Trump, Bolsonaro y Cía.: ¿cómo funciona la narrativa populista? | Política | DW | 02.11.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Trump, Bolsonaro y Cía.: ¿cómo funciona la narrativa populista?

Los políticos populistas comparten el uso de una narrativa simple para atraer a sus votantes, independientemente de los hechos, opina el docente de retórica Jorn Precht.

Desde Donald Trump en EE.UU. hasta Jair Bolsonaro en Brasil, los políticos populistas están en auge en muchos países del mundo. Aunque están separados por la distancia y la cultura, estos movimientos populistas tienen una cosa en común: su capacidad para comprender el poder de una fuerte narrativa para conectarse con la gente. DW habló con el profesor de narración y guionista Jörn Precht, sobre cómo los populistas utilizan los elementos clásicos de la narración para atraer a los votantes, y los peligros de difundir información falsa en las redes sociales.

DW: Desde la perspectiva de un narrador profesional y de alguien que aconseja a las personas a contar historias, ¿qué historias cuentan los populistas y por qué son tan atractivas para algunas personas?

Jörn Precht: En el lenguaje cinematográfico a menudo oímos hablar del principio KISS: significa "Keep it simple and stupid” o "Hazlo simple y estúpido". Debes crear una historia que todos entiendan. Y al crear historias simples, fáciles y comprensibles, los movimientos populistas parecen haber sido muy efectivos en los últimos tiempos. Su historia tiene ciertos ingredientes: una catástrofe o un desastre de algún tipo. Nosotros, los héroes de nuestras historias, estamos en peligro mortal. Y luego hay una especie de resurrección y nos defendemos de la crisis. Si nos fijamos en las historias típicas y populistas, vemos que la crisis o el declive siempre están presentes. Es uno de los componentes básicos de las estructuras de argumentación populista. Otro es, por ejemplo, la yuxtaposición entre gente común y élite. Y luego también las teorías conspirativas sobre las intrigas malvadas de las élites. El discurso se convierte en un acto muy moralizante.

Cuando observa lo que hace Donald Trump o la AfD en Alemania, ¿usan ellos esos ingredientes?

Sí. El eslogan de (Trump) "Hagamos América grande otra vez” apunta a una crisis. La pregunta es: ¿Por qué América ya no es grande? ¿Quién tiene la culpa? Por supuesto que los demócratas o las élites. Trump es un millonario y pertenece a la élite. Los populistas como Donald Trump se ven a sí mismos como representantes directos y únicos de la verdadera voluntad del pueblo y pretenden defenderlo de las élites corruptas y parasitarias. En la noción de los populistas de derecha, estas elites se alían con personas parasitarias como musulmanes, mexicanos o extranjeros. Entonces [en sus mentes], Trump es un enviado de Dios para defender a las personas contra las cosas malas de los tiempos modernos. Es una simplificación absoluta de la sociedad. Cuando se trata de la narrativa por parte de los populistas, de alguna manera funciona con dos sentimientos: uno es la nostalgia, y el otro muy importante es el miedo a lo desconocido.

Jörn Precht, experto en dramaturgia.

Jörn Precht, experto en dramaturgia, piensa que la narrativa populista de los políticos se parece.

¿Así que este nuevo "héroe” evoca nostalgia, miedo, pero también esperanza?

Sí. Es interesante, porque la esperanza para el líder populista es también la esperanza para la simplificación. Creo que esto procede psicológicamente de las estructuras familiares. (La idea de que el) padre se hará cargo de todo. Los movimientos populistas tienden a moverse en torno a los líderes masculinos. Con frecuencia vuelven a una época como la de 1950: el marido trabaja, mientras la mujer se queda en casa. Trump es un macho de los años cincuenta, en cierto modo. También hay nostalgia por los roles de género. Piensan que el mundo era menos complicado, pero si lees los periódicos de esa época, las mujeres estaban muchos más reprimidas.

¿Funciona esta narrativa populista de la misma manera en diferentes países? ¿Están involucrados los mismos elementos, como en Brasil, Estados Unidos, Hungría y Alemania?

Sorprendentemente, sí. Son culturas muy diferentes, pero el sentimiento de nostalgia, la sensación de estar amenazado y el anhelo hacia la figura de un líder paternal parecen sentimientos generalizados. Esto está funcionando muy bien en muchos países.


Usted ha visto cómo se usa la simplificación del mundo, por ejemplo, en las redes sociales en Alemania. ¿Cómo funciona en estas plataformas?

Twitter y Facebook permiten a los usuarios comentar artículos de medios de comunicación populares. Es una manera efectiva de promover la narrativa populista. Algunas personas, bots de Rusia y algunos perfiles falsos tratan de influir en la opinión pública sobre temas como los refugiados. Pero ahora también hay un contramovimiento. Hay personas que publican mensajes y noticias ante las noticias falsas o hechos falsos, y el Estado está aprendiendo a cómo [actuar] ante la influencia ilegal sobre las personas. Angela Merkel dijo recientemente que [el Gobierno alemán] está pensando en penalizar a quienes difundan hechos o noticias falsos. Así que creo que hay esperanza de que se produzca un verdadero debate en torno al tema. 

Sé que aconseja a los guionistas. ¿Funcionaría algo así como una serie en Netflix?

Creo que lo que funcionaría perfectamente en Netflix sería una historia sobre alguien que está investigando la influencia de los bots en las elecciones y está tratando de averiguar más y luego su vida se ve amenazada. Esta sería una buena idea para Netflix.

Jörn Precht es profesor de narración y medios audiovisuales en la Stuttgart Media University y es miembro fundador del Instituto para la Investigación de la Narración Aplicada (IANA). Él también es narrador de historias, ha escrito guiones para televisión, cine y varias novelas. Él ha copublicado un libro sobre populismo y narración de cuentos.

rmr (cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube

DW recomienda