UE-Mercosur: ¿estándares y controles? | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 12.07.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

UE-Mercosur: ¿estándares y controles?

Pesticidas, hormonas, manipulación genética: hay estándares europeos que el Mercosur no cumple. La Comisión Europea asegura que, en el marco del acuerdo, no se bajarán los estándares. ¿Cómo piensan lograrlo?

En realidad nadie conoce aún el texto del acuerdo en principio logrado entre la UE y los países del Mercosur . Pero en Europa los interesados y afectados desde ya dan rienda suelta a su preocupación mayor: que el acuerdo con el gigante del sur eche por tierra los estándares que protegen al mercado, al productor y al consumidor europeo. 

Si los productores de cítricos españoles abogan por incluir controles de cuarentena debido a ciertas plagas, los ganaderos franceses quieren ver más pronto que tarde mecanismos de control que les aseguren que las 99.000 toneladas de carne vacuna que llegarán a los mercados europeos no hayan sido producidas con hormonas. 

Wie Soja Brasiliens Regenwald in Gefahr bringt (picture-alliance/dpa/Misereor/Florian Kopp)

¿Cómo piensan igualar los estándares europeos a los del Mercosur en la producción de soja?

Por su parte, las organizaciones ambientalistas querrían ver antes de acuñar el texto un mecanismo vinculante que asegure que ninguno de los productos que consuman personas o animales europeos haya sido producido en tierras arrebatadas a la Amazonía o que impliquen destrucción medioambiental. ¿Es posible lograr todo esto? 

Una Comisión optimista

La Comisión Europea afirma que sí, que “no habrá cambio en las estrictas reglas de seguridad alimentaria de la EU”. Asegura que la UE y los países del MERCOSUR “no van a bajar sus estándares medioambientales ni laborales”. También afirma que “se va a respetar el principio de precaución”: es decir, los socios podrán prohibir la utilización de productos cuyo efecto nocivo aún no haya sido descartado. 

Este último viene aquí especialmente al caso por ciertos tipos de soja modificada genéticamente que están prohibidos en la UE. Estos no solo están permitidos en los países socios, sino que entran desde hace tiempo en forma de pienso para la ganadería. Importa también por la diferencia en los niveles de residuos de pesticidas permitidos en los alimentos.  

Entonces, ¿el prometido respeto a los estándares europeos se traducirá en bajar el listón para cumplir con los socios?  Los observadores más escépticos no lo descartan. No obstante, por lo pronto, el ejecutivo europeo afirma que la seguridad alimentaria y la sanidad animal y vegetal no se negocia. 

¿Cómo asegurarlo? “Eso solo se podría hacer si en el lugar donde se empaca esa carne en Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay se realizasen controles estrictos que tendrían que estar a cargo de las instituciones nacionales”, explica a DW Helmut Scholz, eurodiputado alemán, miembro de la comisión de Comercio Internacional, que ha acompañado los acuerdos comerciales del último lustro. 

¿Y en caso de que las instituciones del MERCOSUR no estuviesen en condiciones de realizar esos controles, podrían destinarse fondos de la cooperación europea para desarrollarlos? 

“Sería muy cuestionable”, responde Scholz. “Esos fondos podrían ser invertidos en ayudar a los pequeños productores a cumplir con los estándares, por ejemplo”, puntualiza el especialista. “También en cooperar para que en el “grupo consultivo interno” puedan estar presentes representantes de ese tipo de productores”, agrega Scholz. Hay que decir que el grupo consultivo es un mecanismo que prevé todo acuerdo de la UE para velar por el desarrollo sostenible, social y medioambientalmente.  

Como fuere, los productores europeos están dispuestos a exigir claridad desde ya a la Comisión Europea. “¿Hasta dónde nos van a garantizar que van a exigir allá lo mismo que nos exigen a nosotros? Queremos que se garantice la trazabilidad de toda la cadena. El control debe empezar en la misma producción, para asegurar que no se use biotecnología ni hormonas en la cría del ganado”, explica por su parte a DW Andoni García, miembro del comité ejecutivo de COAG y de la Coordinadora Europea Vía Campesina (ECVC), la unión de cooperativas de agricultores europeos.  

Spanien Andoni García (DW/M. Banchon)

Andoni García, de la Coordinadora Europea Vía Campesina (ECVC)

En su opinión,  asegurar que no se va a bajar estándares no es más que hipocresía: “Esa importación masiva de carne de los países del MERCOSUR podrá sustituir más de dos millones de vacas nodrizas, la producción ganadera más sostenible que tenemos en Europa”, denuncia Andoni, refiriéndose a los acuerdos de París y a los de desarrollo sostenible. “En ese sentido y por el modelo industrial que va a favorecer, este acuerdo es una brutalidad”, puntualiza. 

Por último, suponiendo que los controles existiesen, ¿qué sucederá en caso de que no se cumpla con los estándares? “Tenemos que conocer ese texto primero. Pero soy desde ya más bien escéptico en cuanto a que incluya mecanismos eficientes de sanciones  en caso de violación de estándares de seguridad alimentaria, de desarrollo y de protección medioambiental”, concluye Scholz. 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |


 

DW recomienda