venezuela en la agenda de los veintiocho

Italia bloqueó una declaración conjunta de los 28 para reconocer a Guaidó como presidente interino de Venezuela. No obstante, la UE se sigue moviendo para que en el país caribeño haya alimentos, medicinas y elecciones.

Alemania, España, Francia y Gran Bretaña habían instado al hombre fuerte de Caracas, Nicolás Maduro, a repetir las elecciones presidenciales que éste había ganado con amaño el 20 de mayo de 2018. Los cuatro Gobiernos europeos insistieron en que, si Maduro no llamaba a las urnas de nuevo hasta este domingo (3.2.2019), el bloque comunitario reconocería a Juan Guaidó como jefe de Estado interino legítimo de Venezuela. Vencido el plazo del ultimátum, el líder chavista se negó a hacerlo. Al día siguiente, la Unión Europea cumplió su palabra. Bueno, casi toda la Unión Europea. El club de los veintiocho quería respaldar conjuntamente a Juan Guaidó; pero el "no” de Italia lo impidió en el último minuto. De hecho, la discordia en torno a si apoyar a Guaidó o no condujo a una pequeña crisis en el seno de la coalición de Gobierno en Roma.

Italien | Alessandro Battista von der Vereinigung 5 Star Movement (picture-alliance/ZUMAPRESS)

Alessandro di Battista, del Movimiento Cinco Estrellas.

Italia, la manzana de la discordia

Alessandro di Battista, del Movimiento Cinco Estrellas, esgrime que reconocer a Guaidó allana el camino para sanciones y, eventualmente, para una intervención militar en Venezuela: "Nuestro partido nunca avalará a nadie que se autoproclame presidente”, ha dicho. Su socio Matteo Salvini, jefe de Liga Norte, opina lo contrario: "Maduro es uno de los últimos dictadores de izquierda que gobierna con violencia y mata de hambre a su gente”. Y ni siquiera la entrevista otorgada por Guaidó al diario Corriere della Sera, donde habló sobre la numerosa e influyente comunidad italiana de Venezuela, puso de acuerdo a los mandamases.

La negativa del Movimiento Cinco Estrellas es atribuida a su cercanía con Rusia, que desde hace años sobresale como benefactor del régimen chavista en Caracas. Cierto o no, la Unión Europea no logró pronunciarse sobre el caso venezolano como lo tenía planeado: con una sola voz. Está por verse cómo incide eso sobre las siguientes acciones impulsadas por los Ejecutivos de Angela Merkel (Alemania), Pedro Sánchez (España), Emmanuel Macron (Francia) y Theresa May (Reino Unido). Este jueves (7.2.2019), emisarios de estos Gobiernos se reunirán en Uruguay con aliados latinoamericanos para orquestar el envío de ayuda humanitaria a Venezuela.

Con ese fin, Alemania ha puesto cinco millones de euros a disposición y la Unión Europea ha prometido recursos económicos adicionales. Maduro ha rechazado todas las ofertas de auxilio hasta ahora, asegurando que las estrecheces que se viven en su país se deben a una "guerra económica” librada contra su Gobierno por los propios empresarios venezolanos y agentes provocadores colombianos y estadounidenses. Eso significa que una labor previa de persuasión es necesaria para poder hacerles llegar alimentos y medicinas a los venezolanos más urgidos de ellos, y ese es un trabajo de convencimiento que sólo pueden hacer políticos latinoamericanos.

Italien Parlament Matteo Salvini, Innenminister (picture-alliance/dpa/R. Antimiani)

Matteo Salvini, jefe de Liga Norte.

Europa, entre dos frentes

Aunque los países más influyentes de la Unión Europea también han mostrado abiertamente su interés en darle un espaldarazo a la oposición democrática de Venezuela y contribuir a preparar el terreno para la realización de comicios presidenciales limpios, ninguno de ellos le ha dado carta blanca a Guaidó: tanto la canciller alemana como el presidente del Gobierno español han hecho hincapié en que la celebración de elecciones debe ser la prioridad del nuevo rival de Maduro. Pero eso no ha impedido que Moscú le eche en cara a Bruselas su injerencia en Caracas y le endilgue la intención de llevar a Guaidó al poder ilegalmente.

Los europeos corren el riesgo de quedar atrapados en la línea de fuego de los rusos y los estadounidenses. Rusia protege sus inversiones en territorio venezolano y no quiere renunciar a lo que Maduro le debe por razones políticas. Además, el Kremlin ve en Venezuela su cabeza de playa en el continente americano. Lo mismo puede decirse de China. Por su parte, Washington quiere deshacerse del mayor enemigo que tiene en su "patio trasero” y sustituirlo por un Gobierno cordial. La Unión Europea no tiene mayores intereses estratégicos en el asunto, pero ella sólo puede promover la democracia en Venezuela mientras no haya conflictos militares en su suelo. En otras palabras, la hora de la mediación comunitaria es ahora.

Barbara Wesel (erc/ers)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

 

 

DW recomienda