Tras las elecciones en Austria: Kurz deja todas las puertas abiertas | Europa | DW | 30.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Tras las elecciones en Austria: Kurz deja todas las puertas abiertas

Tras la victoria electoral, el líder conservador austríaco tiene dos opciones realistas para una coalición. ¿Girará el flexible Sebastian Kurz a la izquierda? ¿O insistirá por la derecha? Bernd Riegert, desde Viena.

El líder verde Kogler (izq.) y el conservador Kurz. Ambos han ganado: ¿podrían gobernar juntos? (Reuters/L. Foeger)

El líder verde Kogler (izq.) y el conservador Kurz. Ambos han ganado: ¿podrían gobernar juntos?

Después de la elección viene la formación de Gobierno. El día después de la victoria electoral de los conservadores del partido popular austríaco ÖVP (con el 38, 4 por ciento de los votos) y de los Verdes (con el 12,4 por ciento, ambas cifras sin contar los votos por correspondencia), los comités de partidos se reúnen en Viena.

El presidente federal, Alexander van der Bellen, envía invitaciones a los líderes de los partidos. Aspira a haberse reunido con todos hasta el final de esta semana, para luego encargar formalmente la formación de Gobierno al obvio ganador de las elecciones, el excanciller Sebastian Kurz.

Pero puede pasar mucho tiempo antes de que se consiga un nuevo Gobierno de coalición, quizás hasta Navidad, asume la canciller interina, Brigitte Bierlein.

Sin embargo, una larga fase de negociación no es el peor escenario, opina la politóloga Sieglinde Rosenberger, en entrevista con DW, porque el gobierno interino es estable y trabaja eficientemente. Así que no hay prisa por formar Gobierno.

Rosenberger, profesora de la Universidad de Viena, avizora dos opciones de coalición: conservadores y ultraderechistas (ÖVP y FPÖ) o conservadores y ecologistas (ÖVP y Los Verdes).

"Por el momento, es verdaderamente difícil de predecir. Una coalición con el Partido de la Libertad (FPÖ) ayudaría a domesticarlos con más fuerza, también con vistas al futuro. El riesgo que se corre es que probablemente haya una pronta escisión en el partido, especialmente si llegan a participar en el Gobierno".

La canciller de transición, Bierlein (izq.), firmó solo un contrato temporal con el presidente Van der Bellen y aspira a renunciar en diciembre. (Reuters/L. Foeger)

La canciller de transición, Bierlein (izq.), firmó solo un "contrato temporal" con el presidente Van der Bellen y aspira a renunciar en diciembre.

Los Verdes exigen cambio a Kurz

Con Los Verdes será mucho más difícil acordar un programa común de Gobierno, evalúa Rosenberger. El líder verde Werner Kogler se mantiene cauteloso. En primer lugar, su partido, que tuvo representación parlamentaria en los últimos dos años, debe organizarse. Sus diferencias de contenido con el conservador ÖVP son grandes.

Para Kogler, Sebastian Kurz, a sus 33 años, no tiene convicciones reales. "Debe haber un cambio radical (...), tanto en la protección del medio ambiente, como en la lucha contra la corrupción y contra la pobreza, necesitamos una señal de conversión", ha dicho Werner Kogler.

Ver el video 02:50

¿Coalición entre Kurz y Los Verdes?

Para Kurz es importante, sobre todo, regresar a su oficina. El diario "Der Standard" escribió irónicamente hoy: "los sufrimientos de San Sebastián han terminado".

Kurz tuvo que dejar su cargo tras un escándalo de su antiguo socio de coalición FPÖ en mayo, al perder un voto de confianza inédito en la historia de Austria.

"Fueron momentos muy malos que no quiero volver a experimentar", reflexionó Kurz la noche de las elecciones. "En mayo nos rechazaron como Gobierno federal. Fueron cuatro meses difíciles. Y hoy la gente nos ha vuelto a elegir. ¡Muchas, muchas gracias!", celebró Sebastian Kurz ante sus seguidores. Ahora quiere dialogar con todas las partes. Hasta el momento, no reconoce una preferencia.

"Kurz es flexible"

Esto no es nada nuevo, según la politóloga Rosenberger: "Kurz ha demostrado, en su breve carrera política, que es muy flexible, también en el orden temático". En otras palabras, el antiguo y probablemente nuevo canciller austríaco puede adaptarse muy rápidamente y adoptar nuevos temas. En 2017 ganó con una política restrictiva de refugiados y abrazó al ultraderechista Partido de la Libertad. Ahora, podría zambullirse en la protección del clima y convencer a los Verdes.

Básicamente, las elecciones parlamentarias anticipadas no han cambiado el panorama político en Austria, sentencia Rosenberger. Solo hubo movimientos al interior de los principales frentes políticos. Del FPÖ al ÖVP, a la derecha. Y de los socialdemócratas a Los Verdes, a la izquierda.

Rosenberger, politóloga de la Universidad de Viena, no prevé ningún cambio fundamental en Austria. (DW/B. Riegert)

Rosenberger, politóloga de la Universidad de Viena, no prevé ningún cambio fundamental en Austria.

Pero, "la configuración política se ha mantenido igual, desde la década de 1990, con los partidos de derecha con una clara mayoría del 55 por ciento sobre los partidos de centroizquierda. Nada ha cambiado", concluye esta politóloga de la Universidad de Viena.

El FPÖ pierde, pero no está vencido

Los populistas de derecha del FPÖ quiere irse a la oposición, insinuó su principal candidato, Norbert Hofer. Los líderes del partido se veían aún bastante conmocionados por sus pérdidas este lunes en la mañana. El partido se hundió de 26 puntos a poco menos de 17.

"Recuperaremos esa confianza. Queremos ser aún mejores de lo que sería normal en esta situación", dijo el secretario general del FPÖ Harald Vilimsky, casi desafiante.

Este martes, el FPÖ decidirá si culpa a su expresidente Heinz-Christian Strache y sus escándalos por la derrota electoral y si lo echa del partido. Pero, básicamente, el FPÖ sigue siendo una fuerza importante en Austria, asegura Rosenberger: "El populismo de derecha está entretanto profundamente arraigado en la cultura política austríaca".

¿Tendrá que salirse del partido? Los escándalos del exlíder ultraderechista Strache le costaron algunos puntos porcentuales al FPÖ. (Reuters/Facebook)

¿Tendrá que salirse del partido? Los escándalos del exlíder ultraderechista Strache le costaron algunos puntos porcentuales al FPÖ.

La prensa austríaca supone que el FPÖ se reorganizará y que Heinz-Christian Strache podría incluso separarse y fundar su propio partido. El partido ya sobrevivió a algo similar en 2002. Así que, después de esta autolimpieza, podría estar listo en noviembre para negociaciones de coalición con el ÖVP de Kurz.

Lo más improbable, en este momento, es una coalición con los socialdemócratas, que obtuvieron el peor resultado de su historia, con un 21,5 por ciento. 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

Ver el video 02:22

Los conservadores ganan en Austria

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema