UE-Latinoamérica: tiempos de alianzas y oportunidades | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 26.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

UE-Latinoamérica: tiempos de alianzas y oportunidades

Perseverar con Venezuela. Cumbre sobre migrantes. Acuerdo de cooperación con la Alianza del Pacífico. Latinoamérica está esta semana en la agenda de la ONU y la UE. DW habló con Javi López, nuevo presidente de Eurolat.

"Es un tiempo de rivalidades y hostilidades en la escena internacional y Europa requiere de nuevos aliados en el mundo. Por eso las relaciones entre la Unión Europea y Latinoamérica deben fortalecerse”, dijo a DW Javi López, a pocas horas de volver de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York y a pocos minutos de haber sido elegido como nuevo presidente de la Asamblea EuroLatinoamericana (Eurolat).

"Los próximos cinco años ofrecerán enormes oportunidades para la relación birregional”, subrayó.

Constante atención a  Venezuela

La UE, promotora del Grupo de Contacto Internacional (creado a comienzos de 2019), participó en la reunión sostenida esta semana con los representantes del Grupo de Lima. Tanto la crisis humanitaria como la estrategia gubernamental para neutralizar, reprimir y criminalizar a los opositores está en lista de las preocupaciones de este foro. 

No obstante, su declaración conjunta deja claro que sus esfuerzos seguirán encaminándose a la búsqueda de una salida "política, pacífica y democrática”.

"A pesar de que algunos actores internacionales fantasearon con la posibilidad de una intervención militar, la UE ha rechazado esa opción de forma drástica durante los últimos años”, comenta al respecto López. 

"Al mismo tiempo, nuestro papel constructivo para empujar a una salida negociada es hacer que el régimen entienda que tiene incentivos para salir de la situación actual y que le provoca un enorme coste no hacer nada”, añade.

Sanciones, pero diálogo

Queda claro: el costo de no hacer nada se traduce en nuevas sanciones. Aprobadas esta semana por los representantes de los 28 Estados miembros de la UE, nuevas medidas coercitivas individualizadas serán puestas en marcha en las próximas semanas.

¿El palo y la zanahoria? "Hay que decir que las sanciones son individualizadas, no son para el conjunto del país. Esta posibilidad también se abre en Nicaragua ahora. Lo cual no obsta para al mismo tiempo auspiciar encuentros que permitan un diálogo para una salida negociada”, explica López, quien en la legislatura anterior (2014-2019) sacó adelante una resolucion sobre un nuevo concepto para las relaciones UE-América Latina. 

Una cumbre para los migrantes

Por otro lado, y exclusivamente para abordar la crisis que ha generado en la región la migración venezolana, se anuncia que Bruselas albergará una cumbre internacional a finales de octubre.

"Nuestro papel es reconocer la situación actual e intentar contribuir a que la comunidad internacional ponga luz sobre esta realidad. Hay que recordar que es la segunda crisis más relevante en materia migratoria y de refugio que vive el mundo, después de la Siria. Estamos hablando de cifras gigantescas detrás de las cuales hay sufrimiento, necesidad y escasez”, afirma López, enfocando también el peso que la situación representa para los países de acogida. Para Colombia, sobre todo.

Si bien la crisis venezolana ha eclipsado en buena medida el vital proceso en el que se encuentra Colombia, López, que presidirá los intercambios de legisladores de ambos continentes por los próximos cinco años, tiene presente las dificultades detectadas en la implementación de los Acuerdos de Paz.

¿Y la paz?

"Los acuerdos de paz de Colombia han sido uno de los capítulos más esperanzadores que nos ha dejado el último lustro. Sabemos que el gobierno colombiano se enfrenta a los desafíos que plantea la aplicación de la justicia transicional, la necesidad de la restitución de tierras, y sobre todo la necesidad de provisión de seguridad a los líderes sociales del país. Nos parece que todo esto no se está  haciendo con la celeridad y contundencia necesarias. Queremos apoyar al gobierno colombiano en ese camino que, sin bien es complejo, no tiene marcha atrás”, afirma. 

¿A falta de CELAC buena es la Alianza del Pacífico?

Por otro lado, precisamente con Colombia, Chile, Perú y México –los miembros de la Alianza del Pacífico-, Europa quiere estrechar lazos. En ese sentido, en el marco de la Asamblea de la ONU firmaron un acuerdo para intensificar su cooperación en integración financiera, estrategia digital, lucha contra el cambio climático, promoción de crecimiento verde y tránsito de personas.

Estos rubros se asemejan a los que se perseguían con el conjunto de los países de América Latina, representados en la agónica CELAC (Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe). ¿Reemplaza la Alianza del Pacífico a la CELAC como socio de la UE?

"Tenemos que encontrar las herramientas necesarias para poder tener relaciones a primer nivel. El encuentro UE-CELAC a nivel de jefes de Estado y de Gobierno no se ha podido producir (desde el 2015). Y no ha podido ser sustituido. Es una herramienta que hace falta. Habrá que ver si se logra  a través de la Alianza del Pacífico o si se puede reconstruir la CELAC. Lo importante es que la herramienta esté al servicio del objetivo”, afirma López.

¿El objetivo? "Fortalecer las relaciones con Latinoamérica, no solo como amiga sino como aliada”, concluye López. 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

 

DW recomienda