Trudeau dice que bloqueos en Canadá son “inaceptables” y dañan la economía | El Mundo | DW | 09.02.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Trudeau dice que bloqueos en Canadá son “inaceptables” y dañan la economía

Estados Unidos advirtió que el bloqueo de carreteras afecta la cadena de suministros y de la industria automotriz. Manifestantes antivacunas dicen que no cederán hasta que caiga el gobierno.

Manifestantes canadienses no quieren vacunas, pasaportes sanitarios ni al primer ministro.

Manifestantes canadienses no quieren vacunas, pasaportes sanitarios ni al primer ministro.

En un discurso ante la Cámara de los Comunes, el primer ministro de Canadá. Justin Trudeau, dijo este miércoles (09.02.2022) que los bloqueos son inaceptables y están dañando la economía. Asimismo, la policía amenazó con arrestar a los manifestantes que cerraron el centro de Ottawa e interrumpen el comercio transfronterizo, lo que ya ha desatado las alarmas en Estados Unidos.

"Los bloqueos, las manifestaciones ilegales, son inaceptables y están impactando negativamente en negocios y fábricas”, dijo Trudeau. "Tenemos que hacer todo para que se terminen”, añadió. Cientos de grandes camiones paralizan las calles del centro de Ottawa y en distintas ciudades se han realizado manifestaciones, cuyos organizadores aseguran que no abandonarán su movilización hasta que caiga el gobierno, pese a que son los líderes provinciales los que tienen la responsabilidad de imponer las restricciones que tanto irritan al movimiento antivacunas.

"Les estamos avisando que quien bloquee calles o ayude a otros a bloquearlas puede estar cometiendo un delito”, dijo la policía en un comunicado. "Tienen que terminar inmediatamente cualquier actividad ilegal o enfrentarán cargos”, se advirtió a los manifestantes. "Todos estamos cansados de esta pandemia, pero estos bloqueos ilegales deben cesar”, sostuvo el ministro de Industria, Francois-Philippe Champagne.

Trump los apoya

La protesta "Convoy de la Libertad" estalló el 29 de enero. Empezó debido al enojo de los camioneros porque les exigen vacunarse, que se hagan pruebas de covid-19 o se aíslen al cruzar la frontera entre Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, rápidamente se convirtió en un movimiento en rechazo a las medidas sanitarias en su conjunto y, para algunos, contra el gobierno federal.

El presidente de la Asociación Canadiense de Fabricantes de Vehículos, Brian Kingston, advirtió que el bloqueo del puente Ambassador estaba "amenazando las frágiles cadenas de suministro que ya estaban bajo presión debido a la escasez y los retrasos relacionados con la pandemia". Estados Unidos ha advertido en términos similares sobre los riesgos que entraña una manifestación de este tipo.

"Es importante que todos en Estados Unidos y Canadá entiendan el posible impacto de este bloqueo en las cadenas de suministro y los trabajadores (que necesitan cruzar la frontera)", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. "Este bloqueo presenta un riesgo para las cadenas de suministro de la industria automovilística, porque el puente es un conducto clave para vehículos, componentes y partes; y los retrasos pueden perturbar la producción de autos”.

Las autoridades de ambos países están tratando de desviar el tráfico a otro puente llamado Blue Water, e intentando que los trabajadores que deben cruzar cada día la frontera lo hagan a través del túnel Windsor de Detroit, afirmó Psaki. En Estados Unidos, el expresidente Donald Trump, el empresario Elon Musk y otras figuras de extrema derecha han aplaudido de forma pública y defendido a los organizadores de la protesta.

DZC (EFE, AFP)

DW recomienda