Turquía: 54 detenidos en redada contra el Estado Islámico | El Mundo | DW | 20.01.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Turquía: 54 detenidos en redada contra el Estado Islámico

Las fuerzas de seguridad realizaron operativos en distintos distritos de Estambul. Todos los sospechosos son extranjeros.

Las autoridades turcas informaron este sábado (20.01.2018) de la detención de al menos 54 personas, todas ellas extranjeras, en el marco de una redada contra supuestas células del autoproclamado Estado Islámico (EI). Los arrestados son sospechosos de planear atentados para la organización terrorista en distintos lugares de Turquía, aformó la agencia oficial de noticias Anadolu.

Durante la operación, realizada en Estambul, las autoridades incautaron numerosos soportes de datos y documentos de la organización, así como aparatos digitales. La policía actuó de forma simultánea en 11 domicilios de 8 distritos de la ciudad, según los reportes de prensa. Tras la detención, los sospechosos fueron enviados a distintas dependencias policiales, tras pasar un control sanitario.

No es la primera operación que las fuerzas de seguridad turcas lanzan operaciones contra presuntos miembros del grupo terrorista. El pasado 27 de diciembre curiosamente fueron detenidas 54 personas, también acusadas de tener vínculos con el grupo yihadista. En esa ocasión, 12 fueron puestas en custodia en Adana, 28 en Estambul, 13 en Cankiri y una última en Sanliurfa, en la frontera con Siria.

Mano dura turca

Las autoridades turcas actúan con mayor dureza contra supuestos seguidores del EI desde hace varios meses y han detenido a numerosos ciudadanos extranjeros. Muchos ciudadanos de países europeos utilizan Turquía como país de paso para acudir a Siria y combatir en las filas de la organización yihadista, pero también hay sicarios extranjeros que cometen atentados en suelo turco, como el del club Reina en la Nochevieja de 2016, que acabó con la vida de 39 personas.

Cuando se trata de meros aspirantes a combatientes que se dirigen a Siria, sin un cargo significativo en la organización, Turquía suele simplemente deportar a los detenidos. En los últimos años, más de 300 personas han perdido la vida en el país como consecuencia de ataques reivindicados por el grupo radical, que ha sufrido una serie de reveses en Siria e Irak.

DZC (dpa, EFE, EP)

DW recomienda

Publicidad