#Together4venezuelans: ¿a dónde irán los millones? | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 27.05.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

#Together4venezuelans: ¿a dónde irán los millones?

Los más de 2 mil millones de euros recaudados en la conferencia para los refugiados venezolanos en plena pandemia hablan de éxito. ¿A qué se destinarán los fondos? ¿Cuál sería una utilización cabal y cómo garantizarla?

Conferencias Internacional de Donantes en solidaridad con los Refugiados y Migrantes venezolanos.

Josep Borrell, Alto Representante de la Política Exterior de la UE, en Bruselas, y Arancha González, ministra de Exteriores, desde Madrid, fueron los anfitriones de la Conferencias Internacional de Donantes en solidaridad con los Refugiados y Migrantes venezolanos.

"Se trata de ofrecer un escampadero, en plena tempestad del coronavirus, a las comunidades que acogen a venezolanos en Colombia, Ecuador y Perú. También en Chile”, dijo a DW Leopoldo López Gil, eurodiputado español de origen venezolano. Entretanto, a la comunidad internacional le ha quedado claro que la pandemia no ha hecho más que agravar la situación de los más de cinco millones de venezolanos que han dejado su país, de los cuales el 80% se han quedado en América Latina.

Lo recogido ha superado los 1.300 millones adicionales que necesitarían, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR),  los principales países de acogida, incluyendo en ellos también a Brasil y Chile. ¿A qué se destinarán? "Hay muchas necesidades: desde asistencia técnica para crear soluciones de acogida hasta la donación de alimentos”, explica López. "En Chile, los jesuitas han logrado montar un albergue para alojar a 70 familias venezolanas”, ejemplifica.

¿Quién decide?

"Cada  donante decidirá qué parte de  su contribución va a ayudar a  los países de acogida y que parte va a ir a remediar la situación dentro de Venezuela. En el caso  de que se destine a los países de acogida,  serán  éstos los que gestionen los recursos. Ellos verán de qué manera asignarlos al esfuerzo que están haciendo para atender a los migrantes”, explicó a este respecto, en rueda de prensa, el Alto Representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borell.  De los fondos de la UE -donante de 144,2 millones de euros-,  70 se destinarán a la integración de los migrantes en sus comunidades de acogida y 67,7 para ayuda humanitaria, también en las zonas fronterizas.

En caso de que los donantes hayan previsto que se destinen también a la población que se ha quedado en Venezuela , serán las agencias de la ONU y la Cruz Roja la que gestione esa ayuda.

"Lo mejor sería canalizar esos fondos a través de organizaciones que trabajan en el terreno y que han desarrollado sus capacidades atendiendo a población desplazada”, explica a DW, desde Estocolmo,  Claudia Arenas, coordinadora de Forumsyd, plataforma de organizacones suecas de desarrollo y derechos humanos. La llegada de migrantes venezolanos y su integración en comunidades de acogida plantea, así la especialista, los mismos desafíos que planteó en Colombia, en los últimos dos decenios, la población que llegaba a las ciudades por el conflicto armado y el desplazamiento interno.

Conferencias Internacional de Donantes en solidaridad con los Refugiados y Migrantes venezolanos: Arancha González Laya.

Conferencias Internacional de Donantes en solidaridad con los Refugiados y Migrantes venezolanos: Arancha González Laya.

¿Cómo trabajar?

"Y si bien las organizaciones saben cómo trabajar de manera integral -lo psicológico, lo económico, la inserción, el enfoque de derechos-, si no se hace en diálogo con las instituciones gubernamentales, lo que se crea es una burbuja que revienta cuando los fondos se acaban”,  afirma Arenas. En su opinión, en general, en América Latina entera, no hay capacidad de respuesta social ni para la población vulnerable nacional, menos para la migrante.

La competencia por los recursos destinados a los más pobres y a la población migrante es, así Arenas, el caldo de cultivo para la conflictividad social. "En este sentido, la experiencia con campos de refugiados en la frontera entre Colombia y Ecuador hace más de diez años no dio buenos resultados”, puntualiza.

¿Obligados a volver?

La presión de la migración en los frágiles sistemas sociales de los países de la región era muy grande. Pero ahora, la pandemia la hace insufrible. "Los venezolanos estaban obligados a trabajar de forma irregular. Con la pandemia, muchos de esas posibilidades laborales han desaparecido; han quedado a la intemperie. Y hay muchos que han tomado el camino de vuelta a Venezuela”, explica López, echando en falta tanto transportes para la repatriación, como programas de acogida. ¿Es posible financiar esto  con los fondos recogidos en la conferencia de donantes?

"Si los países de acogida deciden utilizar parte de esos recursos para financiar la  repatriación, si esta es voluntaria y en condiciones seguras, lo podrán hacer”, respondió Borrell. Eso sí, el donante deberá estar de acuerdo, acota ACNUR. 

Portrait Leopoldo López Gil (European Parliament)

Leopoldo López Gil, diputado en el Parlamento Europeo, de orgien venezolano

"Dado lo infectado que está el tema de Venezuela, que la democratización no se mueve ni para adelante ni para atrás, es muy baja la probabilidad de que la cooperación internacional quiera financiar vuelos de retorno”, afirma Claudia Arenas. "El problema es también que no es fácil llegar con asistencia humanitaria dentro del país. No hay voluntad de reconocer la situación”, añade.

¿Garantías?

Como fuere, los fondos internacionales, también en forma de créditos, van en camino a paliar la gravedad de la situación a corto, mediano y largo plazo.  "Abrir líneas de crédito puede ser una solución a corto plazo, pero un riesgo a mediano”, advierte Arenas, teniendo en cuenta la fragilidad económica y social de los países latinoamericanos, así como los altos niveles de corrupción.

"La única manera de garantizar que los recursos sean utilizados de manera sustentable pasa por armar mecanismos de transparencia y rendición de cuentas”, puntualiza. Comunidades beneficiarias, instituciones, donantes y sociedad civil deberían participar en esos mecanismos, opina la coordinadora de Forumsyd, y concluye: "Si eso no se da, es altísima la posibilidad de que esos dineros de la conferencia de donantes para los refugiados venezolanos se pierdan”.

(cp)

Suscríbete a nuestro boletín especial sobre el coronavirus y pulsa aquí.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

DW recomienda